Ante la postergación de los Juegos Olímpicos, surge la duda: ¿Quién pagará por la demora?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ante la postergación de los Juegos Olímpicos, surge la duda: ¿Quién pagará por la demora?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ante la postergación de los Juegos Olímpicos, surge la duda: ¿Quién pagará por la demora?

bulletLos problemas relacionados con la programación del evento se agravan por la incertidumbre en torno al coronavirus y al estado de la economía mundial como consecuencia de la pandemia.

AP
25/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Ahora que se confirmó la postergación de los Juegos Olímpicos hasta el año que viene, surge la pregunta del millón: ¿Quién pagará por los costos asociados con la demora y a cuánto ascenderán?

La respuesta más probable es que los contribuyentes japoneses lo harán.

“Claro que habrá costos”, dijo el director ejecutivo del Comité Organizador, Toshiro Muto, al anunciarse el aplazamiento. “No tenemos las cifras en estos momentos. ¿Quién los pagará? No hace falta decirlo, no va a ser un tema fácil. Por eso no sabemos cuánto tomará resolverlo”.

El diario económico japonés Nikkei calcula que dicha postergación agregó otros dos mil 700 millones de dólares a los gastos, según cifras de los organizadores locales.

Estos deberán renegociar el alquiler de las instalaciones, pagar por el mantenimiento de los estadios y tal vez buscar otros escenarios. Tendrán que lidiar también con empresas constructoras que ya están vendiendo miles de departamentos de lo que debió haber sido la Villa Olímpica.

El Comité Organizador, por otra parte, emplea tres mil 500 personas, muchas de las cuales serán despedidas para reducir costos.

Se vendieron patrocinios por valor de tres mil 300 millones de dólares, más del doble de cualquier edición previa de los Juegos Olímpicos. Esas empresas querrán saber qué recibirán a cambio de su dinero: ¿Reembolsos? ¿Algún tipo de compensación? ¿Contratos nuevos?

No se puede hacer mucho hasta que no haya fechas nuevas. Lo único que se sabe por ahora es que los Juegos no se realizarán en la fecha prevista, del 24 de julio al 9 de agosto del 2020, por el coronavirus.

“En términos generales, querríamos hacerlos en el verano (del hemisferio norte, a mediados) del año que viene”, dijo Yoshiro Mori, presidente del Comité Organizador, y ex primer ministro japonés. “Hay que analizar la programación de eventos internacionales. Habrá que ajustar muchas cosas antes de poder fijar fechas”.

Desde ya, los problemas relacionados con la programación se agravan por la incertidumbre en torno al virus y al estado de la economía mundial como consecuencia de la pandemia.

Muto admitió que hay conversaciones con el Comité Olímpico Internacional (COI), que maneja los Juegos, pero que la mayoría de los costos asociados con la postergación deberá absorberlos probablemente la sede.

Los organizadores dicen que la justa costaba 12 mil 600 millones de dólares, aunque una auditoría del gobierno japonés indicó en diciembre que el costo real era de 28 mil millones de dólares. Siempre hay debate sobre qué constituye un costo olímpico y qué no.

Cuando Tokio consiguió la sede en el 2013, dijo que la justa costaría siete mil 300 millones de dólares.

El sector privado aportaría cinco mil 600 millones del presupuesto actual. El resto lo pondrían los contribuyentes.

Tokio invirtió casi siete mil millones de dólares en sedes, tanto temporales como permanentes. Casi el 85 por ciento eran fondos públicos.

El COI, con sede en Suiza, pone mil 300 millones de dólares, un pequeño porcentaje del total.

En el último ciclo olímpico, del 2013 al 2016, el organismo tuvo ingresos del orden de los cinco mil 700 millones de dólares, la mayor parte de los cuales provinieron de la venta de derechos de transmisión. Los patrocinadores generan un 18 por ciento de esos ingresos.

La organización cuenta además con un fondo de reserva de 2 mil millones de dólares y seguros que cubren sus pérdidas.

Bent Flyvbjerg, autor del libro “Estudio de los Juegos Olímpicos por Oxford 2016: Costos y sobrecostos de los Juegos”, dijo que el COI debería poner más dinero para cubrir estas pérdidas ocasionadas por al aplazamiento.

Flyvbjerg describió al COI como un “monopolio” y sostuvo que debería “poner más dinero en unos Juegos de los que el COI se beneficia”.

“Tokio y Japón deberán absorber los costos adicionales a menos que el COI haga una excepción y amplíe su fondo de reservas, que es lo que debería hacer desde un punto de vista ético”.