Economía

Al Gobierno de AMLO le ‘apura’ bajar déficit comercial que México tiene con Asia: Hacienda

Rogelio Ramírez de la O, secretario de Hacienda, destacó el déficit de nuestro país en componentes automotrices, electrodomésticos y electrónicos.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O, subrayó el viernes la necesidad de que tanto México como sus socios en Norteamérica reacomoden sus cadenas de proveeduría para disminuir la dependencia que se tiene en otras regiones.

“Llevamos un proyecto que empieza a sonar, que es un proyecto de coordinarnos para visualizar en el tiempo la insostenibilidad de tener déficits externos comerciales demasiado grandes con otras regiones del mundo”, dijo Ramírez de la O durante la visita de la secretaria de Energía de Estados Unidos, Jennifer Granholm.

El titular de Hacienda subrayó el “muy fuerte” déficit que México tiene con Asia, sobre todo en componentes automotrices, electrodomésticos y electrónicos. Mencionó también los planes que hay para traer a Norteamérica plantas manufactureras que operan hoy en países orientales.

“Nos parece una ironía que en pocos años, nuestras economías, que han sido economías muy abiertas y muy respetuosas del marco comercial mundial, estén sufriendo de estos déficits de cuenta corriente muy altos”, añadió.

La pandemia del COVID-19 evidenció lo mucho que Norteamérica depende de Asia para la proveeduría de bienes y materias primas. Con fábricas operando a capacidad reducida y los puertos congestionados, la región sufrió escasez de productos para el consumo, componentes para la manufactura y hasta insumos médicos básicos.

El tema asomó de boca del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) durante el diálogo trilateral con sus homólogos en EU (Joe Biden) y Canadá (Justin Trudeau), a quienes planteó la urgencia de que Norteamérica se consolide como una región competitiva que pueda hacerle frente al crecimiento de China y el resto de Asia.

Aquella visita a Washington fue aprovechada por la Secretaría de Economía para hablar sobre proyectos que relocalizarían la cadena de proveeduría del sector tecnológico, trayendo la fabricación de componentes a suelo norteamericano.


La pandemia parece haber acelerado las tendencias del nearshoring y el reshoring, con las que gobiernos y regiones enteras buscan traer los nodos productivos de vuelta a sus territorios, sobre todo en industrias cruciales como la de semiconductores, farmacéutica y de insumos médicos.

La Unión Europea anunció esta semana sus planes para impulsar en febrero una ley que aumentará la producción de microchips en la región. La representante comercial de EU, Katherine Tai, comentó el jueves la urgencia de reconfigurar las cadenas globales de proveeduría para hacerlas más resilientes.

El fenómeno del nearshoring ya se encuentra bajo la lupa de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que lo considera como una movida entendible, pero que los gobiernos deben vigilar para no caer en políticas proteccionistas.