¡Se termina la 'sequía' de los deportes en vivo! La UFC regresa a los cuadriláteros
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¡Se termina la 'sequía' de los deportes en vivo! La UFC regresa a los cuadriláteros

COMPARTIR

···
menu-trigger

¡Se termina la 'sequía' de los deportes en vivo! La UFC regresa a los cuadriláteros

bulletLa VyStar Veterans Memorial Arena, que tiene capacidad para 15 mil personas, no tendrá público alguno para las 12 peleas programadas para este sábado en Jacksonville, Florida.

Bloomberg / Ira Boudway, Eben Novy-Williams and Lucas Shaw
09/05/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La industria de los deportes en vivo de Estados Unidos, en gran parte cerrada desde marzo, volverá a la acción este sábado con una 'ráfaga' de patadas en el estómago y golpes en la cabeza.

Dentro del VyStar Veterans Memorial Arena en Jacksonville, Florida, el luchador de artes marciales mixtas Sam Alvey, de 34 años, se enfrentará a Ryan Spann, de 28 años, en la pelea inicial de la UFC 249.

Cada uno de los 24 combatientes que participarán en las peleas programadas de esta noche habrá sido evaluado con anticipación para detectar si están infectados con el nuevo coronavirus.

Si todo va según lo planeado, la UFC seguirá con dos noches de pelea más en la arena los próximos 13 y el 16 de mayo. En cada presentación, sin embargo, los 15 mil asientos de la arena estarán vacíos. Para mirar los combates, los fanáticos tendrán que recurrir a ESPN. La red, propiedad de Walt Disney Co., mostrará exclusivamente las peleas en su servicio de transmisión por suscripción, ESPN +, en su canal de cable y por pago por evento.

"Recopilamos un manual de aproximadamente 25 páginas sobre medidas sanitarias y seguridad que enviamos a los reguladores locales y a la comisión estatal de boxeo. Recibí la bendición del gobernador (de Florida) y del alcalde de Jacksonville", explicó el director de operaciones de UFC, Lawrence Epstein, en una entrevista telefónica. "

La UFC pidió a sus combatientes, que se alojarán en un hotel cercano, que dejen a sus familiares y amigos en casa y que no traigan a más de tres personas a su esquina. En el hotel, se les unirá un equipo de camarógrafos, oficiales y personal de la empresa, que también serán examinados.

Según Epstein, Quest Diagnostics prometió entregar los resultados de los análisis en 24 horas. Además, todos se someterán a controles periódicos de temperatura y exámenes médicos.

Durante las peleas habrá menos de 150 personas en la arena, detalló Epstein, o aproximadamente la mitad del equipo de producción normal. Se pedirá a todos que mantengan la sena distancia siempre que sea posible y que no salgan más allá de sus propios grupos de trabajo. Después de cada pelea, los concursantes serán llevados afuera para entrevistas posteriores al combate.

A pesar de tales precauciones, persisten las preocupaciones de seguridad.

"Siempre habrá una posibilidad de que se te escape una infección que se está incubando", aclaró Amesh Adalja, investigador principal del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud.

"Se puede minimizar el riesgo, pero no será una actividad completamente libre de ellos", remarcó.

Si fuera por el presidente de la compañía, Dana White, la UFC no hubiera esperado tanto tiempo para comenzar sus peleas nuevamente.

"No me importa una mierda el coronavirus", declaró White, un viejo amigo del presidente Donald Trump, a un reportero el pasado 8 de marzo. La UFC 249 estaba originalmente programado para realizar el 18 de abril en el Barclays Center en Brooklyn, Nueva York, pero en marzo, con el empeoramiento de la crisis de salud, los funcionarios estatales prohibieron las reuniones masivas.

A White se le ocurrió un plan alternativo para organizar las peleas en un casino en tierras tribales soberanas en el centro de California, donde los eventos no estarían sujetos a las prohibiciones más amplias del estado sobre actividades comerciales no esenciales.

Pero después de que la senadora principal del estado, Dianne Feinstein, lo calificó como "un movimiento incorrecto", Bob Iger, presidente ejecutivo de Disney, inició una serie de discusiones que involucraron a ESPN, la UFC y su propietario controlador, el conglomerado deportivo y de entretenimiento Endeavor sobre qué se podía hacer, según una fuente familiarizada con el asunto.

Finalmente, el plan fue descartado. En un videoclip, White sugirió que trasladaría los eventos de UFC a una isla privada fuera de EU donde los combatientes y la tripulación podrían ser puestos en cuarentena.

"La isla de la lucha es real", declaró. Hasta que dicha isla esté lista, se tendrán que conformar con Florida. El 9 de abril, el gobernador Ron DeSantis modificó la orden estatal de quedarse en casa e incluyó a los "empleados en una producción profesional de deportes y medios" como un servicio esencial, abriendo el camino para los eventos de Jacksonville de la UFC.

El sábado por la noche no puede venir lo suficientemente pronto para ESPN. Con los deportes universitarios, la Asociación Nacional de Baloncesto y las Grandes Ligas en pausa, la cadena está 'hambrienta' de competencias en vivo.

Ha sobrevivido con una dieta constante de repeticiones de juegos y documentales. Mientras que su serie de 10 partes sobre Michael Jordan, The Last Dance, está atrayendo a millones de espectadores, ESPN está bajo una presión creciente para ofrecer eventos en vivo. Aproximadamente 85 millones de hogares estadounidenses pagan casi 8 dólares al mes por ESPN como parte de su factura mensual de cable. Se suponía que iban a obtener los playoffs de la NBA esta primavera. En cambio, están recibiendo béisbol coreano. En abril, la fiscal general de Nueva York, Letitia James, sugirió que los operadores de televisión de paga deberían dar un descanso a sus clientes. Los operadores dijeron que estarían contentos mientras ESPN y otras redes deportivas les dieran uno.