¿Qué podría construirse para cultura y deporte con la recompra de bonos del NAIM?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Qué podría construirse para cultura y deporte con la recompra de bonos del NAIM?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Qué podría construirse para cultura y deporte con la recompra de bonos del NAIM?

bulletLa deuda contraída por el gobierno de México para financiar un aeropuerto que no va a existir tendrá un alto costo.

bullet

Mauricio Mejía
20/12/2018
NAIM
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Estas ruinas que ves, este esqueleto que no llegó a ser cuerpo, ni de ave ni de avión, este rastro de pájaro sin alas en el emblemático lago del pasado tendrá un costo altísimo para el futuro.

El gobierno mexicano ha elaborado una propuesta de recompra de bonos por el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM) –que no existirá- por 6 mil millones de dólares (unos 120 mil millones de pesos; sin contar contratos de obra) de los que el primer plazo venció ayer: mil 800 millones de dólares, 36 mil millones de pesos. Muchos números para una frase letal: dinero suficiente para pagar tres años de presupuesto cultural con base en el que propuso el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para 2019, 12 mil millones. Y 24 años, seis ciclos olímpicos, para mantener a la Comisión de Cultura Física y Deporte (cuya despensa será de mil 500 millones de pesos). Una fortuna si se toma en cuenta lo que podría construirse con esa suma que será desperdiciada en un complejo que… ya voló.

Los seis mil millones de dólares, la deuda total por el NAIM, pagaderos a varios plazos, significan diez años de promoción cultural de un país en el cual 5.5 por ciento de la población mayor de 15 años no sabe leer ni escribir (casi cinco millones, según datos del INEGI; seis de cada diez, mujeres). Y más de un siglo de ayuda a la práctica del deporte en una nación en la que la mitad de sus municipios no tiene una instalación deportiva digna; sin hablar de entrenadores, profesores de educación física y métodos de entrenamiento para masas. El desperdicio económico no tiene desperdicio para estas cuentas.

La Universidad Nacional Autónoma de México recibirá, según lo programado por el primer año de la administración de López Obrador, un poco más de 37 mil millones de pesos, mil millones más que la recompra del primer plazo. El Instituto Politécnico Nacional, 15 mil y pico de millones; y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, 24 mil millones. Entidades de las que depende la mayor cantidad del conocimiento del país que dejará de llevar a cabo planes de largo plazo para beneficio de la máxima comunidad estudiantil de México. No se construirá nada sobre estas ruinas que ves, pero tampoco se fomentará el desarrollo integral de los jóvenes mexicanos, presas de la tentación de la delincuencia organizada y para los que ofreció 10 millones de becas y la edificación de cien universidades. A propósito, la Secretaría de la Defensa Nacional vio mejorada su partida en 11%.

¿Qué se podría construir –que no destruir- con 6 mil millones de dólares? Muchísimo.

Tómese en cuenta que, según fuentes consultadas, edificar y equipar una cineteca digna tiene un costo aproximado de, apenas, 200 millones de pesos. El Teatro del Bicentenario de León, en el que se presentan 110 funciones de ópera, teatro y ballet al año, tuvo un costo 580 millones de pesos. Un dato espeluznante: con el dinero que servirá para no servir se podría mantener durante 2 mil 400 años el programa anual de la Ópera de de Bellas Artes.

Desde su discurso de toma de posesión, en el que calificó al neoliberalismo como el gran enemigo de la miseria y la desigualdad que vive México (en 2014, por ejemplo, el presupuesto cultural fue de 18 mil millones; 50% más que para 2019), López Obrador pareció no interesarse mucho en el mundo. Pero, si se trata de convertir la industria cultural en un atractivo para el turismo internacional, que llegará al aeropuerto de Santa Lucía, habría que decirle que esos 120 mil millones de pesos podrían ser usados para construir unos 65 museos Guggenheim como el de Bilbao.

La promesa de campaña de cancelar Texcoco se vio cumplida con una consulta popular en la que arrasó el No sobre el Sí de manera brutal para que estas ruinas que ves sean ruinas, esqueletos y no pistas de vuelo para que los mexicanos logren fortalecer sus carreras académicas. “Estudian fuera para aprender mañas”, declaró no hace mucho el presidente en turno.

En ninguna de las preguntas del ejercicio consultivo se tomó en cuenta una elección sobre el futuro de la deuda de la cancelación. Si se compara el pago de los bonos con la realidad, el precio aumenta ostensiblemente: el Consejo Nacional de Fomento Educativo recibirá en 2019 apenas (en números redondos) cinco mil millones de pesos, a pesar del enorme rezago educativo de los municipios más pobres y marginales de un país en el que nueve millones de personas viven en extrema pobreza.

A pesar del discurso en favor de los adultos mayores, a quienes se les duplicará su pensión, según señaló el presidente López Obrador, con 120 mil millones de pesos se podría mantener durante 60 años el presupuesto del Instituto Nacional para la Educación de los Adultos, el INEA. De acuerdo con el INEGI, el 26% de los analfabetas mexicanos son mujeres de 65 años o más, y 18% son hombres.

En estas ruinas que ves tampoco verás deportistas a granel. En 2018 el presupuesto para la Conade (que incluye deporte de masas, de los trabajadores, estudiantil y de alto rendimiento, olímpico y paralímpico) fue 25% mayor al presupuestado de 2019. Según datos oficiales, recabados en noviembre de 2017, el 58% de los mexicanos mayores de 18 años no practica ningún deporte o ejercicio físico durante su tiempo libre. La cifra, en un país invadido por la diabetes y el sobrepeso, no ha cambiado desde 2013, cuando la Conade cumplió 25 años de existencia. Solamente el 60% de los que practican deporte lo hace en una instalación pública.

Un dato junta los polos: siete de cada 10 mexicanos mayores de 18 años que son inactivos físicamente no ha terminado su educación básica. Y cuatro de cada diez nunca en su vida ha realizado un acto deportivo o de ejercicio físico. En estas ruinas que ves nunca verás lo que… no pudo ser. 

Con información de Rosario Reyes, María Eugenia Sevilla y Eduardo Bautista

Con los 120 mil mdp que se perderían con la cancelación del NAIM, se podría hacer lo siguiente: