menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El robo a un museo que inspiró al cuidado del acervo cultural mexicano

COMPARTIR

···
menu-trigger

El robo a un museo que inspiró al cuidado del acervo cultural mexicano

bulletEl robo al Museo Nacional de Antropología e Historia cambió la percepción de la sociedad acerca del valor de los acervos.

bulletEste hecho es retratado en 'Museo', cinta protagonizada por Gael García Bernal, Leonardo Ortizgris e Ilse Salas.

Rosario Reyes
26/10/2018
'Museo' está protagonizado por Gael García.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Museo, ganadora del Oso de Plata al Mejor Guion en la 68 Berlinale, demoró más de una década en su realización, desde el primer tratamiento, a cargo de Manuel Alcalá, hasta su rodaje en una última versión coescrita por Alcalá y el director Alonso Ruizpalacios. Luego de un recorrido por festivales que aún no concluye, la película llegará a las salas el próximo 26 de octubre.

Originalmente, la trama recrearía uno de los delitos más mediáticos de la historia reciente: el robo de más de cien piezas del Museo Nacional de Antropología e Historia. Al principio de sus investigaciones, Manuel Alcalá dio con la vedette Princesa Yamal, quien fue una de las implicadas en el llamado robo del siglo y estuvo más de dos años en prisión. En el camino, la bailarina exótica se convirtió en una de las protagonistas del documental de María José Cuevas Bellas de noche y su historia fue cambiada, como el resto de los acontecimientos, en la ficción sobre el robo que cometieron los estudiantes de veterinaria Carlos Perches y Ramón Sardina, el 25 de diciembre de 1985.

Alejarse de los hechos reales, dice el director en entrevista, les permitió darle más vida a la relación de los dos amigos. “Tomar elementos de ficción, permite enfocarnos en ciertos temas que nos interesaban, como las relaciones afectivas, entre amigos, de padre e hijo, pero también la impunidad que permite que en este país sigan ocurriendo crímenes, desde los excéntricos como éste, hasta otros terribles con víctimas humanas”.

El robo al Museo Nacional de Antropología e Historia cambió tanto la implementación de medidas de seguridad en los recintos culturales, como la percepción de la sociedad acerca del valor de los acervos. “La cultura es el pilar con el que construimos nuestro futuro y una manera de comunicarnos con el mundo”, dice la actriz Ilse Salas, quien interpreta a Silvia, la hermana de Juan (Gael García Bernal), el joven universitario que maquina el robo, junto con su amigo Wilson (Leonardo Ortizgris).

“A veces nos falta preguntarnos quiénes somos, qué nos pertenece y qué estamos dispuestos a dejar ir y qué no, cuáles son nuestros límites. Esto plantea la película, no solamente como identidad nacional, sino de manera individual, son dos personajes que están buscando algo en sí mismos y nadie entiende qué, por supuesto, ellos tampoco, pero uno como espectador se identifica con esa búsqueda”, agrega la actriz.

“Es tan inmenso el misterio de la humanidad, por qué hacemos lo que hacemos, por qué podemos cometer un acto tan irresponsable, llegar a hacer una travesura que sale tan mal”, reflexiona en entrevista por separado Gael García Bernal.

“No paro de pensar que quizá ellos traían algo sucediendo en su personalidad a nivel químico incluso, una fuerza enorme que canalizada en otro entorno, en un contexto distinto, en otra época, tal vez no hubieran hecho eso. No tengo idea y no pierdo el sueño por no saber por qué lo hicieron, porque sé que esto es un abanico de razones, que de alguna manera es parte de nuestra conciencia colectiva”.

García Bernal reconoce que, si colectivamente se propusiera un nuevo asalto, sería posible. Pero el hecho de valorar los acervos culturales, hace la diferencia.

“A raíz del robo, el museo fue más visitado. Hoy unas cuarenta mil personas entran cada día, si mil de ellas se ponen de acuerdo, van a robar, no habría seguridad que lo impidiera, pero nadie piensa en eso. Qué cosa más absurda y sintomática lo que sucedió en Brasil cuando se destruyó completamente el Museo Nacional de Río, por desidia, por negligencia, falta de recursos, una serie de razones que hablan del momento que está viviendo Brasil para que un tipo maligno, inepto, cerrado, logre aglutinar a las personas y movilizarlas políticamente; quiere decir que hay un vacío fuerte y ahí hay una lección de lo que podría pasar en México si perdemos esa estructura cultural en la que el país ha trabajado tanto para aglutinar a sus ciudadanos”, concluye.