Ciencia

El cambio climático trae una nueva amenaza: está apagando el brillo de la Tierra

La luz reflejada por la Tierra disminuyó un 0.5 por ciento en las últimas dos décadas.

El cambio climático ha provocado heladas, calores extremos y lluvias torrenciales que han ocasionado decenas de muertes en el mundo, sin embargo ahora trae una nueva amenaza: está apagando el brillo de la Tierra.

La luz solar neta que llega al sistema climático de la Tierra depende de la irradiancia solar y la reflectancia del planeta, fenómeno al cual se le conoce como albedo. A su vez, la luz reflejada por nuestro planeta depende de diversos componentes como los océanos, la nieve, el hielo y las nubes. Estas últimas encargadas de reflejar aproximadamente la mitad de la luz solar que las golpea.

Durante dos décadas, de 1998 al 2017, investigadores observaron la luz de la tierra desde el Observatorio Solar Big Bear, ubicado en California, para medir el albedo terrestre, es decir, la reflectancia o “brillo” de la Tierra.


Para el estudio, publicado en la revista Geophysical Research Letters, los investigadores medieron la luz solar reflejada desde la Tierra a la parte oscura de la cara lunar y de regreso al observador nocturno, produciendo así una reflectancia instantánea a gran escala del planeta.

Descubrieron que el albedo muestra una disminución correspondiente a un forzamiento climático neto de aproximadamente 0.5 vatios por metro cuadrado. Es decir, la luz reflejada por la Tierra disminuyó un 0.5 por ciento durante el tiempo del estudio.

Si bien la investigación abarcó dos décadas, los investigadores observaron que la mayor disminución de la luz ocurrió en los últimos tres años del estudio. Además hallaron que el brillo del sol no se relacionó con la caída de la reflectancia, por lo que el cambio de la luz que refleja la Tierra debe provenir desde el mismo planeta.

La causa de la disminución del brillo de la Tierra, explicaron los científicos, es la pérdida de las nubes brillantes (encargadas de reflejar aproximadamente la mitad de la luz solar) en el Pacífico oriental, lugar donde también se registraron fuertes aumentos en la temperatura de la superficie del océano.


“La reciente caída en el albedo se atribuye a un calentamiento del Pacífico oriental, que se mide para reducir la cobertura de nubes bajas y, por lo tanto, el albedo”, señalaron.

Sin embargo, no está claro si estos cambios surgen de la variabilidad interna del clima o son parte de la retroalimentación de forzamientos externos, por lo cual los científicos señalaron que se necesita de más estudios para un hallazgo concluyente.