Así es la nueva y mejorada versión de Ricky Rubio
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Así es la nueva y mejorada versión de Ricky Rubio

COMPARTIR

···
menu-trigger

Así es la nueva y mejorada versión de Ricky Rubio

bulletEl jugador español superó sus lesiones y se ha convertido en el motor del Jazz de Utah.

Alain Arenas
28/02/2018
Actualización 27/02/2018 - 21:18
Ricky Rubio se ha convertido en el motor del Jazz de Utah.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En el comienzo de la temporada, el Jazz de Utah fue una pesadilla. Ganó solamente seis de sus primeros 16 encuentros. Pero el equipo se enrachó desde el 24 de enero pasado. Desde entonces registra 12 triunfos en los últimos 13 cotejos, incluida las victorias ante el campeón, Golden State, San Antonio y Portland (en dos ocasiones).

La reacción de la quinteta se debe en gran parte al buen momento por el que pasa Ricky Rubio. El movedor de balón español registra los mejores números de su carrera en puntos por partido (12.0) y porcentaje de tiros encestados (.406), pese a que irónicamente es la temporada en que menos minutos ha estado en la duela (29.1).

“Su llegada a Utah coincidió con que perfeccionó su tiro de media y larga distancia, una cualidad por la que nunca se caracterizó en el inicio de su carrera”, señala Aíto Reneses, entrenador que debutó a Rubio en el baloncesto profesional, en el Joventut de la Liga Endesa. “Está perfectamente adaptado a la NBA y las lesiones que sufrió recientemente no han sido tan severas o tan recurrentes a las que padeció en el inicio de su trayectoria. Esa es la clave de su buen momento”.

Rubio, de 27 años, no pudo jugar en su inicio la NBA con Minnesota (2011-12) debido a una ruptura de ligamentos en la rodilla izquierda, que también le impidió disputar los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Dos cursos más tarde se lesionó de los isquiotibiales de la pierna izquierda, que lo limitó a participar en sólo 22 partidos de la campaña 2014-15.

Las últimas dos temporadas estuvo a salvo de lesiones graves y pudo disputar casi todos los partidos del calendario. Se ausentó en nueve.

Reneses recuerda que conoció a Rubio cuando apenas tenía 14 años. El entonces entrenador del Joventut se sentó a observar la práctica de los cadetes, el plantel Sub-16 del club. Buscaba un movedor de balón para integrarlo al primer equipo debido a que sus dos jugadores titulares se lastimaron. El coach cuenta que el ahora jugador de Utah le llamó la atención por la intensidad con la que jugaba. Dice que era delgado, alegre y el más joven de aquella plantilla.

“Su juego defensivo era extraordinario. Utilizaba su rapidez para robar el balón, organizar el rompimiento y, posteriormente, dar la asistencia para que sus compañeros encestaran. No tenía un buen disparo, pero era algo que podía corregir con el tiempo. Supe inmediatamente que era el jugador que necesitaba para completar mi equipo”, señala.

Se arriesgó a utilizarlo en la Liga Endesa el 10 de octubre de 2005, con lo que se convirtió en el jugador más joven en debutar en el certamen español (14 años y 11 meses). Su idea –cuenta– era darle pocos minutos para que paulatinamente se acostumbrara al torneo. Pero el muchacho respondió mejor de lo que esperaba. Se convirtió en una pieza clave para que el Joventut terminara en cuarto lugar de Liga, avanzara a las semifinales y clasificara a la Euroliga.

Los jugadores lastimados del Joventut se recuperaron, pero el buen desempeño del muchacho fue suficiente para mantenerlo no sólo en el primer equipo, sino en la quinteta titular.

Rubio estiró su buen momento. Integró la Selección de España que disputó los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Fue un suplente recurrente en los ocho partidos que disputó el representativo, incluida la final que perdieron ante Estados Unidos. En ese encuentro anotó seis puntos. Reneses –quien había asumido el cargo del representativo español– destaca que fue en ese momento en el que su carrera despuntó definitivamente porque llamó la atención de los equipos de la NBA.

“Pero sabía que debía madurar más, por eso decidió mantenerse en España”, dice.

El movedor de balón fichó por el Barcelona en 2009. En los dos años que estuvo en el equipo lo ganó todo: una Euroliga, una Liga Endesa, una Copa del Rey y dos Supercopas de España. En el invierno de 2011, al fin, se declaró elegible para el Draft de la NBA. Lo eligió Minnesota con la quinta selección global. Ahí jugó seis temporadas y para este curso llegó a Utah para cubrir la salida de George Hill, quien fichó con Cleveland.

“El Jazz es el equipo ideal para que pueda explotar su nivel, porque no hay otro jugador en esa posición con su mismo nivel. Está en la edad adecuada para convertirse en el líder de la franquicia y también en uno de los líderes de la Selección española, que vivirá un cambio generacional en los siguientes años. Su inteligencia y madurez, cualidades que siempre ha tenido, serán vitales para que lo anterior se concrete”, menciona Reneses.