A 70 años del adiós de José Clemente Orozco, uno de los tres grandes del muralismo mexicano
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

A 70 años del adiós de José Clemente Orozco, uno de los tres grandes del muralismo mexicano

COMPARTIR

···

A 70 años del adiós de José Clemente Orozco, uno de los tres grandes del muralismo mexicano

Orozco fue velado con honores en el Palacio de Bellas Artes. Actualmente, sus restos descansan en la rotonda de hombres ilustres, en el Panteón de Dolores de la Ciudad de México.

Notimex
07/09/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

A 70 años de su fallecimiento, el muralista José Clemente Orozco (Jalisco, 1883-Ciudad de México, 1949) sigue vigente, y sus obras son un reflejo de la sociedad y de la situación política que vivió.

Integrante de los 'tres grandes' del muralismo en México, estuvo vinculado por afinidad ideológica y por la naturaleza de su trabajo artístico a Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y Rufino Tamayo, y como ellos, hizo florecer el arte pictórico mexicano gracias a sus creaciones, marcadas por las tendencias artísticas que surgían en Europa.

Por consejo de su familia —que veía en su facilidad para el dibujo la posibilidad de administrar sus tierras y asegurar su porvenir—, Orozco inició la carrera de ingeniero agrónomo, pero al no sentirse satisfecho, determinó consagrarse por completo a la pintura. A los 23 años ingresó a la Academia de Bellas Artes de San Carlos.

Al jalisciense se le reconoce por su obra de crítica social: Hombre en llamas, pintura realizada entre 1938 y 1939, que adorna la bóveda del Hospicio Cabañas, es considerada una de sus piezas más representativas, en la que muestra la injusticia y corrupción imperantes, al grado de que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) la incluyó como uno de los tres Patrimonios Culturales de la Humanidad de Jalisco.

En 1930 inició su segunda etapa mural, esta vez en Estados Unidos, donde dio clases de técnica de fresco en el Dartmouth College, en Hanover, Nuevo Hampshire. En 1940 viajó a Nueva York para pintar por encargo del Museo de Arte Moderno, un tablero dividido en seis partes movibles, el cual tituló Dive Bomber.

Las obras de quien también se desempeñó como caricaturista y litógrafo se pueden apreciar en el Palacio de Bellas Artes, en el Antiguo Palacio de San Ildefonso, en el Palacio de Gobierno de Guadalajara, en el Palacio Municipal de Orizaba, en La Casa de los Azulejos, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el paraninfo Enrique Díaz de León de la Universidad de Guadalajara y en el Museo Nacional de Historia, en Chapultepec, entre otros recintos.

Orozco falleció el 7 de septiembre de 1949 y fue velado con honores en el Palacio de Bellas Artes. Sus restos se encuentran en la rotonda de los hombres ilustres en el Panteón de Dolores de la Ciudad de México.

Con información del Antiguo Colegio de San Ildefonso