Economía

Reforma eléctrica tiene nuevo opositor (y no es cualquiera): firmas de EU en México

Contraviene el T-MEC y elimina la oportunidad del país para ser una economía pujante, dice la American Chamber of Commerce of Mexico.

La propuesta de reforma constitucional del sector eléctrico afectará la confianza y certidumbre para la recuperación económica tanto de México como de Norteamérica, contraviene el T-MEC y crea preocupaciones sobre el suficiente suministro eléctrico para las empresas en el país, afirmó la American Chamber of Commerce of Mexico (AmCham).

“Al potencialmente aumentar los costos energéticos de las cadenas productivas en suelo mexicano y afectar negativamente la confianza de los inversionistas, México perdería la oportunidad de ser una economía pujante y competitiva, además comprometería la prosperidad de la región de América del Norte”, resaltó en un posicionamiento en donde ofrece a legisladores y al gobierno federal el conocimiento técnico de su Red Nacional de Comités.

El organismo, que representa a más de 1,000 empresas de capital estadounidense en México, hizo un llamado a los legisladores a enfocarse en la salud, la economía y el Estado de derecho, además, ofreció apoyo técnico de expertos para el análisis de la iniciativa del Ejecutivo.


“En medio de un proceso de reactivación económica nacional y regional, en el que México y Estados Unidos realizan esfuerzos conjuntos para la relocalización y desarrollo de cadenas regionales de suministro, esta propuesta de reforma constitucional afectará negativamente el clima de confianza y certidumbre necesaria para la recuperación”, sostuvo.

Indicó que la propuesta no plantea respetar hasta su vencimiento los esquemas regulatorios y contractuales bajo los cuales se realizaron inversiones de largo plazo”, indicó.

“El diálogo constructivo con la iniciativa privada es clave para identificar las mejores alternativas en materia energética para el bienestar de los mexicanos y la competitividad de las empresas, priorizando siempre la prevalencia del Estado de derecho”, apuntó.

La AMCHAM consideró que la propuesta de reforma contraviene los compromisos establecidos por México en el T-MEC al eliminar los órganos reguladores coordinados en materia energética, desaparecer el mercado eléctrico mayorista, imponer cuotas de mercado y cancelar contratos privados, entre otros.

Además, afirmó que reducirá la diversidad de opciones de suministro eléctrico, lo que genera preocupación en las empresas, riesgos de desabasto y podría aumentar el costo final de energía en los hogares mexicanos.

De aprobarse, la reforma impedirá que México alcance objetivos internacionales en el Acuerdo de París, el Acuerdo en Materia de Cooperación Ambiental entre México, Estados Unidos y Canadá, en el marco del T-MEC, y el acuerdo de los Objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sustentable.

“Traslada la transición energética hacia un generador único con capacidades limitadas de generación limpia”, advirtió la AMCHAM.

La complementariedad entre sector público y privado es la mejor forma de fortalecer la seguridad energética, y debe ser en un ambiente de libre concurrencia y reglas estables, en el que compitan para ofrecer energía limpia, confiable, resiliente y a precios asequibles a los hogares y empresas mexicanas, expuso.