Juvenil Ajax, fiel Barcelona
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Juvenil Ajax, fiel Barcelona

COMPARTIR

···

Juvenil Ajax, fiel Barcelona

A los blaugranas les queda queda Messi, siempre marcando el ritmo de las horas, mientras que el Ajax ha puesto juventud, algarabía y atrevimiento ante una muy superior nómina de la Juventus.

Mauricio Mejía
11/04/2019
Actualización 11/04/2019 - 8:15
Barcelona
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

A los blaugranas les queda inercia y cierto garbo de los años luminosos; les queda Messi, siempre marcando el ritmo de las horas en las sobre elaboradas ofensivas en pasto ajeno. Le sobró mucho tiempo al partido en Old Trafford. El United saltó al césped con un peso que arrastró todo el juego; lerdo, abotargado, el cuadro inglés no estuvo a la altura de los cuartos de final de la Champions League en una agenda que, por abolengo, tenía altas expectativas para la crónica. Para el Barcelona fue un mero trámite la visita a Manchester. Tampoco dio el enfrentamiento para el morbo. La vuelta parece descontada para los de Valverde.

En una fase cargada de apellidos de renombre, el Ajax ha puesto juventud, algarabía y atrevimiento ante una muy superior nómina de la Juventus de Turín. En Ámsterdam, el 11 holandés, que siempre hará recordar a Johan Cruyff, dio cara a un respetado clásico de Europa. Dispuesto a no entregrar la melena sin valentía, el Ajax se volvió dinámico y, muchas veces, alegre. El gol de Cristiano, en el minuto 45, daba razón a los profetas sobre la condición de favorita de la Vieja Señora. Pero los muchachos holandeses activaron su irreverencia y el partido se volvió placentero y entretenido. No había tal superioridad de uno sobre otro. Habrá que valorar el atrevimiento del cuadro holandés en este reparto de ocho. Quizá sea el rostro más desparpajado de lo que queda de este certamen. La desenvoltura merece ser contada con todas sus letras. No será una velada tranquila la de Turín para la Juve, a pesar de haber anotado en Países Bajos.

El Barcelona apretó los hilos del United desde el comienzo del duelo. Impidió que tuviera la pelota y le arrebató de un tajo las ideas, que tampoco eran muchas. El local lleva mucho corazón, pero no tiene talento en el área contraria. Así, con el balón y con la tradición, los culés se hicieron del medio campo y titubearon en la zaga. Después del gol causado por Suárez (12’) -la falsa polémica por fuera de lugar quedó reducida a sospecha de medio minuto- y avalado como gol en contra, los visitantes se dieron cuenta de que habían obtenido el primer propósito: anotar en portería ajena. Ni con el pendiente del empate para mantener las esperanzas de la serie, el United pudo encontrar las pistas para atentar contra la meta de Ter Stegen, un espectador más en el césped.

Hubo más futbol en Ámsterdam. El segundo tiempo alcanzó un dinamismo agradable. El uniforme del local hizo recordar viejos momentos del Ajax, una institución respetuosa con el pase, con el control de balón y con el ritmo de la pelota. Algo de risueño tiene el colectivo de Erik Ten Hag. Y es eso lo que lo sacó a flote contra el Real Madrid y lo tiene emparejado, contra toda predicción, ante la Juventus, que tendrá que poner atención en la vuelta de la próxima semana en su cancha. No hay argumento para dar la serie por resuelta.