Las bacterias que viven en tu intestino revelan tu verdadera edad
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las bacterias que viven en tu intestino revelan tu verdadera edad

COMPARTIR

···
menu-trigger

Las bacterias que viven en tu intestino revelan tu verdadera edad

bulletUn grupo de InSilico Medicine, startup de inteligencia artificial en Maryland, entrenó a un programa para que analizara diferentes tipos de bacterias intestinales, al final, el software pudo conocer la edad de las personas con sólo estudiar las muestras.

Redacción
15/01/2019
Actualización 15/01/2019 - 19:24
De las 95 especies de bacterias analizadas por los científicos, se encontró que 39 eran las más importantes para predecir la edad.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Los miles de millones de bacterias que viven en tu intestino te ayudan a regular la digestión de los alimentos, pero, recientemente, investigadores descubrieron que este conjunto de bacterias llamado microbioma también revela tu verdadera edad.

El investigador de la longevidad, Alex Zhavoronkov, y sus colegas de InSilico Medicine, una startup de inteligencia artificial con sede en Rockville, Maryland, examinaron más de 3 mil 600 muestras de bacterias intestinales de mil 165 individuos sanos de todo el mundo.

Del total de muestras, un tercio, es decir, mil 200 fueron de personas de 20 a 39 años, otro tercio de individuos de 40 a 59 años y el último tercio de 60 a 90 años.

Los científicos también entrenaron a un programa de computadora con un algoritmo basado en el modelo de cómo funcionan las neuronas en el cerebro, esto, con el fin de que analizara 95 especies diferentes de bacterias encontradas en el 90 por ciento de las muestras. Luego, pidieron al algoritmo que predijera las edades de las personas que donaron el restante 10 por ciento de las muestras.

El programa fue capaz de predecir con precisión las edades, informaron los investigadores, de acuerdo con el sitio Science.

De las 95 especies de bacterias, se encontró que 39 eran las más importantes para predecir la edad.

Por lo que el microbioma funciona como un reloj biológico sorprendentemente preciso, capaz de predecir la edad de la mayoría de las personas en años.

Zhavoronkov y sus colegas encontraron que algunos microbios se volvieron más abundantes a medida que las personas envejecían, como el Eubacterium hallii, importante para mantener el metabolismo en los intestinos; sin embargo, la presencia de otros disminuyó, como es el caso del Bacteroides vulgatus, que se ha relacionado con la colitis ulcerosa, un tipo de inflamación en el tracto digestivo.

Aunque reconocieron que los cambios en la dieta, los hábitos de sueño y la actividad física contribuyen también a estos cambios en las especies bacterianas, dijo el coautor del estudio, Vadim Gladyshev, un biólogo de la Universidad de Harvard que estudia el envejecimiento.

Zhavoronkov cree que este "reloj de envejecimiento" podría usarse como base para evaluar qué tan rápido o lento es el envejecimiento de la persona y si cosas como el alcohol, los antibióticos, los probióticos o la dieta tienen algún efecto sobre la longevidad. También podría usarse para comparar a personas sanas con personas que tienen ciertas enfermedades, como el Alzheimer, para ver si sus microbiomas se desvían de la norma.

La idea de que puedes predecir la edad de alguien en función de su microbioma intestinal es "muy plausible" y de "tremendo interés" para los científicos que estudian el envejecimiento, dijo a Science, Robin Knight, director del Centro de Innovación de Microbiomas de la Universidad de San Diego, California.

Pero considera que uno de los desafíos de desarrollar un reloj de este tipo es que existen enormes diferencias en cuanto a la presencia de bacterias en las entrañas de las personas de todo el mundo. "Es extremadamente importante replicar este tipo de estudios con poblaciones marcadamente diferentes"para averiguar si hay signos distintos de envejecimiento en diferentes grupos de personas, señala Knight.