James Rodríguez toma 'segundo aire'
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

James Rodríguez toma 'segundo aire'

COMPARTIR

···
menu-trigger

James Rodríguez toma 'segundo aire'

bulletEl colombiano encontró en el Bayern Munich, de acuerdo con su padre, estabilidad futbolística y personal.

bulletDesde la llegada de Jupp Heynckes como entrenador ha vuelto volvió a jugar en su posición natural: mediocampista creativo.

Alain Arenas
20/02/2018
Actualización 19/02/2018 - 22:37
El colombiano ha vuelto a jugar como mediocampista creativo.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El nombramiento de Jupp Heynckes como entrenador del Bayern Munich el pasado 6 de octubre permitió a James Rodríguez retomar el protagonismo en el 11 titular. Con Carlo Ancelotti en el banquillo del equipo alemán, el colombiano era suplente y cuando lo utilizaba lo ponía como extremo izquierdo. Pero desde la llegada del técnico alemán, el sudamericano volvió a jugar en su posición natural: mediocampista creativo.

Wilson Rodríguez –padre del futbolista– cuenta en entrevista para El Financiero que su hijo ganó confianza con este movimiento, lo que facilitó su adaptación al futbol alemán. Dice que poco a poco retoma su nivel de juego, pese a que las estadísticas no lo reflejen. En los seis duelos de la fase de grupos de la Champions League, James no registra anotaciones y sólo una asistencia, pese a que en tres de ellos fue titular y en cuatro participó, al menos, 45 minutos.

“La disciplina de la Bundesliga y la vida alemana le ayudaron a que madurara, no sólo en el terreno de juego, sino también fuera de éste. Personalmente sufrió un golpe muy fuerte el año pasado, en el que necesitaba un cambio de aires forzoso. El fichaje del Bayern llegó en el momento ideal”, asegura su padre.

El fichaje de Rodríguez se dio en octubre del año pasado, dos meses más tarde de que confirmara su divorcio de Daniela Ospina, con quien estuvo casado seis años y tiene una hija en común.

James nació en el verano de 1991 en Cúcuta, debido a que su papá era jugador del Deportivo Cúcuta. Wilson también era un mediocampista creativo. La diferencia respecto a su hijo –cuenta– es que él es diestro. “Pero él siempre tuvo mucho más calidad que yo”.

Wilson y Pilar Rubio –madre de James– se divorciaron cuando el ahora mediocampista tenía 6 años. El pequeño se quedó con su mamá, pero su papá no se hizo responsable de él. No pagó la pensión alimenticia –según él– debido a que sufrió una crisis económica que se lo impidió.

Rubio no quería que su hijo se convirtiera en futbolista profesional, pero Juan Carlos Restrepo –su actual esposo– la convenció de que el niño tenía el potencial para lograrlo. Restrepo se convirtió en un pilar para la carrera del mediocampista, según se cuenta en la biografía James Rodríguez: el vals de Colombia, de la escritora Montserrat García.

Restrepo apoyó a James –quien entonces tenía 10 años– para que se probara en las divisiones inferiores del Envigado, club que entonces militaba en la Segunda División colombiana. Fue ahí que inició su ascenso precoz. Cuando cumplió 14 debutó con el primer equipo y una temporada más tarde (2007-08) lo fichó el Banfield argentino para su equipo Sub-20. Al siguiente curso ascendió al plantel de Primera División, en el que debutó con 17 años y 7 meses.

Jorge Burruchaga –campeón del Mundo con Argentina en México 86 y entonces entrenador de ese plantel– recuerda que el colombiano era técnico, contaba con un buen disparo de larga distancia, pero no tenía una buena condición física. “En las divisiones inferiores tenía más grasa que músculo. Pero cuando llegó al primer equipo, el nutriólogo, el entrenador físico y yo le ayudamos a corregir ese aspecto. Sumado a su talento fue natural que se ganara la titularidad”.

Wilson –quien en esa época se reconcilió con su hijo– dice que su etapa en el futbol argentino fue vital para su desarrollo, ya que también mejoró su capacidad para cubrir el balón, algo que no entrenó en Colombia. Lo anterior fue fundamental para que se adaptara rápidamente al futbol europeo, en el que recaló con el Porto en el verano de 2010 y en el que permaneció hasta 2013.

El mediocampista fue transferido en la temporada 2013-14 al Mónaco y en el Mundial de Brasil 2014 vivió su momento más brillante, al liderar a la Selección colombiana hasta cuartos de final –la mejor actuación de la historia del representativo– y marcar seis tantos en la misma cantidad de encuentros. Su desempeño fue suficiente para que fuera reconocido internacionalmente y para después del certamen fichar por el Real Madrid.

Este curso fue prestado al Bayern Munich, con el que hoy enfrentará al Besiktas en el partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones. Su padre cree que con el equipo alemán alcanzará un nivel más alto que el que mostró con el cuadro español y con Colombia en la Copa del Mundo.

“Tiene todos los elementos para ser el mejor ‘10’ de la historia del futbol colombiano, aún por arriba de Carlos El Pibe Valderrama. Si triunfa con el Bayern y tiene otro Mundial como el pasado se consagrará como el mejor de la historia del país y quizá uno de los mejores del mundo”, sentencia Wilson Rodríguez.