Economía

Paranoia por comprar papel higiénico durante la pandemia: ¿qué aprendieron las empresas?

El economista del Bank of America, Ethan Harris, señaló que la estrategia de acaparamiento similar al papel higiénico se ha vuelto global.

El año pasado, durante la pandemia por el COVID-19, el mundo se familiarizó íntimamente con la idea y la práctica de acumular papel higiénico.

Los estantes de los supermercados se vaciaron repentinamente cuando la gente se apresuró a acumular sus propios suministros personales de este material. Si bien, el suministro de papel higiénico no cambió de manera drástica, un fuerte aumento en la demanda creó la apariencia de una escasez.

Ahora, el economista del Bank of America, Ethan Harris, señala que la estrategia de acaparamiento similar al papel higiénico se ha vuelto global, en el sentido de que cada vez más empresas están comprando materiales, componentes y otros insumos esenciales, con el fin de gestionar posibles shocks de oferta futuros y hacer frente a la demanda resurgente.


“La obstrucción de las cadenas de suministro globales podría aliviarse con el tiempo a medida que se desvanezcan los choques específicos, pero el problema fundamental es el de una fuerte demanda y un bajo inventario”, señaló Ethan.

“La nueva tecnología, como los sistemas de seguimiento, ha permitido a las empresas operar con inventarios muy bajos. Eso es genial en los buenos tiempos, pero hace que el sistema sea muy vulnerable a las interrupciones. Peor aún, frente a la escasez, las empresas están comenzando a duplicar el pedido para asegurarse de que ocupan los primeros lugares en la cola. Este es el sector empresarial equivalente a vaciar la tienda frente a un huracán o acumular gasolina o papel higiénico al primer indicio de escasez “, explicó.

No son los únicos que hacen una observación en este sentido. En una nota sobre materias primas publicada a fines de la semana pasada, los analistas de Goldman Sachs dirigidos por Nicholas Snowdon señalaron que China “ya no es el comprador marginal que dicta el precio, como ha sido el caso durante gran parte de las últimas dos décadas, ahora está siendo desplazado por los consumidores occidentales “.

Por su parte, las economías occidentales están actuando cada vez más como la China del pasado, al acumular grandes reservas de productos básicos indispensables para protegerse contra los picos de precios y la escasez.

Y aunque los analistas de Goldman ciertamente no mencionaron el papel higiénico en su nota, el proceso de pensamiento es similar: la demanda ha superado con creces la oferta gracias a un desajuste entre las necesidades de pedidos de los consumidores paranoicos y la capacidad de los proveedores para aumentar la producción.

Después de todo, la mayoría de las empresas han pasado los últimos años perfeccionando la idea de cadenas de suministro justo a tiempo. Entonces, ¿qué significa para la economía la nueva estrategia de acaparamiento basado en la demanda?.

Como señalan los economistas del Bank of America, significa que deberíamos identificar el impacto de la escasez del lado de la oferta en los datos económicos, en lugar de asumir que la actividad es puramente una función de la demanda.

En un mundo de oferta limitada, debemos repensar qué constituyen datos ‘débiles’ o ‘sólidos’. El mercado inmobiliario de Estados Unidos, ofrece un excelente ejemplo.

Hasta hace poco, todos los indicadores de vivienda estaban en auge, con fuertes ventas, construcción y precios. En los últimos meses, solo los precios continuaron aumentando en medio de la escasez de material y el bajo inventario. Por lo tanto, la ralentización de la actividad no es un signo de debilidad, sino de aumento de precios en lugar de cantidades.

En este contexto, no está claro por qué la Reserva Federal de EU (Fed) continúa comprando 40 mil millones en valores respaldados por hipotecas cada mes.

Otro ejemplo es el mercado laboral de EU. Es importante observar de cerca la composición del informe de trabajo para juzgar el papel de las limitaciones del lado de la oferta. Además, mirar el crecimiento del empleo no es suficiente, también tenemos que mirar los salarios.

El informe de empleo de abril fue visto como una gran decepción, sin embargo, en realidad sugirió un aumento en los ingresos nominales del mes. Si combina el aumento del 0.18 por ciento en los puestos de trabajo, el aumento del 0.3 por ciento en la duración del trabajo (de 34.9 horas por semana a 35 horas) y el aumento del 0.70 por ciento en los salarios, el ingreso nominal aumentó un 1.17 por ciento o una tasa anualizada de casi el 15 por ciento. " Eso es algo a tener en cuenta cuando las nóminas no agrícolas de mayo se publiquen este viernes.