Damián Comas y el arte existencialista
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Damián Comas y el arte existencialista

COMPARTIR

···
menu-trigger

Damián Comas y el arte existencialista

bulletEl escultor y escritor nacido de padre argentino y madre mexicana presenta este martes Las verdades infames, que reúne tres novelas cortas en las que explora la naturaleza de la creación artística.

Rosario Reyes
04/03/2019
El escritor y escultor presenta su libro este martes.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Igual que esculpe en mármol, obligado a buscar una pieza de arte dentro de un bloque de piedra, Damián Comas encuentra a sus personajes dentro de sí mismos. El escultor y escritor nacido de padre argentino y madre mexicana presenta este martes Las verdades infames, que reúne tres novelas cortas en las que explora la naturaleza de la creación artística. David Miklos, Martijn Kuiper y Javier Clavé, acompañarán al autor en la presentación.

“Lo infame es lo que no se debería mostrar. Verdades que no deberían decirse pero están”, dice el escritor quien vive en Trieste, donde trabaja en una pieza monumental titulada El libro silente, un enorme acordeón con dibujos que cuando se despliega mide 15 metros y está a punto de mudarse a algún país africano que aún no define, para emprender nuevos proyectos artísticos.

“La primera novela (Chatarra), es una crítica al arte contemporáneo y a las relaciones del presente, donde no hay un vínculo físico, todo es apariencia, como las trampas que existen en el arte contemporáneo”, explica Comas en entrevista telefónica.

“En todo estamos viviendo como en una farsa. En el arte basta con que alguien con cierto prestigio publique en un medio que algo es fantástico para que todo mundo empiece a aplaudir, cuando en realidad se está vendiendo un producto, un nombre y hay mucho dinero involucrado en estas ficciones. El arte contemporáneo es mediático. Es mucho más lo que se dice de la obra que lo que es en realidad”, argumenta el artista.

En Chatarra, la trama sucede alrededor de una pareja que se está separando y pasa por un duelo tenaz. La protagonista de esa primera novela, es autora de la siguiente, titulada Caos, en la que se explora en racismo y el clasismo la sociedad mexicana en medio de una crisis sanitaria.

“Unos burgueses se encuentra con que un día ya no tienen agua y se aterran; cuando en otras zonas, es un problema que existe desde hace mucho tiempo”, adelanta Comas.

“La ciudad se va volviendo un caos porque para evitar que la gente salga en desbandada, las autoridades meten una contingencia de salud como lo que sucedió en 2009. Los capitalinos quedan en cuarentena, sin agua y sin servicios; no tienen luz, no hay internet, no pueden salir y el plan es que cuando empiecen a surtir el agua, estén dispuestos a pagar lo que sea por conseguirla”.

La plástica aparece en esta novela que Damián Comas escribió hace 10 años, a través de un artista alemán, quien durante la crisis, se dedica a pintar El diluvio universal, inspirado en el texto de Leonardo Da Vinci incluido en el Tratado de la pintura.

En la tercera novela, un reportero cultural escribe Sinética, que también da título al cierre de la trilogía de Damián Comas. En la trama, que sucede casi completamente a bordo de un avión (de ahí el título, que alude al movimiento), una ex pareja coincide en un vuelo México-Madrid.

“Alguno de los dos planeó esto para estar sentado al lado del otro. Se van haciendo preguntas todo el tiempo y para mí es como ir desenmascarando las cosas que nadie dice. Una pareja con un vínculo horrible descubre la razón porque estuvieron juntos, a lo que aspiraba ella al estar con él y cómo terminan destrozándose la vida”, explica el autor.

La literatura y la plástica se unen en el quehacer del también profesor de arte. “En la escultura es más lo que quitamos que lo que dejamos y eso a mí me interesa mucho. En literatura la parte de la edición me importa porque hay cosas que uno dice que son paja, pretensión, no aporta nada a la historia”.

El ser conciso, reconoce, le obliga a la autocrítica, mirar desde afuera su propia obra. “De tanto quitar lo que sobra, terminan siendo novelas cortas, pero no por eso carecen de profundidad. El arte para mí es una sola palabra y en ella incluyo a la literatura. Para cada medio hay una elección como finalidad. Si lo escribo es porque no te lo puedo contar con una pintura o una escultura”.