Culturas

¿Desde cuándo celebramos el ‘Grito’ de Independencia y cómo ha cambiado con el tiempo?

Es la celebración cívica más importante de los mexicanos. Pero, ¿cómo comenzó a festejarse? Silvestre Villegas, del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, nos explica.

La lucha por la Independencia de México inició la madrugada del 16 de septiembre de 1810. Sabemos que el cura Miguel Hidalgo incitó, con el ‘Grito’, a la población de Dolores (hoy Dolores Hidalgo) a levantarse en contra de las autoridades del virreinato de la Nueva España.

Este acontecimiento de insurrección liderado por el 'Padre de la Patria', en compañía de Ignacio Allende y Juan Aldama hace más de 200 años, dio origen a lo que es la celebración cívica más importante de los mexicanos. Pero ¿cómo comenzó a festejarse?

Si bien la Independencia de México se celebra oficialmente el 16 de septiembre, la ceremonia cívica del 'Grito' se efectúa a las 23:00 horas del 15 de septiembre. Esa noche los mexicanos recordamos el inicio del movimiento armado que 11 años después permitió el nacimiento de México como una nación cimentada en la independencia, la libertad y la democracia.


Origen de la celebración del 'Grito de Dolores'

El doctor Silvestre Villegas Revueltas, miembro del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, dijo en entrevista para El Financiero, que el inicio de la celebración del 'Grito' se da con José María Morelos, que propuso solemnizar el 16 de septiembre de 1810 como el día de aniversario en que se levantó la voz ante las injusticias de la corona española.

"Desde los tiempos republicanos, José María Morelos y Pavón plantea que se debe conmemorar la Independencia de México el 16 de septiembre en su escrito Sentimientos de la Nación. Entonces, en plena guerra se planteó celebrar el inicio de la Independencia", explica el maestro en Historia por la UNAM.

Se tienen registros de que el 16 de septiembre de 1812, en el poblado de Huichapan, en lo que hoy es el estado de Hidalgo, el general Ignacio López Rayón conmemoró por vez primera ‘El Grito de Dolores’. Aunque la primera celebración en Palacio Nacional se llevó a cabo en 1824 encabezada por Guadalupe Victoria, quien ese año se convertiría en el primer presidente de México.

“Ya una vez siendo República desde los 1820, se empieza a dar las celebraciones de la Independencia, que normalmente era una ceremonia cívico-religiosa donde se daba un gracias a Dios, y al mismo tiempo era el momento en que el Presidente y también los literatos y periodistas expresaban sus posturas acerca de la Independencia y de los problemas cotidianos”, señala Villegas Revueltas.


El historiador explica que la celebración del 16 de septiembre lo podemos ubicar a partir del año 1833, porque la reforma liberal establece los días festivos. Bajo el viejo orden colonial –explica- los días festivos eran casi todos los días porque tenían que ver con el santoral católico.

"Con la reforma liberal es solamente festejábamos el Jueves de Corpus, Jueves y Viernes Santo; el día de la Virgen de Guadalupe, la Navidad, 25 de diciembre, y el 16 de septiembre. Es la única fecha cívica que se festeja entre 1830 y el triunfo de Benito Juárez en 1867. A partir de ahí comienza paulatinamente a construirse el calendario cívico".

¿Qué tanto ha cambiado la celebración del ‘Grito’?

Para el doctor Silvestre Villegas Revueltas, lo que en un principio fue una ceremonia cívico-religiosa, más adelante se convirtió, a lo largo del siglo XIX, en discursos de literatos, periodistas y políticos que hacían magníficas piezas oratorias y libros donde se reflexionaba sobre la Independencia. Aunque, afirma, la fiesta oficial ha cambiado poco.

“Lo que sí cambia mucho es cómo se celebra a nivel del pueblo. Al principio es una simple fiesta entre 1820 y 1830 del siglo XIX. El país entra en una serie de problemas territoriales, políticos y financieros entre 1840 y 1860, cuando perdemos Texas y California, entonces las celebraciones se hacen muy simples; ‘¿independizarnos para qué?’, se preguntaban”, explica el historiador.

Sin embargo, refiere Silvestre Villegas -quien tiene un doctorado por la Universidad de Essex en Reino Unido- todo esto va a cambiar a partir de 1870 con Porfirio Díaz, y sobre todo el tránsito entre el centenario de la Independencia en época de Díaz y el centenario en época de Álvaro Obregón.

"Tenemos 1910, el centenario con Porfirio Díaz, en donde son fiestas muy a la francesa, paradas militares; hay inauguración de edificios públicos. Sin embargo, en 1921, después de la Revolución Mexicana, ya se encuentra en el poder Álvaro Obregón, y encarga a José Vasconcelos que haga las fiestas del centenario, pero de 1821 no de 1810", relata el experto.

El investigador universitario dice que cambia porque a diferencia de lo "afrancesado que era Porfirio Díaz, aquí es la primera vez que se dan bailables mexicanos y se da no una parada militar sino parada cívica. Como sería el desfile de la Revolución desde los años 50 hasta los 80".

Para ponerlo en la tesitura actual -explica el historiador-, la gran pregunta y afirmación que podemos hacer es ¿qué tenemos qué celebrar en medio de la pandemia de coronavirus que no termina, y afirma que la hemos pasado peor.

"Ha habido años muy terribles en la historia de México. Entonces, lo que es más importante no es tanto la ceremonia oficial sino cómo la población: ricos y pobres van a agarrar la fiesta el 15 o 16 de septiembre como una celebración propia", cuestiona el historiador.

Silvestre Villegas afirma que las celebraciones oficiales, si no tienen un respaldo popular, se quedan en una institucionalización y se van alejando de las festividades.

“Las celebraciones de Independencia entre 1930 y 1980 fueron verdaderamente muy populares y fastuosas. Sin embargo, en el mundo globalizado, los intereses son muy poderosos. Son los más interesados en ir suprimiendo las especificidades de la historia y las culturas propias”, explica el historiador.

A más de año y medio del inicio de la pandemia de COVID-19, las celebraciones del Grito de Independencia serán muy distintas. El doctor Silvestre Villegas Revueltas concluye que hay que celebrarlo a nuestro modo, después de todo, es un festejo que juega un papel fundamental en la formación de la identidad nacional de los mexicanos.

Nuevamente como en el 2020 y debido a la pandemia, la celebración del Grito de Independencia este año se hará sin público en el Zócalo capitalino, así lo anunció este martes en su conferencia matutina el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“La ceremonia del Grito va a ser excepcional, muy importante, es sorpresa. No va a haber asistencia porque tenemos que cuidar todavía los contagios de la pandemia, tenemos que seguirnos cuidando. Pero va a ser un espectáculo cívico de primer orden, una gran sorpresa”, explicó.