Economía

'Apagón' en el noreste de México muestra debilidad en el sistema eléctrico: experto

Es importante contar con una guía de escenarios, planteó Adrián Calcaneo, de IHS Markit.

El "apagón" en el noreste de México generado por el congelamiento de los ductos de gas natural en Texas mostró la debilidad del sistema eléctrico mexicano, declaró Adrián Calcaneo, director midstream and liquids para América Latina de IHS Markit.

"Creo que nos mostró la debilidad del sistema en México en general. La apuesta a tener acceso al gas natural barato es la lógica y natural, pero no debe ser la única y sobre todo es importante tener un plan B o un pan C y tener un playbook definido en cuestión de riesgo sobre qué hacer para poder evitar situaciones así", dijo en una videoconferencia de prensa.

"Si hubiéramos tenido el gas almacenado para sobrepasar estos dos o tres días no hubiera habido ningún problema, pero esto muestra que nos falta un poco de visión generalizada y sobre todo gestión de riesgo en esta situación y habla un poco de lo endeble que es el sistema ante una situación extrema en muchos aspectos", comentó.


Planteó que la falta de gas natural hubiera podido ocurrir por una cuestión política. "¿Que pasaría si nos cierran el gas por cuestión política? Ya vimos que nos pasaría", manifestó.

Indicó que es necesario tener una política de certeza energética sobre qué hacer cuándo el gas deja de fluir hacia el sur. "Creo que está ahí la lección verdadera, podemos extrapolar para gas LP, gasolinas, todos los demás hidrocarburos que consumimos, nuestro margen de maniobra como se vio hoy es bastante limitado", planteó.

Más del tema:

En el mismo evento, David Crisostomo, director de IHS Markit de gas y electricidad para México, afirmó que México carece de capacidad de almacenamiento de gas natural, y que se administra en gas empaque, que es el que está contenido en los ductos y que si hay desbalance su usa para cubrir esas necesidades.


"Pero no es almacenamiento, se requieren otras tecnologías. Estamos cortos en tener una solución más permanente, en ese sentido, la capacidad de respuesta es limitada y ahí están las consecuencias", mencionó.

Indicó que una solución temporal es aumentar la generación de plantas que actualmente tienen factores de carga más bajos.

"Hemos identificado una baja en la producción de energía con carbón y en centrales térmicas porque en 2020 hubo demanda y porque se incorporaron fuentes renovables y de gas natural. Sin embargo, son las que podrían ayudar a solventar el problema", expuso.

"Uno de los retos de las centrales térmicas es que tienen tiempos de arranque más largos a diferencia de una turbina de gas o de diésel que en cuestión de minutos genera capacidad para cubrir la demanda; una central de carbono o terminal convencional requiere horas", detalló.