menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Conoce a Carmen Serdán y a Hermila Galindo, las protagonistas del nuevo billete de mil pesos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Conoce a Carmen Serdán y a Hermila Galindo, las protagonistas del nuevo billete de mil pesos

bulletEl nuevo billete cuenta con las efigies de Carmen Serdán, Hermila Galindo y Francisco I. Madero, que tienen de fondo una locomotora. Aquí te decimos quiénes son ellas.

Redacción
20/11/2020
Carmen Serdán y Hermila Galindo, fundamentales en la Revolución Mexicana.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El Banco de México puso en circulación el nuevo billete de mil pesos, que hace un homenaje a la Revolución Mexicana y a algunos de sus próceres que pelearon en ella como Francisco I. Madero, además de dos mujeres fundamentales: Hermila Galindo y Carmen Serdán. ¿Quiénes son estas mujeres revolucionarias? Aquí te contamos.

Es muy importante conocer la trayectoria de estas dos mujeres que tuvieron un papel preponderante en la lucha revolucionaria que inició en 1910 contra la dictadura de Porfirio Díaz.

Hermila Galindo ocupa un lugar trascendente en la historia del feminismo en México. Nació el 2 de junio de 1886 en Ciudad Lerdo, Durango, y falleció en la Ciudad de México el 2 de junio de 1954.

Su madre, Hermila Acosta, murió después del parto; su tía, Ángela Galindo, la cuidó. En Chihuahua, Hermila estudió en la Escuela Industrial de Señoritas. Pronto adquirió fama como excelente taquígrafa gracias a su eficiente trabajo en diversos bufetes de abogados, por las clases que impartía y por haber transcrito taquigráficamente un discurso antiporfirista pronunciado en un mitin político en Torreón.

En 1911 se mudó a la Ciudad de México, donde trabajó como secretaria e impartió clases de taquigrafía. Cuando Venustiano Carranza arribó a la ciudad en 1914, ella dio un discurso de bienvenida a nombre del Club Abraham González. Inmediatamente después, Carranza la invitó a colaborar como su secretaria particular.

Además de fungir como secretaria de Carranza, fue propagandista y feminista muy activa en diferentes frentes: fue conferencista en diversas entidades del país (1914-1919), editora del semanario La mujer moderna (1915-1919) y diplomática en favor del constitucionalismo en el extranjero (1916).

Con el financiamiento de Carranza, Galindo editó el semanario La mujer moderna, y después la revista mensual Mujer moderna (1917-1919). Convirtió este órgano no solo en un foro que apoyaba el constitucionalismo, sino en un espacio para debatir sobre el feminismo liberal y los derechos de las mujeres, en especial, el sufragio femenino restringido para “las mujeres cultas”. Se declaró partidaria de la educación sexual para las niñas y criticó la doble moral sexual.

Entre enero y noviembre de 1916, Galindo participó en el I y el II Congreso Feminista, organizados por el gobernador constitucionalista Salvador Alvarado, en Mérida, Yucatán. Ella no asistió personalmente, pero envió sus ponencias. A mediados de 1916, Carranza la envió a Estados Unidos y La Habana, en una misión diplomática para impartir conferencias internacionales acerca de la Doctrina Carranza.

El 12 de diciembre de 1916, Galindo entregó al Congreso Constituyente de Querétaro su propuesta de sufragio femenino restringido para las mujeres “de cultura eficiente”. El general Silvestre González Torres apoyó esta iniciativa, pero Inés Malváez se opuso. Al final, la propuesta fue rechazada.

Después de la promulgación de la Constitución de 1917, el grupo Juventud Femenil Revolucionaria difundió la candidatura de Galindo para el VIII Distrito Electoral en la Ciudad de México. Contendió y perdió. Reconoció su derrota y se autonombró censora legislativa para dar seguimiento a las funciones del diputado federal electo.

Después del asesinato de Carranza, en mayo de 1920, Galindo perdió presencia política. En 1923 se casó con el cantante de ópera jalisciense Miguel E. Topete, con quien procreó a Rosario Topete Galindo. En 1940 recibió la condecoración al mérito revolucionario. Murió el 19 de agosto de 1954, casi un año después del reconocimiento del sufragio femenino, que tuvo lugar el 17 de octubre de 1953.

Carmen Serdán Alatriste fue la hija primogénita de Manuel Serdán Guanes y María del Carmen Alatriste. Nació en la ciudad de Puebla el 11 de noviembre de 1873 y murió en la ciudad de México, el 21 de agosto de 1948.

Sobre la infancia y adolescencia de los Serdán Alatriste se conoce poco; sin embargo, es aceptado por los descendientes que Carmen era la más instruida de los hermanos. Incluso, se asegura que impartió clases de música, aunque sobre ello no se conservan documentos fehacientes.

Provenientes de una familia ilustrada y con interés en la política, los hermanos Serdán comulgaron con las ideas liberales de la época. Los primeros indicios de la participación política de todos los Serdán datan del año 1909, cuando se llevaron a cabo las elecciones para gobernador en Puebla. }

Los hermanos participaron en la creación del Club antirreelecionista 'Luz y Progreso' y, luego Aquiles fue encarcelado por sus actividades políticas. Si bien el club estaba formado nominalmente por hombres, las reuniones políticas anteriores a la creación del club se dieron en casa de los Serdán, en las que participaron todos los hermanos: Carmen, Natalia, Aquiles y Máximo, junto a algunos de sus correligionarios más destacados como: Francisco Panganiba y Manuel Velázquez.

Así, la participación más relevante de Carmen y sus hermanos, se dio en los meses previos al levantamiento maderista.

Después del fraude electoral que posibilitó la reelección de Porfirio Díaz, Francisco I. Madero y algunos de sus partidarios se asilaron en San Antonio, Texas. Aquiles Serdán se les unió tiempo después y Carmen fue invitada por Francisco Cosío Robelo, a colaborar directamente con la causa.

La participación de Carmen en los procesos del levantamiento y la batalla misma fue muy relevante. Sobre estos hechos, una carta aclaratoria para un periódico atribuida a Manuel Velázquez y a la propia Carmen Serdán, señala: “(Adquiridas las armas y resguardadas en casa de los hermanos Rousset)…fueron trasladadas a la casa de Aquiles por las Srita. Carmen Serdán, la Sra. Filomena del Valle esposa de Aquiles y su otra hermana Natalia Serdán, ocultando dichas armas con sus vestidos hasta conseguir después de varios viajes el traslado de todas ellas a la casa de Aquiles”/2.

En los hechos del 18 y 19 de noviembre de 1910, todos los Serdán, incluida Carmen, habitaban la casa de su hermana Natalia, marcada con el número 4 de la Antigua Calle de la Portería de Santa Clara, frente al templo de las Clarisas, a tres calles del zócalo de Puebla.

Terminada la batalla del 18 de noviembre, las mujeres Serdán: María del Carmen (la madre), Carmen y Filomena (esposa de Aquiles) fueron arrestadas y encarceladas en la Penitenciaría del estado.

Detenidas Carmen y sus familiares, cursaron por cinco meses un juicio penal en su contra. Veinte días en la penitenciaría y el demás tiempo, en el Hospital San Pedro, en calidad de detenidas.

El 7 de mayo de 1911, salieron libres y regresaron a su casa entre los vítores y aclamaciones de sus simpatizantes. Carmen se mantuvo en Puebla hasta el asesinato de Madero. Después se mudó a Tacubaya en la ciudad de México. Cada año, hasta el anterior a su muerte, Carmen asistió a Puebla el 18 de noviembre a encabezar la ceremonia conmemorativa del levantamiento armado en esa ciudad.

El 19 de diciembre de 1948, se decretó la inscripción en Letras de oro del nombre de Carmen Serdán Alatriste en el Salón de Sesiones de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

El 7 de abril del 2020, el Congreso de Puebla declaró a la hermanas Natalia y Carmen Serdán Alatriste, “Beneméritas de Puebla”, y erigió un busto en su honor por ser mujeres revolucionarias, firmes en sus ideales, solidarias y apoyo fundamental para conseguir la justicia social.

Con información de del Banco de México y del Colegio de México.

Te recomendamos:

¡Que viva la Revolución! Banxico presenta nuevo billete de 1000 pesos