Ciencia

Científicos descubren 7 nuevas variantes de COVID-19 en EU

El estudio realizado en el Centro de Investigación de Vacunas de de la Universidad de Pittsburgh revela cómo el SARS-CoV-2 desarrolla nuevas variantes que evaden los anticuerpos.

Científicos del Centro de Biología Evolutiva y Medicina de la Universidad de Pittsburgh descubrieron siete variantes de COVID-19 recientemente identificadas que circulan en Estados Unidos. Esta evolución es la razón por la que es importante desarrollar múltiples herramientas para combatir la pandemia, dijeron.

Aunque los investigadores aclararon que su estudio aún requiere revisión científica, dijeron que estas nuevas variantes evaden los anticuerpos del virus SARS-CoV-2. Sin embargo, explicaron que están publicando estos hallazgos en línea para compartirlos rápidamente con otros expertos.

El equipo ha estado revisando las secuencias genómicas depositadas en GISAID, una base de datos global que los investigadores están utilizando para compartir información genética sobre el virus en gran parte del mundo. Es donde los científicos notaron por primera vez el aumento de nuevas variantes.

Desde que el artículo se presentó por primera vez en noviembre, los investigadores observaron cómo se desarrollaba este patrón, ya que diversas variantes se extendieron rápidamente. Las variantes identificadas por primera vez en el Reino Unido y Sudáfrica tienen estas deleciones (un tipo de mutación genética) de secuencia.

"A fines de enero de 2021, nuestros dos programas independientes de vigilancia genómica del SARS-CoV-2 de la Universidad de Ciencias de la Salud de Nuevo México en Albuquerque, y el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Luisiana en Shreveport, cada uno notó números crecientes de virus portadores de una mutación S: Q677P, y que esta variante había aumentado en frecuencia en las muestras recolectadas a fines de 2020 hasta mediados de enero", escribieron los investigadores en la revista Science.

Cuando comenzó el proyecto, en el verano de 2020, se pensaba que el SARS-CoV-2 era relativamente estable, pero cuanto más examinaba la base de datos el profesor Kevin McCarthy, uno de los autores principlaes del estudio y asistente de biología y genética molecular en la Universidad de Pittsburgh, más eliminaciones veía y surgía un patrón.

Las eliminaciones siguieron sucediendo en los mismos lugares de la secuencia, lugares donde el virus puede tolerar un cambio de forma sin perder su capacidad para invadir las células y hacer copias de sí mismo.

"La evolución se estaba repitiendo", dijo Paul Duprex, otro de los autores del estudio, quien recientemente puso en marcha un laboratorio de virología estructural en el Centro de Investigación de Vacunas de la Universidad de Pittsburgh. "Al observar este patrón, podríamos pronosticar: si sucedió algunas veces, es probable que vuelva a suceder".

Aunque este documento muestra cómo es probable que el SARS-CoV-2 escape a las vacunas y terapias existentes, es imposible saber en este momento exactamente cuándo podría suceder. "¿Las vacunas COVID-19 en el mercado hoy continuarán ofreciendo un alto nivel de protección durante otros seis meses? ¿Un año? ¿Cinco años?", se preguntan.

"Aún no se ha determinado hasta qué punto estas eliminaciones erosionan la protección", dijo McCarthy. "En algún momento, tendremos que empezar a reformular las vacunas, o al menos considerar esa idea", concluyó.

Una razón más para usar cubrebocas: la humedad que generan podría ayudar a evitar el COVID grave

¿El cambio climático jugó un papel en el origen del coronavirus? Los murciélagos tienen la respuesta