Acuerdo ‘fase uno’ de EU y China no disipa niebla de incertidumbre comercial: JP Morgan
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Acuerdo ‘fase uno’ de EU y China no disipa niebla de incertidumbre comercial: JP Morgan

COMPARTIR

···
menu-trigger

Acuerdo ‘fase uno’ de EU y China no disipa niebla de incertidumbre comercial: JP Morgan

bulletAnalistas de esa institución financiera indicaron que aunque el pacto es positivo para ambas naciones, no es integral y no aborda las demandas más exigentes del lado estadounidense sobre la política económica china.

Jassiel Valdelamar
17/12/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El acuerdo comercial ‘fase uno’ al que llegaron Estados Unidos y China la semana pasada no elimina la incertidumbre respecto a la relación comercial entre las dos potencias, advirtieron analistas de JP Morgan Asset Management, argumentando que el pacto no aborda las exigencias estadounidenses sobre la política económica de China.

El acuerdo consiste en la cancelación de nuevos aranceles a mercancías chinas que entrarían en vigor el 15 de diciembre, mientras que China aceptó mayores compras de productos agrícolas, manufactureros y energéticos provenientes de Estados Unidos por alrededor de 200 mil millones de dólares en los próximos dos años.

Gabriela Santos, estratega de mercados globales en la institución, señaló que si bien el anuncio es positivo para las dos economías, el acuerdo no es integral y no aborda las demandas más exigentes del lado estadounidense sobre la política económica china.

“La incertidumbre sobre la relación comercial entre Estados Unidos y China persistirá el próximo año y más allá. Si bien el calor no aumentó más, la estufa no se apaga por completo, dejando el agua hirviendo”, dijo la analista.

Explicó que las tensiones comerciales en los últimos años han presionado negativamente a la economía china, causando una caída significativa en las exportaciones de ese país a los Estados Unidos y una desaceleración en su actividad manufacturera. Sin embargo, la economía oriental no se ha derrumbado, pues el gasto de inversión sigue creciendo mientras que el consumo se mantiene vigoroso.

El gobierno chino está diseñando un aterrizaje suave de su economía, que incluye aplicar estímulos monetarios y fiscales, este último con un enfoque en los recortes al impuesto al valor agregado, los tributos al ingreso y los pagos de la seguridad social, así como un impulso para el gasto en infraestructura para contrarrestar los efectos de la ‘guerra comercial’.

“Estas medidas deberían compensar los vientos en contra del comercio, permitiendo que la economía china avance a una velocidad un poco inferior al 6 por ciento en 2020. El ‘acuerdo de la fase uno’ presenta cierto riesgo al alza; sin embargo, no se espera una aceleración, dado el continuo enfoque del gobierno chino en un crecimiento de alta calidad”, indicó.