¿Qué tienen en común un cadáver, un sacerdote y un mole de olla? 'Una familia con madre' lo dice
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Qué tienen en común un cadáver, un sacerdote y un mole de olla? 'Una familia con madre' lo dice

COMPARTIR

···

¿Qué tienen en común un cadáver, un sacerdote y un mole de olla? 'Una familia con madre' lo dice

Enrique Arroyo se arriesga con la farsa para contar una historia inspirada en la afición de su bisabuela por comprar Lotería.

Parte de la reflexión está en el alto valor que damos al dinero, reconoce el director.

Rosario Reyes
12/02/2019
Actualización 12/02/2019 - 23:09
Enrique Arroyo se arriesga para contar una historia inspirada en la afición de su bisabuela por comprar Lotería.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La farsa es poco explorada en el cine y Enrique Arroyo se arriesga con el género para contar una historia inspirada en la afición de su bisabuela por comprar Lotería, quien se ganó el Gordo en dos ocasiones. También, en sus reuniones familiares. “Mi mamá tiene quince hermanos y las reuniones se convertían en batallas campales. Empecé a juntar características de mis tíos y de pronto me di cuenta que tenía una comedia. En el guion los tenía muy contenidos, no fue sino hasta que empezamos a ensayar que descubrimos cuál podría ser el crecimiento de los personajes”, comparte el realizador que acaba de estrenar Una familia con madre.

La trama se centra en la pelea de cuatro hermanos por un billete de Lotería premiado, en el que también tiene interés el hermano sacerdote de la recién fallecida matriarca de la familia. Las situaciones se desbordan y un cadáver oculto en el refrigerador, un incesto y la receta secreta de un mole de olla parecen poco para esta singular familia que termina descubriendo que la riqueza no está en las cosas materiales.

Protagonizada por Héctor Bonilla, Arcelia Ramírez, Rodrigo Murray, Pilar Ixquic Mata, Tara Parra y Juan Carlos Barreto, entre otros, la cinta encontró su tono en el rodaje, agrega el director.

“Decidimos llevarlo hacia la farsa y fue tan divertido trabajar con el elenco, porque son actores de teatro. Cuando empecé a trabajar el guion, preguntándome de qué vicio social me estaba burlando descubrí que a todos nos une la ambición, no necesariamente hacia el dinero, pero me servía para la ficción, porque en las comedias mientras más malos sean los malos, mejor funcionan, por eso decidimos exagerar ese rasgo”.

Parte de la reflexión está en el alto valor que damos al dinero, reconoce el director, aunque para él, el amor tendría que ganarle a la ambición por el dinero. Aunque reconoce que es un amor muy extraño el que une a esta familia.

“Creo que esa es mi parte cursi. Al final, el amor por la mamá es lo que acaba uniendo a la familia y así fue planteado porque es mi experiencia en la realidad, una vez que mi bisabuela murió, la familia dejó de juntarse”.