Economía

A contrarreloj: personas morales piden al SAT corregir fallas para cumplir con declaración

Contribuyentes señalan que el sistema del fisco presenta fallas que no se han corregido.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) inició la cuenta regresiva para que las personas morales cumplan con la presentación de la Declaración Anual 2020 antes del 31 de marzo, sin embargo, los contribuyentes señalan que el sistema del fisco presenta fallas que no se han corregido a pesar de las observaciones hechas por el gremio de contadores en los últimos días.

"¡Comienza la cuenta regresiva! A partir de hoy (ayer domingo) quedan tres días para presentar tu declaración anual de Personas Morales #Declara2020", escribió el SAT este domingo en su cuenta de Twitter, con el fin de exhortar a que los contribuyentes cumplan en tiempo y forma con sus obligaciones fiscales.

Los contribuyentes aseguran que persisten fallas en los aplicativos del SAT, principalmente, el no reconocimiento de pérdidas fiscales de ejercicios anteriores pendientes de amortizar en el ejercicio 2020 que se presentaron en la Declaración Anual de 2019, cálculos de nómina, acreditamiento de estímulos fiscales y actualización de información precargada.


Gustavo Leal Cueva, director ejecutivo de Fiscalia.com, señaló que el SAT ha alcanzado un nivel de sistematización a partir de la factura electrónica que es de reconocimiento internacional, sin embargo, la Declaración Anual 2020 evidencia una sobre sistematización a través de un control excesivo por la vía de los sistemas.

Indicó que la falla más generalizada en la Declaración Anual 2020 es la omisión de la aplicación de la pérdida fiscal por amortizar generada en 2019, esto porque el sistema no carga ese dato, pero el contribuyente tampoco puede alimentarlo de manera manual, debido al sistema del SAT.

"A unos días de que venza el plazo para presentar la declaración anual de 2020, los problemas que genera este diseño limitativo del formato no han sido corregidos, colocando a los contribuyentes en una encrucijada al no poder determinar sus impuestos como lo marcan las leyes, porque el sistema en el que se declaran presenta fallas en el manejo de información que inciden directamente en la determinación del impuesto", apuntó.

Diamantina Perales, presidenta del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), señaló el miércoles 24 de marzo en conferencia de prensa virtual que entre las fallas que presenta el SAT se encuentra que, al llenar la Declaración Anual normal de personas morales 2020 y guardarla, constantemente está eliminando la información, por lo que se debe capturar todo nuevamente.

Más del tema: SAT 'batea' solicitud de contadores: pide a personas morales cumplir con plazo de declaración anual

Respecto a los errores que el aplicativo presenta en el caso de pérdidas fiscales pendientes de amortizar, indicó que este no reconoce pérdidas fiscales de ejercicios anteriores pendientes de amortizar en el ejercicio 2020 que se presentaron en la declaración anual de 2019.

"No permite amortizar pérdidas fiscales de diversos ejercicios cuando se trata de remanentes pendientes de amortizar. Hay empresas que tienen pérdidas importantes que necesitan ser amortizadas en 2020 ya sea para acumularlas y reconocerlas para ejercicios posteriores o para ser amortizadas en la Declaración 2020 y no pagar un impuesto que no están obligadas a pagar", expuso.

En tanto, Miguel Angel Tavares, integrante de la Comisión Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México (CCPM), consideró que la pandemia ha generado una crisis económica sin precedente y eso tendría que implicar que las medidas en política tributaria tendrían que adaptarse a esta nueva realidad.

En la Declaración Anual 2020 las empresas enfrentan retos en cuanto a reportar, por ejemplo, el pago de sueldos y salarios por servicios que quizá no recibieron el año pasado dado el confinamiento, o bien, la deducción de consumo en restaurantes que en muchos casos fueron utilizados como la "oficina" de trabajo ante el cierre de oficinas.

"Con la pandemia muchos restaurantes se convirtieron en lugares de trabajo o en la oficina para hacer alguna capacitación, ¿qué va a pasar cuando esa empresa quiera hacer deducible ese servicio de café y el fisco no la haga deducible porque es una factura de restaurante, aunque en realidad se fue a trabajar ahí?, son obstáculos que van a enfrentar las personas morales", mencionó.