Spanish Harlem Orchestra: de Harlem para el mundo
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Spanish Harlem Orchestra: de Harlem para el mundo

COMPARTIR

···
menu-trigger

Spanish Harlem Orchestra: de Harlem para el mundo

bulletLa orquesta trae a México el sabor de la tradición neoyorquina en el Festival Salsa Brava.

bulletÉsta se presentará en el Gran Forum el próximo 3 de marzo junto con la Sonora Ponceña de Puerto Rico y la Orquesta de Irving Lara.

Rosario Reyes
28/02/2018
Actualización 27/02/2018 - 22:34
Oscar Hernández
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Óscar Hernández es heredero de una tradición que le llenó los oídos desde que era un niño. Salsero y jazzista de Harlem, lleva en la sangre el producto de aquel encuentro que cambió la histioria de la música en 1947, cuando el percusionista Chano Pozo –recién llegado de La Habana- conoció a Dizzy Gillespie; una bomba que al estallar fusionó los extremos negro y latino de El Barrio, generando el latin jazz.

“Los latinos estaban en el centro de un mundo que generaba muchas otras músicas, pero se destacaron por sus ritmos únicos: la música afro cubana, que fue una influencia mundial”, dice en entrevista el pianista de origen puertorriqueño, quien fundó hace 15 años la Spanish Harlem Orchestra, impulsora de la llamada “salsa dura” o “salsa brava” surgida en la década de 1970 en Nueva York.

“Harlem fue un lugar súper importante para el desarrollo de la cultura latina en Estados Unidos y la música contribuyó en gran medida a ese crecimiento. Surgieron grandes protagonistas en aquella escena que se creó entre 1940 y los años 70. Eran puertorriqueños más que nada, algunos cubanos, dominicanos e incluso mexicanos. Igual que pasó con los italianos, los irlandeses, los judíos, tanta gente que ha pasado por ahí, los latinos han dejado huella”, abunda.

Harlem era el centro de una geografía que generaba una diversidad de géneros, pero los latinos, que encontraron en sus raíces musicales una forma de identidad, pasaron de tocar en las calles de la Gran Manzana a colarse en las salas de concierto, recuerda el director de grupos como Seis del Solar, que acompañó a Rubén Blades entre 1984 y 1995, y con quien grabaron el clásico Buscando América.

“A un mes de conocerse, Chano Pozo ya estaba tocando con Dizzy Gillespie en el Carnegie Hall. Después, gente como Tito Puente, Machito, Tito Rodríguez, Noro Morales y muchos otros artistas latinos formaron una buena parte de lo que se estaba desarrollando en Nueva York”.

Óscar Hernández creció en el seno de una familia humilde, con la música que se escuchaba de puerta a puerta entre el Bronx y El Barrio, como es conocido el distrito neoyorquino del que su orquesta tomó el nombre.

A los 12 años comenzó a tocar trompeta y la cambió a los 14 por el piano, que aprendió de oído; a los 16 años ya tocaba como profesional en las orquestas de Tito Puente, Machito, La Lupe, Celia Cruz y Ray Barreto, entre otros.

“Era la época de Fania, un sello discográfico que también se creó en Nueva York y grabó a muchos artistas nuevos. Fueron tiempos muy lindos en términos de creatividad, y yo formé parte de eso. La orquesta tiene esa identidad, su fuerza está en el concepto de las canciones y de los arreglos: puede ser un solo de trompeta, de tambor, la sección de ritmo, los cantantes que están bien acoplados; lo que tenemos es una química total, tenemos bien claro quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos”.

Lo que tenemos es una química total, tenemos bien claro quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos."
Óscar HernándezPianista y director musical

El camino que se ha trazado con la Spanish Harlem Orchestra es seguir cultivando la salsa, que se distingue del latin jazz por el soneo o improvisación de sus cantantes.

“Mantenemos el estilo y es un orgullo estar tocando en los festivales de jazz del mundo. En nuestro nuevo disco, Anniversary, que sale en abril para celebrar los 15 años de la orquesta, colabora Randy Brecker, uno de los legendarios trompetistas de jazz, pero lo traemos a la salsa”, comparte el músico.

Actualmente Óscar Hernández radica en Los Ángeles, donde formó un quinteto jazzístico que lanzó el año pasado su primer disco, The art of latin jazz. Con este ensamble se presenta en clubes dedicados al género y ha participado en un par de festivales.

“Esto es lo que amo, vivo para la música. Además de la orquesta y el quinteto, sigo mi trabajo como productor, acabo de producir a una cantante que se llama Margo Ray y estoy haciendo el segundo disco de Dairén Santa María, una violinista cubana, que tiene una trayectoria de música clásica en Cuba y hace como 10 años que vive en Los Ángeles”, detalla.

La Spanish Harlem Orchestra se presentará junto a la Sonora Ponceña de Puerto Rico y la Orquesta de Irving Lara, de México, en un concierto en el Gran Forum el próximo 3 de marzo. “Tocaremos lo más representativo de nuestros seis discos, incluyendo tres o cuatro temas del nuevo”, anticipa el pianista.

Será un concierto único, pues será la segunda ocasión en que compartirán escenario con la Ponceña. “No se sabe cuándo lo volveremos a hacer. Además, estará mi amigo Irving Lara, tremendo pianista. No se lo deberían perder”.