Culturas

¿Y la oposición a AMLO en redes sociales qué tan real es?

Ante la debilidad de los contrapesos que tiene el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, las redes sociales son sitios en los que surgen las voces disidentes, pero ¿qué tan sólidas son?

En un país donde sólo la mitad de los hogares tiene acceso a Internet —según la última Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares, elaborada por el Inegi—, resulta ingenuo considerar que lo que se publica en las redes sociales sea un termómetro confiable del comportamiento de una sociedad.

¿Qué pasa entonces con la oposición que surge en estos espacios intangibles?

A principios de este mes, apareció en Twitter una cuenta que se autodefinió como feminista y opositora al gobierno de Andrés Manuel López Obrador: @HijasDeLaMX. En solo dos semanas rebasó los 60 mil seguidores. Bastaron unos cuantos días para que surgiera otro grupo, @madresdlaPatria, un colectivo también compuesto por mujeres, pero abiertamente obradorista.

Y es que si en el poder legislativo la oposición es prácticamente nula —Morena es mayoría en ambas Cámaras—, en los colectivos digitales esa fuerza se ha quedado como una buena intención sin mucha organización ni capacidad de convocatoria.

Si se ingresa a cuentas como @HijasDeLaMX y @contrapesomx en Twitter, o Pejendejadas y Puma Capitalista UNAM en Facebook, se podrá observar que hay de todo contra AMLO, desde noticias serias y análisis políticos, hasta memes, injurias y fake news...

"López Obrador no tiene una oposición en el mundo real, por eso los espacios digitales serán los lugares en los que comenzarán a surgir este tipo de colectivos. Se trata, sin embargo, de una oposición poco sólida y carente de estrategia, que pretende influir en la opinión pública de las redes sociales, que en este momento están cooptadas por una izquierda a la que no le gusta ser criticada", considera el académico de la UNAM y experto en comunicación digital, Rubén Darío Vázquez.

Aunque en Internet AMLO parezca ser víctima de una cacería de brujas, la realidad dista mucho de esa perspectiva, de acuerdo con una encuesta elaborada por GCE en enero de este año: el estudio indica que el presidente tiene una aprobación cercana al 90 por ciento. Nunca antes un mandatario mexicano había gozado de tanta popularidad.

"Ver las redes sociales como si fueran todo México es una falacia. Twitter está lleno de todo, menos de personas. Es una red social en crisis porque no ha podido conectar con sus usuarios. Se ha convertido en una extensión de las oficinas de comunicación de las empresas, los políticos y la prensa", comenta el también colaborador de Forbes.

"La opinión que se da en Twitter no es tan significativa como en otras redes, donde sí hay gente real opinando. Por eso es la red preferida para hackear cuentas e impulsar tendencias a través de bots".

Las integrantes de @HijasDeLaMX sí son de carne y hueso. Son alrededor de una veintena. Algunos de sus nombres son: Gloria Lara (Monterrey), Fernanda Betancourt (Poza Rica), Desirée Navarro y Claudia Ramírez (CDMX).

La historia de Gloria Lara es la más dramática. En 2012, su madre fue asaltada, golpeada y abandonada en la carretera de Monterrey a Reynosa. El trauma fue irreparable. Twitter fue el lugar que encontró para expresar su indignación.

A menos de un mes de su fundación, el colectivo ha sido señalado —desde cuentas como @PumaChairo o @MxTuitero— por supuestamente recibir dinero del expresidente Felipe Calderón, el panista Javier Lozano —quien es pareja sentimental de Desirée Navarro— y los periodistas Joaquín López Dóriga y Jorge Berry. Acusaciones que Gloria Lara rechaza: "Somos personas trabajadoras, activas y queremos un México mejor. Más que incidir en la política, queremos que las voces que no tengan tanto impacto mediático sean escuchadas".

Choques, debates y falsos debates

La polarización digital, dice el director general de Rebold México, Julio Ruiz, surge a falta de análisis políticos serios, la proliferación de noticias falsas y los discursos de una clase política que se sirve del encono social.

"Estamos construyendo sociedades violentas en las que cada uno cree su verdad y no existe la conversación. Es un nuevo modelo global de consumismo de información inmediato", señala el analista experto en audiencias digitales.

El sociólogo José Woldenberg ofrece un matiz en su columna publicada ayer en El Universal bajo el título de 'La vilipendiada', en la que advierte que la sociedad civil es un "terreno de confrontación"; un universo de voces discordantes que en su conjunto expresa las necesidades y exigencias de la pluralidad. "Están ahí por que reflejan —de una u otra manera—, al coro desafinado connatural a las sociedades 'modernizadas'".

Aunque las redes sociales han permitido la visibilización de problemas de los que antes no se tenía conciencia, las protestas digitales siempre corren el riesgo de quedarse en fenómenos conocidos como slacktivismo o clickactivismo —también conocidos como activismo de sillón—, que lejos de ayudar, trivializan los conflictos y polarizan a la sociedad, asegura Vázquez.

En ese sentido, el experto observa cómo ha cambiado en las últimas semanas el discurso en torno a la actuación del gobierno, en los medios digitales: "lo que antes era la sana crítica, con razón o sin razón, ahora es una postura antipatriótica".

Y es que —explica— por un lado existe un aparato muy fuerte y lleno de bots que puede actuar de manera organizada para impulsar tendencias antiAMLO, pero por otro hay seguidores leales del gobierno que actúan como autómatas y aprueban cualquier decisión del presidente. Por lo que advierte: "Corremos el grave riesgo de caer en los totalitarismos de opinión. En las redes sociales no hay puntos medios: o estás con ellos o estás en contra. Nadie se está sentado realmente a argumentar, sino a ver a qué grupo unirse".

Los debates en redes sociales son engañosos, sobre todo porque muchas veces las opiniones vertidas ahí provienen de cuentas semiautomatizadas. A esta práctica, explica Vázquez, se le conoce como seeding, y cada vez es más recurrente entre los políticos y la prensa. Por ejemplo, cuando un medio o una dependencia emiten determinada información, inmediatamente las cuentas fake comienzan a publicar comentarios a favor y en contra. Y aunque superficialmente podría parecer un debate, en realidad sólo se trata de una estrategia digital para aumentar el tráfico de datos, romper el algoritmo de Twitter o Facebook y colocar así un cierto tema como tendencia global.

"Esto se hace de manera deliberada y artificial. Las cuentas que se involucran en el debate no son personas con criterio propio, sino operadores a sueldo. Son prácticas que forman parte de la estrategia de comunicación política", apunta.

De acuerdo con Vázquez, la polarización crecerá. "Se va a estructurar de manera muy profunda mientras avance el sexenio".

Contraataque en apoyo a la 4T

El lunes 18 de febrero, un nuevo hashtag comenzó a circular en Twitter: #y para el miércoles 20 tenía 17 mil 200 seguidores. Hasta ayer, tenía 18 mil 400.

Otro colectivo de mujeres surgió días después, con un discurso igualmente plural, pero sin sesgos críticos a las políticas de gobierno. No hay un solo tuit de rechazo de otros usuarios a la cuenta @madresdlaPatria, que apareció

Desde su apertura, han compartido un texto de la usuaria Frida Guerrera, a quien presentan como una de sus seis colaboradores sobre las madres de mujeres asesinadas, otro acerca de lenguas indígenas del usuario Enrique Catalán Salgado, que él mismo pide retuitear a los "#AMLOvers" y un video de la senadora Jesusa Rodríguez sobre la Guardia Nacional, entre otros materiales.

El colectivo, que se define como mujeres interesadas en el debate y diálogo de calidad, anunció su apertura oficial el Día Mundial de la Justicia Social (miércoles 20 de febrero). "Buscamos dignificar nuestro género. Seremos vientres de valores y virtudes. Apoyamos la 4ta transformación, así como toda causa justa", afirmaron.

En otro de sus primeros mensajes dicen: "Bienvenidas todas las consciencias que con respeto y valores se pronuncian. Primer lineamiento nuestro: argumentar y debatir con datos objetivos y sin denostar a nadie. Viva la no violencia comenzando en las redes. Queremos un México unido por valores aunque pensemos diferente".

Entre sus primeros miembros figuran Eliasib David, un terapeuta y docente con 21 mil 500 usuarios que siguen su cuenta @YoSoyEliasib, y la estudiante de ciencias Beatriz Couder, con 10 mil 400 seguidores en @Betty_Couder.