En apático encuentro, Real Madrid vence l Rayo Vllecano
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

En apático encuentro, Real Madrid vence l Rayo Vllecano

COMPARTIR

···
menu-trigger

En apático encuentro, Real Madrid vence l Rayo Vllecano

bulletLa apatía fue la nota predominante entre aficionados y medios de comunicación en el encuentro en el que los 'merengues' derrotó al Vallecano 1-0.

Reuters
16/12/2018
Real Madrid
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Con nueve victorias en 11 partidos desde que el técnico Santiago Solari reemplazara al destituido Julen Lopetegui, lo lógico sería pensar que el optimismo ha vuelto al Real Madrid, sin embargo, la apatía parece la nota predominante entre aficionados y medios de comunicación en el momento en que el equipo se dispone a defender el título de la Copa Mundial de Clubes en Abu Dabi.

Solo 55 mil aficionados asistieron al estadio Santiago Bernabéu, con capacidad para 81 mil, en la victoria del sábado por 1-0 sobre el Rayo Vallecano, a pesar de tratarse de un derbi local y del último partido en casa del club este año.

La baja asistencia no fue cosa de un día: según el diario Mundo Deportivo, el Madrid ha registrado su peor promedio de asistencia esta temporada desde la campaña 2001/02.

Los que sí acudieron al estadio fueron testigos de una victoria sufrida y expresaron su enfado con los jugadores del club en una cacofonía de abucheos cuando el portero Thibaut Courtois se vio obligado a intervenir con dos paradas consecutivas para evitar un empate en el último suspiro con el Rayo, que lucha por evitar el descenso.

El Rayo Vallecano fue humillado 10-2 en su última visita al Madrid en 2015.

"El Bernabéu se aburre", tituló el diario español Marca, una portada muy similar a la de AS: Este Madrid aburre, después de la segunda victoria consecutiva por la cuenta mínima para el equipo de Solari, que hace una semana ganó 1-0 al colista Huesca, en un partido en el que también sufrió un aluvión de ataques rivales en la fase final.

La difícil victoria del sábado se produjo tres días después de una derrota por 0-3 en casa ante el CSKA de Moscú en Liga de Campeones, lo que provocó una sonora pifia de la afición.

Fue la mayor derrota europea del Madrid en su estadio, aunque ya estaba clasificado para los octavos de final como primero del grupo. Solari restó importancia a las preocupaciones del público y dijo que el equipo estaba en buena forma.

"Me encantó el apoyo de la afición durante todo el partido. Así es como nos gusta, hoy estuvieron cálidos. Evidentemente lo acompañamos con juego", dijo.

"Los pitos (silbidos), tras la última ocasión del Rayo, son parte del fútbol. Nosotros estamos contentos: pasamos como primeros en Champions, estamos en Copa y hemos recortado puntos con todos los de arriba", añadiendo que ahora se dirigían a jugar una competencia que hace mucha ilusión a los madridistas.