Economía

Bartlett manda mensaje a la IP: Reforma eléctrica de AMLO es ‘borrón y cuenta nueva’

Bartlett especificó que el objetivo de la reforma es que el Estado garantice el suministro de electricidad para el país.

La iniciativa de Reforma Eléctrica propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador no pretende expropiar o desconocer la inversión privada, pero es necesario reformar la Constitución Mexicana para quitar toda la “madeja de hilos” que existen en el sistema eléctrico, señaló Manuel Bartlett, director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“Para poder hacer un cambio, hay que declarar nulos todos los contratos, todos los permisos, todo eso se anula. La reforma está hecha en esta madeja de hilos que si no los quitas pues no (cambias nada). Se eliminan todos los contratos para cambiar el sistema”, afirmó.

Por lo tanto, Bartlett especificó que el objetivo de la reforma es que el Estado garantice el suministro de electricidad para el país, pero de aprobarse la reforma constitucional, los privados podrán seguir invirtiendo y trabajando en México bajo nuevas reglas.


“Todas estas violaciones y simulaciones no las vamos a aceptar, pero la electricidad, la inversión en electricidad de los privados la vamos a reconocer, a ese 46 por ciento (de participación privada) les vamos a comprar la electricidad, vamos a reconocer esa energía y la vamos a tener participando en el Sistema Eléctrico Nacional, pero eso sí, bajo las normas del Estado”, apuntó.

Asimismo, detalló que este “borrón y cuenta nueva” es una buena oportunidad para el sector privado del país, ya que el 46 por ciento de participación privada que ofrece la reforma constitucional es equivalente al sistema eléctrico de países como Argentina o Colombia.

“Los estamos invitando a que participen, si ellos quieren y dicen querer mucho a México y se quieren quedar aquí, muy bien, bajo las reglas del Estado”, subrayó.

Aclaró que el Gobierno de México no va a indemnizar a los privados en caso de que se apruebe la reforma, pero hablarán con las empresas para que se incorporen a participar bajo el nuevo modelo.

Sin embargo, las figuras de autoabasto sí desaparecerán, ya que son considerados por el director general de CFE como algo “perverso”.

“Estas figuras de generadores independientes y sociedades de autoabasto se llevan al 43 por ciento, casi la mitad de la energía (del sistema eléctrico), actualmente, el Sistema Eléctrico Mexicano es oligárquico, los grandes no pagan, los ricos no pagan y los pobres están sufriendo, y nosotros atendemos a 44 millones de domicilios y de mexicanos, 44 millones que sufren para pagar y estos no pagan”, dijo.

Puntualizó que al Consejo Coordinador Empresarial (CCE) no les gusta estas decisiones, porque son los que no pagan y quieren mantener sus privilegios.

“El presidente (del CCE) es uno de esos dueños o es un empleado de los que no pagan, entonces es claro que van a estar defendiendo que esto no es cierto”, apuntó.

Sociedad de abasto crearon ‘un mercado negro’

El director de la CFE señaló que las sociedades de autoabasto se convirtieron en un verdadero mercado negro de la electricidad, lo que causó un impacto negativo en muchas actividades económicas del país, como fue el caso de las ‘tienditas de la esquina’.

“Los más de 30 o 40 mil Oxxos (que hay en México) han desplazado a todas las pequeñas misceláneas del país, ellos no pagan la red (de electricidad), entonces son un negocio redondo, no pagan el transporte de electricidad, y ahí están metidos grandes consumidores, como bancos, mineras, Walmart, entre otros”, dijo.

Mario Morales Vielmas, director general de Intermediación de Contratos Legados de CFE, detalló que en el país hay 239 sociedades de autoabasto con 77 mil 670 socios clientes.

Describió a este tipo de prácticas como un sistema de compraventa de energía eléctrica en un mercado paralelo.

“En un mercado negro porque no compiten, realmente utilizan subsidios de la CFE al no pagar lo que corresponde. Al no pagar la red de transmisión del transporte, los hace hacer un negocio muy lucrativo y pues, eso es lo que siempre vamos a esperar de los privados, sobre todo cuando los fondos son extranjeros, solo quieren obtener las mayores ganancias posibles a costa de lo que sea y, en este caso, a costa de los mexicanos”, dijo.

Además, agregó que estos generadores se interconectan a la red de transmisión de la CFE con lo que ocasionan inestabilidad y pérdida de confiabilidad en el sistema, además de no cubrir el costo real del transporte de electricidad.

Bartlett manifestó que una tienda Oxxo tiene más ventajas que una ‘tiendita de la esquina’ que sí tiene que pagar las tarifas establecidas.

“El comercio compite con estos monstruos que no pagan, es un daño a México”, agregó.

Apuntó que las figuras de generadores independientes y sociedad de autoabasto se llevan 43 por ciento de la energía que se genera en el país, por lo que pueden ser catalogados como un “atraco”.