Deserta única medallista olímpica iraní: 'soy una entre millones de mujeres oprimidas', dice
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Deserta única medallista olímpica iraní: 'soy una entre millones de mujeres oprimidas', dice

COMPARTIR

···
menu-trigger

Deserta única medallista olímpica iraní: 'soy una entre millones de mujeres oprimidas', dice

bullet'Ninguna de nosotras es importante para ellos, somos herramientas', dijo la Kimia Alizadeh, medalla de bronce en taekwondo en Río 2016.

Bloomberg / Benjamin Harvey
13/01/2020
"Mi sentido pésame para los iraníes que sufren constantemente”, dijo la atleta.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La única medallista olímpica de Irán acusó a funcionarios de manipular su éxito para promover leyes restrictivas mientras cuestionaban su “virtud” por una rutina de calentamiento para estiramiento de piernas. Tras la acusación de este ataque anunció que desertaba.

Kimia Alizadeh, que ganó una medalla de bronce en taekwondo en los Juegos de Río 2016, dijo que era “una entre millones de mujeres oprimidas en Irán”. Criticó a los entrenadores y las autoridades deportivas por vincular sus logros con la disposición a vestir la cobertura obligatoria del hiyab.

“Me llevaban donde querían que fuera. Me ponía lo que me indicaban. Hice lo que me ordenaron hacer”, dijo en Instagram. “No era importante para ellos. Ninguna de nosotras es importante para ellos, somos herramientas”.

Desde la revolución de 1979, la ley exige a todas las mujeres en Irán que se cubran el cabello y usen ropa suelta que no revele la figura, según lo definido por las autoridades islámicas. Aquellos en el ojo público, particularmente atletas y actores, a menudo son objeto de un intenso escrutinio.

El exabrupto de Alizadeh contra el engaño oficial coincidirá con muchos de los manifestantes antigubernamentales que tomaron las calles de Irán este fin de semana después de que la élite gobernante admitió, después de días de negaciones, que las fuerzas de seguridad habían derribado un avión de pasajeros ucraniano, cobrando la vida de todos a bordo.

Mujeres iraníes han protestado esporádicamente contra el hiyab a medida que la frustración crece por el ritmo del cambio más de seis años después de que el presidente Hassan Rouhani fue elegido por primera vez, prometiendo mayores libertades.

Varios atletas han abandonado Irán en los últimos años para seguir carreras en otros lugares debido a reglas estrictas, que incluyen la prohibición de atletas que compiten contra Israel. En agosto pasado, el judoka Saeid Mollaei se mudó a Alemania tras enfrentar presión de funcionarios deportivos en Teherán para que se retirara de un partido contra un israelí.

La agencia semioficial de noticias para estudiantes iraníes informó que Alizadeh se había mudado a Países Bajos. En su publicación de Instagram negó haberse mudado tras recibir una invitación de un país europeo y se despidió con una última observación.

“Saludo a la gente inocente de Irán, me despido de la gente noble de Irán y mi sentido pésame para los iraníes que sufren constantemente”, dijo.