ANÁLISIS: Sobre el sesgo bajista de Banxico
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

ANÁLISIS: Sobre el sesgo bajista de Banxico

COMPARTIR

···
menu-trigger
Economía

ANÁLISIS: Sobre el sesgo bajista de Banxico

bullet

24/01/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Joel Virgen Rojano
 
El pasado viernes, el Banco de México (Banxico) modificó el tono de su comunicado, migrando de un sesgo alcista en tasas a un sesgo “bajista”. Tomando en cuenta varias consideraciones, en nuestro caso reiteramos nuestro escenario donde el banco central no modificará la tasa durante 2013. No obstante, no se descarta que ciertos factores puedan reforzar el escenario de recortes en el futuro.
 
Hay al menos 3 razones para considerar que la probabilidad de recortes se ha elevado: (1) el hecho de que la Junta de Gobierno haya cambiado su tono de sesgo alcista a sesgo bajista; (2) la persistencia de riesgos a la baja para la actividad local junto al mejoramiento del balance de riesgos sobre la inflación, y (3) algunos elementos que hace un año favorecieron la discusión de la opción de recorte en las tasas están de nuevo presentes. 
 
No obstante, hay varias razones, bajo distintos esquemas de análisis, por las cuales no le asignamos una probabilidad mayoritaria a la opción de recorte en la tasa de política monetaria en los siguientes meses.
 
Primero, bajo un esquema de objetivos de inflación, la convergencia de la inflación general al objetivo de 3% no es parte del escenario central de Banxico ni del consenso.
 
Segundo, basados en un esquema de reglas de política monetaria (Taylor, por ejemplo), una inflación ligeramente por arriba del objetivo, una brecha de producto en cero y un tiempo de cambio real muy cerca de su referencia de largo plazo (tomando en cuenta el promedio de veinte años) se asocia a una tasa de política cerca de la neutralidad, lo cual implicaría la normalización de la tasa de política (alzas).
 
Tercero, las condiciones monetarias (utilizando la metodología de Banxico) se han vuelto recientemente menos acomodaticias. No obstante, el importante aplanamiento de la curva de rendimientos gubernamentales que hemos venido observando, a la par del buen desempeño del mercado de renta variable, continúa proveyendo de un estímulo significativo a las condiciones financieras locales, las cuales continúan en terreno estimulante para el crecimiento económico.
 
Desde luego, el sesgo bajista del banco central podría entenderse al menos desde 2 enfoques: la administración de riesgos y consideraciones sobre el “estado estacionario” sobre los niveles de la tasa de política.
 
Bajo el primer enfoque, la visión oficial del balance de riesgos sobre inflación y crecimiento parece apoyar el sesgo bajista recientemente introducido en el tono del banco central. En el segundo caso,  recordemos que hace un año la Junta de Gobierno manifestó su reflexión acerca de que sería deseable alcanzar la convergencia de la inflación al “menor costo posible”. Desde nuestra lectura, esto último significaría un menor intercepto para la tasa de política desde la cual operar en el futuro.
 
En toda esta discusión, no descartemos 2 elementos que podrían contribuir a reforzar un escenario de recortes: (1) un cambio significativo en el escenario de inflación y crecimiento de Banxico y/o (2) la dinámica de tipo de cambio.
 
Las minutas (a publicarse el 1 de febrero) y el informe trimestral de inflación (febrero 13) podrían probar ser trascendentales para las perspectivas de política monetaria a través, por ejemplo, de posibles innovaciones en su escenario de crecimiento e inflación.
 
En cuanto al tipo de cambio, entre más se fortalezca el peso frente al dólar, más factible será que el tipo de cambio contribuya a “apretar” las condiciones monetarias. En este caso, el escenario de bajas podría ganar fuerza. Establecer una “regla de dedo” sobre el nivel de tipo de cambio sería absurdo, dado que ésta es sólo una de las variables que determinan el accionar de política monetaria, pero quizás no sería muy arriesgado pensar que un peso más apreciado (digamos hacia los 12 pesos por dólar) fortalecería un escenario de bajas en la tasa de fondeo.
 
En este contexto, le asignamos una probabilidad mayoritaria a una tasa de fondeo sin cambios por el resto del año.
 
Joel Virgen Rojano es coordinador de estudios macroeconómicos y de mercados en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex. 
joel.virgenrojano@banamex.com.  Twiter: @joelvirgen