Economía

Deer Park, la refinería comprada por Pemex, ‘nada más’ perdió 360 mdd en lo que va del año

Las operaciones de la instalación ubicada en Texas se vieron afectadas por la ola helada que azotó al estado en febrero.

La refinería de petróleo que Petróleos Mexicanos (Pemex) está comprando en Texas ha acumulado una pérdida neta de alrededor de 360 millones de dólares este año, lo que se suma a los desafíos que enfrenta México para buscar su independencia energética.

La petrolera acordó en mayo comprar la participación mayoritaria de Royal Dutch Shell en la refinería de Deer Park. El cierre forzoso de la instalación durante la ola helada que azotó Texas a mediados de febrero llevó a registrar las pérdidas hasta julio, según personas con conocimiento de la situación.

Deer Park también ha luchado con la volatilidad del mercado durante la pandemia, y su deuda se ha disparado a más de mil millones de dólares en los últimos meses, agregaron las personas, quienes pidieron no ser identificadas porque no estaban autorizadas a hablar con los medios.


Pemex no respondió a una solicitud de comentarios. Por otra parte, Shell señaló que no revela el desempeño financiero de los activos individuales.

Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, comentó en mayo que Deer Park, una empresa conjunta entre Pemex y Shell, tradicionalmente había registrado ganancias, aunque incurrió en pérdidas debido a la pandemia el año pasado. En mayo tenía una deuda de 980 millones de dólares, apuntó.

La pérdida neta de Deer Park este año, más de la mitad de los 596 millones de dólares que Pemex acordó pagar por la participación de Shell en la refinería, muestra cómo la estrategia del gobierno para deshacerse de la dependencia de México de la energía extranjera puede ejercer aún más presión sobre las finanzas de Pemex. Su deuda supera ahora los 115 mil millones de dólares, más que cualquier otra compañía petrolera, luego de una década y media de caídas en la producción de petróleo.

El productor acordó comprar la participación del 50.1 por ciento de Shell en mayo utilizando fondos federales como parte de una estrategia del Gobierno para combatir la dependencia de México de los mercados energéticos extranjeros.

El presidente Andrés Manuel López Obrador prometió revivir a Pemex como una potencia productora de petróleo y restaurar la producción de combustible de México. Esa política ha implicado la construcción de una refinería de 8.9 mil millones de dólares (Dos Bocas) en su natal Tabasco, aumentando la producción en las seis refinerías existentes de Pemex y la compra de Deer Park.

Rocío Nahle, secretaria de Energía, ha encabezado el proyecto Dos Bocas y elogiado la compra de Deer Park por parte de Pemex por promover los objetivos de independencia energética del país. En una entrevista reciente con Bloomberg, Nahle dijo que la refinería de Deer Park era rentable.

“No, no es perder” dinero, dijo desde la oficina de la dependencia en Villahermosa, Tabasco. “Pemex hizo un análisis comercial interno y externo con una empresa externa y los resultados que presentaron son muy buenos”.

En junio, el representante de Estados Unidos, Brian Babin, un republicano de Texas, publicó una carta al Comité de Inversión Extranjera en los Estados Unidos oponiéndose al acuerdo porque afirmó que Pemex no tiene la experiencia ejecutiva, gerencial o técnica para operar la planta.

Pemex está bajo un mayor escrutinio internacional luego de dos incendios de plataformas.