Eugenia Sutti, la maestría de llevar las voces operísticas a lo sublime
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Eugenia Sutti, la maestría de llevar las voces operísticas a lo sublime

COMPARTIR

···
menu-trigger

Eugenia Sutti, la maestría de llevar las voces operísticas a lo sublime

bulletPara la soprano, que compartió escenario con el tenor Plácido Domingo, el talento mexicano es de talla internacional.

bulletEugenia Sutti preparó a cantantes como Javier Camarena y Claudia Cotta.

Rocío Román
26/01/2019
Eugenia Sutti, soprano mexicana.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Luego de haber viajado al mundo de Verdi con la ópera Aída, el telón rojo cerró dejando tras de sí a una multitud que colmó de aplausos al silencio. Colosal, el Palacio de Bellas Artes ofreció una metamorfosis fuera de comprensión. Era 1977.

Unas décadas después, aquellas luces se opacaron durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari: de haber 125 funciones al año de primera calidad, pronto ya no hubo nada.

“De pronto ya no te contratan, de pronto ya no haces nada y empieza la gente a pedirme clases de canto. Claro, yo no podía irme a otro país porque aquí formé otra familia”, recuerda la soprano Eugenia Sutti.

No había contrataciones, se fue el México que prometía un futuro cultural insaciable… Bellas Artes dejó de estar a la altura de los teatros más importantes del mundo como el Metropolitan Opera y la Scala di Milán.

Para Sutti, la actividad operística actual en Bellas Artes es escasa y la representación de las obras, en algunas situaciones, carece de un distintivo que las haga sobresalientes; por ello, Eugenia Sutti tomó la decisión de formar a las promesas mexicanas del canto para alcanzar el éxito internacional.

“Tenían que prepararse a un nivel mundial, porque si en México seguían así las cosas —como en aquel entonces y como siguen ahora— pues tienen que ir pensando en una proyección mucho más internacional”, agrega Sutti.

Para la soprano, que compartió escenario con el tenor Plácido Domingo en Otello, el talento operístico en el país tiene la misma calidad que en Italia, Francia, Alemania o Estados Unidos.

Placeholder block
Plácido Domingo y Eugenia Sutti en la ópera 'Otello' en 1981.Especial
Plácido Domingo es un gran cantante, él me escogió para representar esa obra sin conocerme, fue una lindísima experiencia porque aparte de que él estaba en lo máximo de su carrera, era un gran compañero, sigue siendo una gran persona”
Eugenia Suttisoprano

Sutti nunca audicionó. Estaba en casa de su maestro Guido Picco tomando sus lecciones de canto. Estaba acostumbrada a ver a desconocidos pasearse por la estancia hasta que un día una persona misteriosa llegó, se sentó, la escuchó, la saludó y ella sólo recitó las melodías acorazadas. A la mañana siguiente, su profesor le anunció que la iba a preparar porque debutaría con La Fuerza del Destino, de Giuseppe Verdi, en el Palacio Bellas Artes en 1971.

Aquella experiencia le abrió las puertas internacionales y llevó a Eugenia Sutti a estudiar en Italia. Pero su padre estaba desahuciado y quiso mantener el secreto para no afectar el sueño de su hija; Sutti tomó la decisión de volver a México.

Por más de 17 años Eugenia Sutti ha compartido con sus alumnos la belleza y responsabilidad que implica estar en el escenario. En el inicio de sus carreras, supo mostrarle a artistas como Javier Camarena y Claudia Cotta la dedicación, el apego al estudio y la disciplina necesarias para alcanzar la talla internacional.

Placeholder block
La soprano sigue preparando a los mexicanos que aspiran a convertirse en grandes artistas.Especial
El cantante, el artista verdadero, es una persona muy sencilla y hasta humilde, entre más arriba están son más sencillos y más humildes, dígamelo a mí que tuve la oportunidad de cantar con muchos grandes del mundo: entre más arriba estaba eran los mejores compañeros, los más humildes y los más sencillos”

La profesora cree que México es una potencia en voces operísticas, pues hay una belleza variopinta y las nuevas generaciones de cantantes deben trazar metas para llegar con dedicación y esfuerzo.

“La voz es como la huella digital: única, no hay repeticiones en la voz”, menciona Sutti.

Apreciar la transmutación de rostros desolados a facciones majestuosas, desbordantes, palmas ansiosas por aplaudir… Eugenia Sutti transforma la soledad en esperanza y a sus alumnos en las voces de una generación que anunciará al mundo la belleza de los colores de la melodía mexicana.