¿Por qué suena así la Alerta Sísmica de la CDMX?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué suena así la Alerta Sísmica de la CDMX?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Por qué suena así la Alerta Sísmica de la CDMX?

bulletEs un sonido que causa temor en algunos ciudadanos pero que genera un sentido de alerta en un sismo. Te contamos de dónde y cómo nació la alerta sísmica.

Omar Ortega
21/01/2020
Actualización 21/01/2020 - 18:31
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La Alerta Sísmica es un sonido que genera miedo y temor en algunas personas, pero que tiene como objetivo generar un sentido de alerta en las personas para actuar de manera adecuada y anticipada a un sismo.

El Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES) señaló que, en efecto, es un sonido que causa miedo y temor entre los ciudadanos, pero tiene una razón de ser.

Cuando ingenieros de audio de la Asociación de Radiodifusores del Valle de México comenzaron a trabajar en sintetizar el sonido que se utilizaría, buscaron generar un sonido grave y de alto alcance que activara un sentido de alerta en la ciudadanía para que actúen más rápido.

El titular del CIRES, Juan Manuel Espinosa, apuntó que luego del sismo del 19 de septiembre de 1985 se comenzaron a realizar los primeros simulacros con pruebas piloto de sonidos.

Primero se usaron sirenas parecidas a las de ambulancias y patrullas y se reproducía en escuelas públicas de la capital, pero este sonido tuvo que cambiar.

“Los niños cumplían con las prácticas de protección civil, pero cuando pasaban ambulancias o patrullas, algunos niños y maestros comenzaban a salir creyendo que un temblor ocurriría”, contó Espinosa.

Francisco Martínez, jefe del Programa de Atención Psicológica de la UNAM, consideró que la alerta es una medida de precaución necesaria y que cumple su función, pese a las sensaciones que provoca.

“Los efectos naturales de la alerta sísmica son de rechazo y miedo. Causa temor. Todo mundo está más preocupado esperando el momento en que suene la alerta, lo cual es razonable y lógico”, indicó el experto.

“Hay gente que no puede dormir porque están esperando que no se escuche el sonido. Dependerá mucho de la historia de vida de cada persona el tiempo en que recuperen su equilibrio emocional al escuchar el sonido”, añadió Martínez.

Manuel de la Llata García fue un actor de doblaje y locutor mexicano que antes de realizar la voz para la alerta sísmica ya había trabajado durante 25 años en esa industria, con personajes como 'Clark Kent' en la primera película de Superman, de 1978.

Una publicación de The New York Times en español indicó que De la Llata tenía una voz grave y una dicción precisa que le permitía grabar personajes con galanura. También hizo el papel de 'Han Solo' en la primera película de La Guerra de las Galaxias.

El CIRES eligió a Manuel de la Llata cuando había cambiado el doblaje por la locución de comerciales para radio y televisión, actividad que le resultaba más redituable.

La razón por la que se le eligió fue que después del terremoto de 1985 la alerta sísmica no se escuchaba en altavoces públicos y se propuso que la alerta se reprodujera en todas las radiodifusoras de la capital en caso de un sismo. Para ello, se requería una voz grave y clara de algún locutor con experiencia en radio.

El Centro de Instrumentación y Registro Sísmico (CIRES) informó que la alerta sísmica surgió por primera vez en 1993, cuando de ser un proyecto experimental pasó a ser un servicio público.

Las autoridades del entonces Departamento del Distrito Federal, personal de CIRES e ingenieros de audio de la Asociación de Radiodifusores del Valle de México se reunieron y trabajaron para sintetizar un sonido de sirena particular.

Buscaban un sonido de tono grave y de gran alcance. También se contrató al actor de doblaje Manuel de Llata para grabar el aviso “alerta sísmica” que hoy resulta tan familiar.

La alerta sísmica pasó de las escuelas, edificios de Gobierno y unidades habitacionales a los altavoces de la Ciudad de México el sábado 12 de septiembre de 2015. Esos altavoces tienen un alcance de 200 metros a su alrededor y están colocados en las 16 alcaldías de la capital.

La alerta sísmica solo puede ser utilizada por quienes están autorizados de manera oficial. “El uso indebido y no autorizado que ponga en riesgo a las personas podrá ser sancionado de acuerdo a las leyes vigentes en materia de seguridad y protección civil que correspondan”, se estableció el 2 de marzo de 2017.

Quienes hagan un uso indebido de la alerta, como hacerla sonar en un lugar público mediante algún dispositivo electrónico, serán multados por el equivalente de 21 a 30 veces la Unidad de Cuenta de la Ciudad de México vigente o con arresto de 25 a 36 horas, según el CIRES.