Victoria’s Secret tiene 'nuevos' protocolos contra el acoso y abuso sexual, ¿pero son suficientes?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Victoria’s Secret tiene 'nuevos' protocolos contra el acoso y abuso sexual, ¿pero son suficientes?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Victoria’s Secret tiene 'nuevos' protocolos contra el acoso y abuso sexual, ¿pero son suficientes?

bulletDesde mayo del año pasado, Victoria's Secret tiene reglas para proteger a las modelos de potenciales acosos y abusos sexuales; sin embargo, parece que la cadena de lencería aún no quiere dar un mayor paso para combatir estos problemas.

Bloomberg / Jordyn Holman y Kim Bhasin
12/02/2020
Actualización 12/02/2020 - 21:08
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En la primavera del año pasado, Victoria’s Secret impuso reglas oficiales para proteger a sus modelos de lencería por primera vez en sus cuatro décadas de historia.

El escándalo de Harvey Weinstein tenía en ese momento casi dos años, y el movimiento #MeToo estaba fomentando un rechazo cultural de la visión anticuada de la belleza femenina representado por Victoria's Secret, lo que aceleró el colapso del 75 por ciento en el precio de las acciones de su empresa matriz, L Brands, desde un máximo en 2015.

La gerencia ya no podía darse el lujo de hacerse de la 'vista gorda' a los peligros que enfrentaban sus modelos en el trabajo: estar a solas con fotógrafos o ejecutivos que ejercían poder sobre sus carreras, sentir presión para desnudarse o participar en sesiones de fotos privadas.

Ahora, las nuevas reglas de Victoria's Secret incluyen asegurarse de que las modelos tengan lugares privados para cambiarse de ropa y que nunca se queden solas con un fotógrafo, maquillador o cualquier otra persona. Esas pautas, cuya historia revela Bloomberg por primera vez, son parte de una ola de autorreflexión en las industrias de modelaje y venta minorista sobre el trato hacia las personas que ayudan a vender la ropa de las marcas.

Sin embargo, la pregunta es si las nuevas reglas van lo suficientemente lejos como para marcar la diferencia.

Sara Ziff, una exmodelo que ahora lidera un grupo que aboga por más seguridades en la industria, esperaba convencer a la tienda para que se registrara en un programa que está diseñado para combatir mediante una supervisión más independiente. Ella eligió Victoria's Secret porque la compañía de lencería más grande del país había sido objeto de un nuevo escrutinio por su trato a las mujeres, en parte debido a los lazos de su dueño controlador con el delincuente sexual convicto Jeffrey Epstein. Ziff también sintió que Victoria's Secret podría ser una fuerza para una reforma, ya que se imponían acusaciones generalizadas de asalto, violación y tráfico sexual de modelos contra ejecutivos de toda la industria de la moda.

A medida que las modelos convergen en Nueva York, París y Milán este mes para los principales desfiles de moda de la primavera, la industria está llena de debates sobre si compañías como Victoria’s Secret pueden controlarse lo suficiente como para erradicar el abuso. A las modelos les resulta bastante difícil confiar en sus agencias para que velen por sus intereses, mucho menos por los de sus clientes.

Hasta 2019, Victoria’s Secret no tenía políticas estrictas y formales sobre el comportamiento apropiado en el lugar de trabajo durante las sesiones fotográficas, según una persona familiarizada con el asunto. A fines de 2018, la firma comenzó a revisar sus propias políticas, desarrollándolas internamente a través de equipos legales y de cumplimiento, y desplegándolas en mayo de 2019 con sesiones de capacitación, añadió la persona, que pidió no ser identificada por tratarse de asuntos internos.

Además de garantizar que las modelos estén acompañadas durante las sesiones de fotos, las reglas de Victoria’s Secret declararon explícitamente que nadie en el set podía beber, usar drogas, o publicar "imágenes lascivas, ofensivas o no profesionales" en las redes sociales que incluían productos o sets de L Brands. Las modelos menores de edad fueron oficialmente excluidas. Y las políticas ofrecieron orientación específica sobre cómo los fotógrafos y modelos deberían interactuar entre sí en el set. Las modelos obtendrían vestuarios privados en los que los fotógrafos no podrían ingresar.

Antes de presentarse en el lugar de trabajo, se requeriría que las modelos recibieran información sobre con quién trabajarían, el plan creativo y la visión del fotógrafo para el proyecto. Finalmente, la cadena de lencería dijo que las modelos "no deberían ser presionadas para exponer sus cuerpos más de lo que se sienten cómodas" mientras participan en sesiones fotográficas.

Cualquiera que trabajara en el set, desde las modelos hasta los fotógrafos, los maquilladores y los asociados de L Brands, tenía que reconocer estas pautas, que se extendían a la realización de videos, desfiles de moda y comerciales para Victoria’s Secret. Si las participantes se sintieran incómodas, se les recomendaría que se lo comunicaran al representante de L Brands en el sitio o que llamaran a la línea directa de ética de la compañía, operada por un tercero.

El movimiento #MeToo no fue la única razón por la que L Brands estaba bajo presión para hacer cambios. Una sensación de urgencia se había extendido por la sede de la compañía en Columbus, Ohio. Las ventas en esta misma tienda de Victoria’s Secret, una métrica importante en el comercio minorista, habían sido negativas durante tres años, los márgenes se habían visto afectados por el descuento e incluso su línea dirigida a los jóvenes, Pink, necesitaba una revisión. L Brands, que también es propietaria de Bath & Body Works, había perdido alrededor de 22 mil millones de dólares en valor de mercado desde 2015.

Victoria’s Secret también tuvo problemas para adaptarse a la competencia en línea, observando cómo el tráfico en los centros comerciales comenzó a disminuir. La marca perdió cuota de mercado ante rivales como Aerie, de American Eagle, y Savage X Fenty, de Rihanna, que atendía a mujeres con tipos de cuerpo y tonos de piel más variados. El año pasado, Victoria’s Secret canceló su desfile de moda anual hipersexualizado.

Luego, en julio, Jeffrey Epstein fue arrestado y se desató el infierno.

Los fiscales federales acusaron al financiero de dirigir una red de tráfico sexual, que incluía niñas de apenas 14 años. A medida que el pasado y las conexiones de Epstein salieron a la luz, quedó claro cuán estrechamente relacionado estaba con Leslie Wexner, presidente y director ejecutivo de L Brands , sirviendo como su administrador de dinero y utilizando su poder notarial.

Wexner, de 82 años, negó conocer cualquier actividad ilegal de Epstein, quien también respaldó una agencia de modelos que trabajó con Victoria’s Secret. Epstein, quien murió por suicidio en su celda de la cárcel en agosto de 2019, una vez afirmó a un aspirante a modelo que era un cazatalentos de Victoria's Secret, según The New York Times, y solía prometer empleos para mujeres a través de su red de hombres con poder.

El mismo mes en que murió Epstein, la organización de Ziff envió una carta a John Mehas, CEO de Victoria's Secret, ofreciéndole una forma en que la compañía podría abordar sus crecientes problemas.

Model Alliance pidió a Victoria’s Secret que se uniera a su programa Respect, considerado como el único código de conducta contra el acoso sexual existente diseñado por y para modelos. Los minoristas que firman el pacto acuerdan que los empleados, agentes, vendedores y fotógrafos seguirán reglas similares a las que Victoria’s Secret ya había desarrollado. La diferencia es que en Respect un monitor independiente puede acceder a casos en los que podría haber tenido lugar el acoso, proporcionando un nivel de supervisión fuera de la empresa.

"Victoria’s Secret tiene la oportunidad de ser una líder, usar su poder e influencia para lograr los cambios que se necesitan con urgencia en nuestra industria", dijo la Model Alliance en una carta. "Esto ayudaría mucho a nuestra industria a trazar un nuevo camino hacia adelante".

Todavía en agosto de 2019, menos de medio año después de crear sus pautas para la sesión de fotos, Victoria’s Secret decidió fortalecer aún más las protecciones para los modelos, según la persona familiarizada con el asunto. Las revisiones agregaron un requisito para que un monitor independiente autorizado esté presente durante todo el rodaje para "proporcionar supervisión y garantizar el cumplimiento de los procedimientos" y levantar advertencias, si es necesario. Las modelos que se prueban ropa para diseñadores ahora también se encuentran bajo estas protecciones.

Estas revisiones no fueron parte de la política inicial porque el equipo legal y de cumplimiento continuó su trabajo después de la implementación de las reglas en mayo, buscando otras áreas donde las protecciones podrían fortalecerse, señaló la persona. El equipo aún está investigando otras áreas, como el casting, agregó.

Los monitores independientes en las sesiones de fotos son casi todos de fuera de la empresa. Desde que estuvieron presentes, se ha planteado una preocupación a la empresa, que está tomando medidas ahora, comentó la persona.

Las reglas ya estaban vigentes cuando Ziff y su abogado visitaron la oficina matriz de Victoria's Secret, cerca del Empire State Building en Manhattan, en septiembre pasado. En el transcurso de aproximadamente una hora, hablaron con Tammy Roberts Myers, la principal ejecutiva de relaciones públicas del minorista, y otros miembros del personal sobre las condiciones de trabajo de las modelos, incluida la protección contra la conducta sexual inapropiada. Mehas, a quien se dirigió la carta, no estuvo presente en la reunión.

Ziff salió con la tarjeta de Myers y una garantía de que la Model Alliance estaba ayudando a los ejecutivos de Victoria's Secret a ser mejores oyentes.

Pero no han vuelto a hablar desde entonces. Victoria’s Secret no se ha inscrito en el programa Respect que propuso la Model Alliance, y ningún otro minorista ha sido anunciado como participante.

Las protecciones de toda la industria para los empleados vulnerables son difíciles de implementar, pero existen precedentes. La industria hotelera de EU, después de un aluvión de controversias en torno al maltrato del personal de limpieza, se ve obligada a tomar nuevas medidas para proteger a los trabajadores.

Después de que comenzara la ola #MeToo, las 'amas de casa hoteleras' lucharon con éxito por medidas en ocho ciudades importantes de EU, incluidas Chicago y Miami Beach, que requieren que las empresas proporcionen botones de pánico, llaveros portátiles que se utilizan para convocar ayuda si surge una amenaza. El principal grupo comercial de la industria se resistió a la idea al principio, diciendo que no resolvería el problema, pero a fines de 2018 las grandes cadenas hoteleras, incluidas Hilton y Marriott, acordaron adoptar los sistemas. A medida que los nombres más grandes se unieron, los más pequeños comenzaron a alinearse.

Las industrias de la hospitalidad y el modelaje emplean en gran medida a mujeres y se han utilizado como conductos para el abuso y el tráfico sexual. A diferencia de las modelos, los trabajadores hoteleros tienen sindicatos para cabildear en su nombre. Juliette Gust, presidenta de Ethics Suite, una consultora de informes de conducta y fraude en el trabajo, dijo que las modelos se parecen más a músicos y actores, en gran parte freelancers que podrían tener más recursos legales si trabajaran directamente para una corporación.

Esto significa que el cambio puede tener que venir de arriba hacia abajo, dijo Gust. "Depende de estas grandes marcas dar el ejemplo. Eso realmente ayudaría a sacudir la industria". añadió.

Este mes, The New York Times publicó una investigación sobre las condiciones de trabajo en Victoria’s Secret, que incluía nuevas acusaciones de que el exdirector de marketing de L Brands, Ed Razek, había acosado a las mujeres y que Wexner había ignorado las quejas. Razek negó las acusaciones y Wexner no hizo comentarios. L Brands está en conversaciones para vender Victoria's Secret, y Wexner está considerando retirarse como CEO de la compañía.

En una carta de la semana pasada dirigida a Mehas, la Model Alliance criticó a L Brands diciendo que la compañía se había negado a actuar desde la reunión de septiembre. "La cultura de la misoginia, la intimidación y el acoso en Victoria’s Secret es aún más atroz y más arraigada de lo que se entendía anteriormente", acusó el grupo.

Aún así, Ziff dice que quiere encontrar un camino. "Estoy realmente interesada en trabajar con Victoria’s Secret", contó. La compañía sigue abierta a las conversaciones y está considerando nuevos pasos, dijo la persona familiarizada con el asunto. Algo que no se sabe es qué haría un observador independiente del programa Respect cuando surja un problema, declaró la persona.

"Compartimos absolutamente un objetivo común con Model Alliance para garantizar la seguridad y el bienestar de las modelos", dijo Myers, la portavoz de Victoria's Secret, en un comunicado.