CDMX

Multarán con hasta 9 mdp a 'vecinos ruidosos' en CDMX

La reforma aprobada en el Congreso capitalino también establece la 'clausura temporal o definitiva' de las fuentes contaminantes auditivas.

Con 46 votos a favor y por unanimidad, el Congreso local de la Ciudad de México aprobó este martes una iniciativa de Morena que reforma la Ley Ambiental de Protección a la Tierra del Distrito Federal, que establece que quien contamine en la ciudad con ruido más allá de lo permitido podrá ser detenido y sancionado con multas de más de ocho millones 962 mil pesos.

A nombre del diputado morenista José Luis Rodríguez Díaz de León, la iniciativa establece que "el ruido es un problema de salud pública, pues provoca trastornos de sueño o estrés, así como ansiedad, depresión, neurosis acentuando algunos padecimientos cardiovasculares".

Añade que "los especialistas han determinado que la exposición a niveles altos de ruido puede llegar a producir pérdida de audición y en algunos casos, ésta puede llegar a ser irreversible".

Las reformas a su artículo 5 y la adición del capítulo VII al título Quinto precisa que "corresponderá a la Secretaría de Seguridad Ciudadana detener y presentar ante el Juez Cívico a los probables infractores que ocasionen ruidos por cualquier medio, que notoriamente atenten contra la tranquilidad o representen un riesgo a la salud y el ambiente de los vecinos, de acuerdo con la Ley de Cultura Cívica de la Ciudad de México".

Aclara que "las sanciones a las conductas previstas en el presente capítulo se resolverán en términos de lo establecido en el artículo 213 de la Ley, que contempla multas desde el equivalente a 20 y hasta 100 mil veces la Unidad de Cuenta de la Ciudad de México vigente, que asciende a ocho millones 962 mil pesos.

También, "la clausura temporal o definitiva, parcial o total de las fuentes contaminantes, de las obras y actividades, así como de las instalaciones en que se desarrollen los hechos que den lugar a la imposición de la sanción; el arresto administrativo hasta por treinta y seis horas; la reparación del daño ambiental; el decomiso de los materiales, sustancias o residuos contaminantes; así como de vehículos, utensilios, instrumentos, equipo, herramientas, contenedores, pipas o autotanques de gas y cualquier bien directamente relacionado con la conducta que da lugar a la imposición de la sanción".

Además, "la demolición de las obras e instalaciones relacionadas con la conducta que da lugar a la imposición de la sanción; la suspensión temporal, anulación o revocación de permisos, licencias, certificaciones, registros, concesiones y/o autorizaciones; o la compensación del daño ambiental en función del dictamen del daño ambiental que la autoridad ambiental emita".

Precisa que la Secretaría del Medio Ambiente deberá establecer "los límites máximos permisibles de ruido de las fuentes fijas y las móviles que, conforme a lo establecido en la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente", así como "los equipos, dispositivos y otros sistemas de reducción de emisiones que deban adoptar las fuentes fijas y las móviles".

Se insiste en que el ruido "llega a causar fatiga e inestabilidad emocional, por lo que la combinación de estos males a largo plazo y la constante exposición a altos niveles de ruido deteriora la salud, la calidad de vida, y cambia la forma en que las personas realizan sus actividades y su desarrollo social".

Se advierte también que "la OMS determinó que el ruido es el segundo factor más perjudicial para la salud después de la contaminación del aire, por lo que una persona no debe estar expuesta a más de 60 decibeles (dB) y exponerse a niveles de más de 90 dB representa una situación crítica".

Por ruido se considera "los sonidos o vibraciones en niveles que produzcan alteraciones, molestias, riesgos o daños para la salud de las personas y sus bienes, o que causen impactos significativos sobre el ambiente".

Argumenta que "el acelerado crecimiento poblacional, del transporte, y de los establecimientos mercantiles, así como modalidades no previstas en la legislación, son la principal causa de ruido en la Ciudad de México, debido a que todas estas actividades podrían trastocar el equilibrio natural, pues el ruido es todo sonido indeseable que afecta o perjudica a las personas. Hoy en día, el ruido es una de las principales fuentes de contaminación en nuestro país", subraya.