Aumentan casos de corrupción en tenis
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Aumentan casos de corrupción en tenis

COMPARTIR

···

Aumentan casos de corrupción en tenis

En 2018 fueron sancionados por violaciones a las normas anticorrupción más jugadores que en cualquier otro año.

10/01/2019
Aumentaron los casos de corrupción detectados en 2018.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La Unidad de Integridad del Tenis (UIT) informó que en 2018 fueron sancionados por violaciones a las normas anticorrupción más jugadores que en cualquier otro año desde la creación del organismo hace una década: un total de 21 personas. La mayoría recibió sanciones por amaño de partidos o delitos relacionados con apuestas.

Entre las penas aplicadas se impusieron ocho prohibiciones de por vida, una de las más resonantes al italiano ex número 49 del mundo Daniele Bracciali por arreglar partidos y facilitar apuestas.

“Durante 2018, la UIT ha continuado trabajando incansablemente para proteger la integridad del deporte”, dijo el presidente de la organización, Steve Simon, en un comunicado.

“Si bien es preocupante que el número de jugadores y funcionarios procesados ​​continúe aumentando año a año, también es un reflejo de la política de tolerancia cero que las autoridades siguen totalmente comprometidas a defender”.

El año pasado hubo un total de 264 partidos que generaron alertas de los operadores de apuestas y reguladores, comparado con 241 registrados en 2017 y 292 en 2016.

Una vez más, 163 de las irregularidades se produjeron en los torneos Futuros masculinos de la Federación Internacional del Tenis (ITF), el peldaño más bajo de la escala profesional, a menudo considerado el terreno más fértil para el arreglo de partidos.

Solo se activaron tres alertas en los torneos de Grand Slam, mientras que hubo 39 en los certámenes del circuito ATP Challenger.

Los mismos de siempre

Novak Djokovic y Roger Federer son nuevamente favoritos para ganar el primer Grand Slam del año en el Abierto de Australia, ya que aún existen dudas sobre si algún miembro de la nueva generación finalmente podrá terminar con su dominio.

El serbio, actual número uno del mundo, y el suizo han ganado ocho de los nueve títulos en el Rod Laver Arena desde 2010. Ambos tienen seis títulos cada uno en Melbourne y tratarán de romper un empate sobre la mayor cantidad de títulos en el torneo con el australiano Roy Emerson.

Y es que Rafael Nadal, número dos del mundo, está luchando para superar una lesión que lo obligó a abandonar el Abierto de Brisbane la semana pasada, lo que siembra dudas sobre su estado físico.

A su vez, el alemán Alexander Zverev, de 21 años, parece ser el jugador que podría terminar con el dominio de Fededer, Nadal y Djokovic en los Grand Slams, luego de haber vencido al suizo y al serbio en el ATP Finals disputado en Londres en noviembre pasado.

En busca del título 24

El cuadro femenino parece más abierto, a pesar de que Serena Williams, la jugadora que ha dominado el circuito en los últimos años, está de regreso y buscará su título número 24 de individuales de Grand Slam, lo que le permitiría empatar el récord de todos los tiempos de Margaret Court.

La número uno del mundo, Simona Halep, espera que su participación en Melbourne Park este año sea aún mejor que en 2018, cuando perdió la final ante Caroline Wozniacki. La rumana, que ganó en junio el primer Grand Slam de su carrera en el Abierto de Francia y terminó la temporada en el número uno por segundo año consecutivo, también espera que su espalda no le genere problemas después de que una hernia discal interrumpió su campaña 2018.

El estado físico de Wozniacki también genera dudas, después de que la danesa de 28 años reveló su batalla contra la artritis reumatoide en octubre pasado, pero desde entonces ha dicho que ha aprendido a vivir con esta enfermedad.

Otra favorita es la número dos del mundo, Angelique Kerber, quien cumplirá 31 años en la primera semana del torneo. La alemana venció a Williams en la final de Wimbledon y se convirtió en la primera germana en ganar el título en el césped londinense desde Steffi Graf en 1996.