Ciencia

El poliamor, el poliamor: Cómo la pandemia vino a modificar el 'arte' de las relaciones abiertas

Las conversaciones sobre infecciones de trasmisión sexual parecen, hasta cierto punto, haber preparado a los practicantes de estas relaciones para la pandemia... o quizá no tanto como se pensaría.

Hace unos años comencé a realizar entrevistas con más de 100 personas sobre sus experiencias de citas en línea. Quería saber cómo las personas se presentaban en sus perfiles, percibían a otros usuarios en las plataformas y tomaban decisiones sobre con quién salir.

Mis participantes incluían personas solteras que intentaban encontrar "al indicado"; algunas simplemente buscaban salir y ligar casualmente, y otras estaban en relaciones poliamorosas o abiertas que buscaban expandir su red de amantes.

Las cosas iban bien, con un flujo constante de datos, justo hasta que llegó la pandemia. El confinamiento puso 'patas arriba' los flujos de la vida amorosa.


Así que cambié de tema y decidí centrarme en cómo la pandemia había influido en la vida amorosa de mis participantes. Envié encuestas trimestrales y entrevisté a los sujetos a través videochats, el teléfono y las redes sociales.

Pronto surgió un hallazgo: las personas que practicaban el poliamor se enfrentaban a un conjunto totalmente diferente de dilemas relacionados con la pandemia que quienes practican la monogamia.

Al mismo tiempo, su experiencia al navegar por las complejidades de tener más de una pareja los había puesto en una ventaja particular cuando se trataba de manejar problemas de citas específicos de una pandemia.

El lenguaje del poliamor

The Smart Girl's Guide to Polyamory define el poliamor, a menudo abreviado como "poli", como "entablar múltiples relaciones románticas simultáneamente con pleno conocimiento y consentimiento de todas las partes".


Contrariamente a las percepciones y los mitos, el poliamor no se trata estrictamente de sexo ni es una forma de engaño. Más bien, se centra en las relaciones. Todos los involucrados conocen el arreglo.

Las redes de relaciones, también conocidas como 'polículas', pueden ser complejas e interconectadas.

Existen numerosas formas: las redes jerárquicas colocan determinadas relaciones sobre otras. Luego están los arreglos no jerárquicos, que no priorizan ni colocan a las parejas en el centro. En el poliamor en solitario, las personas prefieren la autonomía y otorgan a todas las parejas románticas la misma posición.

Con toda esta variación, ha surgido un léxico exclusivo de las relaciones poliamorosas. Un 'metamour" se refiere a la pareja de su pareja, y 'compersión' se refiere a una sensación de felicidad que siente por una pareja que está feliz con otra pareja.

Dentro de una configuración jerárquica, la gente poli usa términos como socio 'primario' y 'secundario', mientras que muchas personas poli solas rechazan el lenguaje que caracteriza a un sistema escalonado. Prefieren llamar a sus amantes importantes 'socios ancla'.

Estos arreglos son más frecuentes de lo que cree.

Un estudio representativo de 2016 de adultos en EU encontró que 21 por ciento informó haber participado, en algún momento de su vida, en una relación definida como aquella en la que "todos los socios están de acuerdo en que cada uno puede tener relaciones románticas y/o sexuales con otros socios".

Por otra parte, un documental de CBSN sugiere que entre 4 y 5 por ciento de los adultos que viven en EU están practicando actualmente la no monogamia consensuada, mientras que un estudio de 2018 estima que al menos 1.44 millones de adultos en EU caen dentro de la categoría poliamorosa.

La socióloga Elizabeth Sheff ha señalado que estas estadísticas probablemente subestiman la prevalencia de estos arreglos, porque muchos poliamoristas "a menudo están encerrados y temen la discriminación debido al estigma que a menudo se atribuye a los modelos de relación no tradicionales".

Las polículas se dan 'un break'

Para las personas solteras, encontrar al menos una pareja ha sido bastante difícil durante la pandemia, pero para quienes están acostumbrados a hacer malabares con múltiples relaciones, la pandemia los ha obligado a repensar por completo sus expectativas de tener citas.

En un episodio de marzo de 2020 de su Savage Lovecast, el columnista sexual Dan Savage declaró que el "poliamor se canceló" debido a la pandemia.

En mi estudio, algunos participantes que se identifican como poliamorosos, a todos los que me refiero con seudónimos, parecían estar de acuerdo con la afirmación de Savage. Me dijeron que eran "monógamos por ahora", aunque no por preferencia, sino por circunstancias.

En julio, 'Chico pelón', un poliamoroso casado de 50 años, informó que su relación más reciente parecía "estar fracasando".

"Me he reunido con ella afuera a una distancia social de aproximadamente tres metros tres veces desde el encierro", agregó. "Solo hemos hecho un chat de video una vez. Los mensajes están disminuyendo. Ella también está asociada de manera monógama con uno de sus socios".

Lance, un poliamoroso de 61 años, simplemente citó la falta de oportunidades. "Me gustaría 'salir con cautela'", me dijo, "pero los mecanismos para encontrar a otros no funcionan como lo hacían antes de la pandemia. Creo que mucha gente se ha 'ido al suelo' en el lenguaje militar".

'Aristóteles', un poliamoroso de 56 años, sintió una nueva apertura a la monogamia. Intentar llevar un estilo de vida 'poli' durante la pandemia había sido agotador.

"Este clima", dijo, "simplemente ha puesto demasiado estrés en mi vida anterior".

Me di cuenta de cómo las personas en los grupos de Facebook dedicados a las relaciones polivalentes estaban discutiendo cómo los pedidos para quedarse en casa favorecían algunos tipos de relaciones sobre otros. Aquellos con 'socios de anidación' - un socio o socios residentes - se les concedió automáticamente el derecho a mantener sus relaciones durante el encierro.

Mientras tanto, se esperaba que los que vivían separados cortaran la conexión por un período indefinido.

El poliamor se adaptó al coronavirus

En mi estudio también hubo participantes que han intentado conservar algo parecido a sus relaciones preexistentes.

Debido a que la comunicación abierta es un elemento importante de las relaciones 'poli', es común hablar sobre salud sexual, infecciones de transmisión sexual (ITS) y pruebas.

Esta experiencia ha sido de gran utilidad para las personas 'poli' cuando se trata de hablar sobre las pruebas de COVID-19 y los contactos sociales.

Como explicó Dandelion, una persona no monógama y no binaria de 20 años: "Creo que tener que navegar por las conversaciones sobre infecciones de transmisión sexual antes de COVID me preparó mucho para tener esas conversaciones".

Un hombre 'poli' de 64 años que se hace llamar 'Salsa especial' hizo un punto similar con respecto al coronavirus: "Las conversaciones sobre el riesgo y la exposición al SARS-CoV-2 son como conversaciones sobre sexo seguro y pruebas".

A lo largo de la pandemia, hemos oído hablar de familias y amigos que forman 'cápsulas' o 'burbujas', lo que limita la interacción sin mascarillas o cubrebocas a un grupo pequeño y predeterminado para prevenir la propagación del patógeno.

Para muchas personas 'poli', sus polículas no se superponen perfectamente. Algunos viven con compañeros de habitación o miembros de la familia, mientras que sus parejas viven en otro lugar. Encontrar formas de conectarse con socios sin poner en peligro a los miembros de su grupo ha demostrado ser un desafío.

'Curio', una mujer poli solitaria de 38 años, informó que los miembros de su hogar cambiaron las reglas en agosto cuando se dieron cuenta de que "necesitaban preparar a las personas para que tomaran decisiones informadas y basadas en la reducción de daños, en lugar de decir un rotundo 'no'. Estuvieron de acuerdo en que a los compañeros de casa se les permitiría conectarse con otras personas más allá de su burbuja si la persona que estaban viendo había recibido una prueba negativa al nuevo coronavirus y estaba en cuarentena hasta la reunión.

'Suedonym', una mujer poli de 35 años, describió negociaciones similares para proteger a un miembro inmunológico comprometido; el grupo decidió que "una persona debe estar en cuarentena y ser asintomática durante dos semanas antes de que se le permita ingresar al grupo".

Las redes se vuelven difíciles de manejar

Y, sin embargo, los riesgos podrían ser abrumadores, con algunos arreglos poliamorosos que reflejan una red de contactos en expansión.

En mayo, 'Poly Slut', un poli hombre solitario de 45 años, dibujó un mapa de red social de las polículas interconectadas suyas y de su compañero de cuarto. Rápidamente se dio cuenta de que no habría sido práctico adherirse a las pautas de seguridad, por lo que al final suspendió algunas relaciones para reducir el riesgo.

En enero, Ebullient Mommy, una mujer poli casada de 47 años, decidió, tristemente, poner fin a "todas las pijamadas en persona con mi novio porque ... él elige pasar tiempo en casa con personas conocidas para él y su otra pareja, pero que yo no conozco y sin cubrebocas".

Un hombre no monógamo de 66 años que se hace llamar 'Seadog' describió un cambio similar con uno de sus socios habituales.

"Estaba ampliando un poco mi esfera de contactos", explicó, "y eso la puso nerviosa".

Ahí radica el dilema central para las personas en relaciones poliamorosas. Debido a la complejidad de las polículas, los desafíos de mantener vivas las relaciones románticas son aún mayores. Hasta que la vida vuelva a la normalidad, es necesario hacer compromisos constantemente.

La nota original la puedes encontrar aquí.

La investigación de Riki Thompson, la autora, explora los problemas generados por la naturaleza dinámica del lenguaje, las imágenes visuales y la tecnología, con el deseo de comprender cómo las personas construyen identidad y negocian espacios digitales y plataformas de citas en línea para encontrar conexión y pertenencia.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.