¿Lagos subterráneos en Marte? Científicos tienen evidencia de que existieron
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Lagos subterráneos en Marte? Científicos tienen evidencia de que existieron

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Lagos subterráneos en Marte? Científicos tienen evidencia de que existieron

bulletLos datos recogidos por las sondas de la NASA y de la Agencia Espacial Europea han proporcionado la primera evidencia geológica de un ancestral sistema subterráneo marciano de agua.

AP
01/03/2019
De acuerdo con científicos, Marte pudo haber albergado lagos subterráneos.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Los científicos dicen que las imágenes de cráteres en Marte tomadas por sondas espaciales europeas y estadounidenses indican que muy probablemente existió en el planeta una red de lagos subterráneos.

Los datos recogidos por las sondas de la NASA y de la Agencia Espacial Europea (ESA) en órbita alrededor del planeta rojo han proporcionado la primera evidencia geológica de un ancestral sistema subterráneo marciano de agua, de acuerdo con un estudio de científicos de Italia y Holanda publicado en la revista Journal of Geophysical Research.

Uno de los científicos participantes, Francesco Salese, dijo este viernes en un correo electrónico que las conclusiones confirman modelos previos y estudios a menor escala, y que los lagos subterráneos muy probablemente pudieran haber estado conectados entre sí.

La noción de agua en Marte ha fascinado desde hace mucho tiempo a los científicos por la posibilidad de que el planeta haya albergado alguna vez condiciones similares a las que permitieron el desarrollo de la vida en la Tierra. Parches de hielo detectados previamente en Marte ofrecen indicios prometedores de un pasado con agua en ese mundo árido.

Los científicos dicen que los canales de flujo, los valles en forma de estanques y los depósitos de sedimentos que asemejan abanicos aluviales vistos en decenas de cráteres de decenas de kilómetros de profundidad en el hemisferio norte de Marte habrían necesitado agua para su formación.

El coautor del estudio, Gian Gabriele Ori, dijo que un océano que algunos científicos conjeturan existió una vez en Marte hace entre 3 mil millones y 4 mil millones de años pudo haber estado conectado con esos lagos subterráneos.

Los estudiosos vieron además indicios de minerales en Marte, como arcilla, que habrían requerido largos períodos de exposición al agua para formarse.

Ralf Jaumann, un científico planetario del Centro Aeroespacial de Alemania, quien no participó en el estudio, dijo que esos sitios son un buen punto de partida para las futuras sondas que aterricen en Marte en busca de indicios de vida ancestral.

Sin embargo, Jack Mustard, un profesor de geología en la Universidad Brown, en Estados Unidos y quien tampoco formó parte del estudio, cuestionó las conclusiones del reporte, diciendo que él no veía evidencia de lagos subterráneos en los datos.

"No obstante, probablemente solo soy un marciano escéptico", agregó.

La más reciente sonda de la NASA en Marte comenzó a excavar el planeta rojo, pero se topó con algunos inconvenientes, informaron científicos este viernes.

El taladro alemán en la sonda InSight golpeó lo que al parecer son un par de piedras. Solo logró perforar entre 18 y 50 centímetros, muy lejos de su meta inicial, indicó el Centro Aeroespacial Alemán.

La compañía de ingeniería Astronika, con sede en Polonia, desarrolló el dispositivo de martilleo en el “topo”.

“No son buenas noticias para mí, porque aunque el martillo ya demostró que funciona, el ambiente de Marte no nos favorece”, declaró el jefe de ingeniería de la compañía, Jerzy Grygorczuk.

Eventualmente, el equipo aspira a perforar hasta cinco metros, lo que impondría un récord de otro mundo. La sonda realiza excavaciones para medir la temperatura interna del planeta.

La sonda InSight llegó a la superficie de Marte en noviembre pasado.

Controladores de vuelo en el Jet Propilsion Laboratory de la NASA en California enviaron el jueves instrucciones a la sonda para comenzar con las excavaciones. El dispositivo descansará por un tiempo antes de reanudar las perforaciones.

La nave ya tiene un sismógrafo en la superficie, detectando sismos potenciales. La sonda es estacionaria, pero cuenta con un brazo robótico para maniobrar sus dos experimentos principales.