Economía

Poca inversión y alta inflación: La dura realidad económica en México

Expertos señalan que hay factores estructurales que frenan el gasto productivo y que son más difíciles de corregir.

La falta de inversión en México es la mayor preocupación para los analistas e inclusive por encima de los altos niveles de inflación que se han registrado recientemente, y es un factor que ha limitado el crecimiento de la economía.

Para los especialistas, detrás de los bajos niveles de gasto productivo hay una serie de problemas estructurales que son más difíciles de corregir que el incremento en los precios, que representa más un riesgo de corto plazo.

Según datos del INEGI, la Inversión Fija Bruta muestra un rezago de 2.6 por ciento respecto al nivel previo a la pandemia, y está 8.3 por ciento por debajo del nivel reportado al cierre de la administración anterior. Como proporción del PIB en 2021 promedió 19.8 por ciento y 18.9 por ciento en 2020, los menores niveles desde 2003.

Por su parte, la inflación se ubicó en 7.58 por ciento a tasa anual en la primera quincena de mayo, niveles que no se observaban desde el 2000, y obedece principalmente a factores externos.

“La inflación tiene una solución más fácil que la falta de inversión por la que está pasando el país, y es triste, porque la oportunidad que hay para México actualmente, cambiando la estrategia y la visión de las cosas, es enorme, es decir, la inversión se ha desplomado de representar el 22 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) a 18 por ciento”, apuntó Mario Correa, economista independiente.

Consideró que lo anterior se debe a la falta de Estado de derecho y las decisiones extraviadas que se han tomado en las políticas públicas, “eso es más difícil de corregir que la inflación”.

“La mayor preocupación para la economía mexicana es la falta de inversión debido a que es un problema estructural, mientras que las tasa de inflación pueden subir un rato y luego bajar”, dijo Ernesto O’Farril, presidente de Grupo Bursamétrica.


Agregó que “la caída de la inversión viene dándose desde la administración anterior, que se asentó con las amenazas del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, con salirse del TLC y con todas las decisiones de políticas públicas erráticas del actual gobierno y el problema de la inseguridad, que ha empeorado esta situación”.

“Si no hay inversión, no habrá capital y por lo tanto no tendremos crecimiento económico, y como resultado el ingreso de las familias será limitado, empeorando la calidad de vida para la población”, consideró por su parte, Joana Cecilia Chapa, directora del Centro de Investigaciones Económicas de la Facultad de Economía de UANL.

Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base, dijo que la inversión se ha visto afectada por la incertidumbre generada por las propuestas de reformas. “Aunque no se no se aprueben, quedan heridas, y además pueden meter leyes secundarias y que una empresa que quiera invertir tenga que pasar por litigios y a nadie le gusta eso”.

Riesgo de corto plazo

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), indicó que en corto plazo el mayor problema es la inflación porque implica un desequilibrio que afecta el poder adquisitivo de las familias y que también implica mayores costos para las empresas.

“En el corto plazo, la inflación es lo que más preocupa para la economía, porque este le pega el poder adquisitivo real de las familias y porque comienza a distorsionar los costos que cobran los intermediarios financieros para los diferentes productos al público”, señaló Ricardo Aguilar Abe, economista en jefe del Grupo Financiero Invex.

También lee: