¿Las serpientes son la fuente del coronavirus? Estos científicos piensan que sí
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Las serpientes son la fuente del coronavirus? Estos científicos piensan que sí

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Las serpientes son la fuente del coronavirus? Estos científicos piensan que sí

bulletEvidencia científica sugiere que el coronavirus '2019-nCoV' pudo haber saltado de la especie huésped, que es el murciélago, a las serpientes, para después mutar y saltar a los seres humanos.

AP /The Conversation
22/01/2020
Actualización 22/01/2020 - 17:15
La serpiente krait china pudo ser la fuente del actual brote de coronavirus.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Las serpientes krait china y la cobra china pueden ser la fuente original del coronavirus recientemente descubierto que desencadenó este invierno el brote de una enfermedad respiratoria infecciosa mortal en China.

Se tuvo por primera vez conocimiento de la existencia de la enfermedad a finales de diciembre de 2019 en Wuhan, una ciudad importante en el centro de la nación asiática, y se ha propagado rápidamente. Desde entonces, los viajeros enfermos de Wuhan han infectado a personas en China y otros países, incluido Estados Unidos.

Utilizando muestras del virus aisladas de pacientes, los científicos en China determinaron el código genético del virus y utilizaron microscopios para fotografiarlo. El patógeno responsable de esta pandemia es un nuevo coronavirus. Está en la misma familia de virus que el conocido coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV) y el coronavirus del síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS-CoV), que han matado a cientos de personas en los últimos 17 años. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha nombrado el nuevo coronavirus 2019-nCoV.

Somos virólogos y editores de revistas y seguimos de cerca este brote porque hay muchas preguntas que deben responderse para frenar la propagación de esta amenaza a la salud pública.

El nombre del coronavirus proviene de su forma, que se asemeja a una corona o corona solar cuando se le toma una imagen usando un microscopio electrónico.

El coronavirus se transmite a través del aire e infecta principalmente el tracto respiratorio superior y el tracto gastrointestinal de mamíferos y aves. Aunque la mayoría de los miembros de la familia del coronavirus sólo causan síntomas leves similares a la gripe durante la infección, el SARS-CoV y el MERS-CoV pueden infectar las vías respiratorias superiores e inferiores, así como causar enfermedades respiratorias graves y otras complicaciones en los humanos.

Este nuevo 2019-nCoV causa síntomas similares al SARS-CoV y MERS-CoV. Las personas infectadas con estos coronavirus sufren una respuesta inflamatoria severa.

Desafortunadamente, no existe una vacuna aprobada o tratamiento antiviral disponible para la infección por coronavirus. Una mejor comprensión del ciclo de vida del 2019-nCoV, incluida la fuente del virus, cómo se transmite y cómo se replica, es necesario tanto para prevenir como para tratar la enfermedad.

Tanto el SARS como el MERS se clasifican como enfermedades virales zoonóticas, lo que significa que los primeros pacientes infectados adquirieron estos virus directamente de los animales. Esto fue posible porque mientras estaba en el huésped animal, el virus había adquirido una serie de mutaciones genéticas que le permitieron infectar y multiplicarse dentro de los humanos.

Ahora estos virus pueden transmitirse de persona a persona. Los estudios de campo han revelado que la fuente original de SARS-CoV y MERS-CoV es el murciélago, y que las civetas de palma enmascaradas (un mamífero nativo de Asia y África) y los camellos, respectivamente, sirvieron como anfitriones intermedios entre murciélagos y humanos.

En el caso de este brote de coronavirus de 2019, los informes indican que la mayoría del primer grupo de pacientes hospitalizados eran trabajadores o clientes en un mercado mayorista local de mariscos que también vendía carnes procesadas y animales consumibles vivos, como aves de corral, burros, ovejas, cerdos, camellos, zorros, tejones, ratas de bambú, erizos y reptiles. Sin embargo, dado que nadie ha informado haber encontrado un coronavirus que infecte animales acuáticos, es posible que el coronavirus se haya originado en otros animales vendidos en ese mercado.

La hipótesis de que el 2019-nCoV saltó de un animal en el mercado está fuertemente respaldada por una nueva publicación en el Journal of Medical Virology. Los científicos realizaron un análisis y compararon las secuencias genéticas de 2019-nCoV y todos los otros coronavirus conocidos.

El estudio del código genético de 2019-nCoV revela que el nuevo virus está más estrechamente relacionado con dos muestras de coronavirus similares a SARS de murciélago de China, lo que sugiere inicialmente que, como SARS y MERS, el murciélago también podría ser el origen de 2019-nCoV . Los autores descubrieron además que la secuencia de codificación de ADN de la proteína de pico 2019-nCoV, que forma la "corona" de la partícula del virus que reconoce el receptor en una célula huésped, indica que el virus murciélago podría haber mutado antes de infectar a las personas.

Pero cuando los investigadores realizaron un análisis bioinformático más detallado de la secuencia de 2019-nCoV, sugiere que este coronavirus podría provenir de serpientes.

Los investigadores utilizaron un análisis de los códigos de proteínas favorecidos por el nuevo coronavirus y lo compararon con los códigos de proteínas de los coronavirus que se encuentran en diferentes huéspedes animales, como pájaros, serpientes, marmotas, erizos, manis, murciélagos y humanos. Sorprendentemente, descubrieron que los códigos de proteínas en el 2019-nCoV son más similares a los utilizados en las serpientes.

Las serpientes a menudo cazan murciélagos en estado salvaje. Los informes indican que las serpientes se vendieron en el mercado local de mariscos en Wuhan, lo que aumenta la posibilidad de que el 2019-nCoV haya saltado de la especie huésped (murciélagos) a las serpientes y luego a los humanos al comienzo de este brote de coronavirus. Sin embargo, la forma en que el virus podría adaptarse tanto a los huéspedes de sangre fría como a los de sangre caliente sigue siendo un misterio.

Los autores del informe y otros investigadores deben verificar el origen del virus a través de experimentos de laboratorio. Buscar la secuencia 2019-nCoV en serpientes sería lo primero que se debe hacer. Sin embargo, desde el brote, el mercado de mariscos se ha desinfectado y cerrado, lo que hace que sea difícil rastrear el animal fuente del nuevo virus.

Se necesita tomar muestras de ADN de animales vendidos en el mercado y de serpientes y murciélagos salvajes para confirmar el origen del virus. No obstante, los hallazgos reportados también proporcionarán información para desarrollar protocolos de prevención y tratamiento.

El brote de 2019-nCoV es otro recordatorio de que las personas deberían limitar el consumo de animales salvajes para prevenir infecciones zoonóticas.

Este artículo fue escrito por los expertos en virología Haitao Guo, de la Universidad de Pittsburgh; Guangxiang “George” Luo, de la Universidad de Alabama en Birmingham; y Shou-Jiang Gao, de la Universidad de Pittsburgh.