Economía

La ‘pesadilla’ de la inflación: Estos son los riesgos al alza que ve Banxico

La institución elevó su pronóstico para la inflación y ahora calcula que cerrará 2022 en 6.4%

El Banco de México no solo subió este jueves la tasa de interés (que quedará en 7 por ciento), sino que también actualizó al alza sus pronósticos sobre la inflación.

Para 2022, la institución prevé que el índice cierre en 6.4 por ciento, cuando en su pronóstico previo esperaba que terminara en 5.5. por ciento.

De acuerdo con los ‘cálculos’ del Banxico, la inflación cerrará este trimestre en 7.6 por ciento; pasará después a 7 por ciento en el tercer trimestre (julio-septiembre), y terminará el año en 6.4 por ciento, esto si las presiones inflacionarias no se agravan aún más.

La inflación se ubicará en 5.3 por ciento en el primer trimestre de 2023 (el cálculo anterior era 4.5 por ciento) y regresará al rango objetivo del Banxico (3 por ciento +/- un punto porcentual) en el segundo trimestre del próximo año, según los pronósticos.

En su comunicado de política monetaria, la Junta de Gobierno del Banxico enlistó una serie de riesgos que pueden afectar la trayectoria de la inflación para mal, entre los que están:

  • Persistencia de la inflación subyacente en niveles elevados.
  • Presiones inflacionarias externas derivadas de la pandemia.
  • Mayores presiones en los precios agropecuarios y energéticos por el conflicto geopolítico.
  • Depreciación cambiaria.
  • Presiones de costos.

“La Junta de Gobierno evaluó la magnitud y diversidad de los choques que han afectado a la inflación y sus determinantes, así como el riesgo de que se contaminen las expectativas de mediano y largo plazos y la formación de precios”, señaló la institución.

Este jueves, el Banxico elevó por octava ocasión al hilo su tasa de interés, con lo que se colocó en 7 por ciento, un nivel que no se veía desde febrero de 2020.


La recuperación de la pandemia ha provocado un aumento de los precios al consumidor en México y en toda América Latina, lo que ha dado lugar a unos de los ciclos de ajuste más agresivos de las últimas décadas por parte de los bancos centrales de Brasil, Chile y Perú, que operan con metas de inflación.

A favor de México, Banxico mantuvo su tasa clave mucho más alta que sus pares regionales durante la pandemia, por lo que tiene una ventaja inicial en la reducción del estímulo y margen al ajustarse al ritmo de los aumentos de tasas de la Fed.

Con información de Guillermo Castañares