¿Cuál es la nueva moda en salud para adultos? Leche materna
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cuál es la nueva moda en salud para adultos? Leche materna

COMPARTIR

···

¿Cuál es la nueva moda en salud para adultos? Leche materna

Empresas de químicos invierten para aumentar la producción de un azúcar no digerible que se encuentra de forma natural en la leche materna.

Bloomberg / Jack Kaskey
12/04/2019
Actualización 12/04/2019 - 13:21
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La leche materna ya no es solo para bebés.

Los gigantes químicos mundiales DowDuPont y BASF están invirtiendo millones para aumentar la producción de un azúcar no digerible que se encuentra de forma natural en la leche materna.

Los fabricantes de fórmula infantil como Nestlé no dan abasto para saciar el apetito por el ingrediente sintético. Ahora las empresas están mirando a un cliente con aún más potencial: los adultos. DuPont estima que el mercado anual podría alcanzar los mil millones de dólares.

El oligosacárido de la leche humana (HMO, de sus siglas en inglés) es el tercer sólido más común en la leche materna, después de la lactosa y la grasa. El HMO escapa a la digestión, lo que le permite llegar al colon donde alimenta a las bacterias beneficiosas.

El HMO puede explicar por qué a los bebés alimentados con leche materna les va mejor que a los alimentados con leche de fórmula, comentó Rachael Buck, quien dirige la investigación de HMO en Abbott Laboratories, productor de Similac.

"Es un tesoro fascinante de beneficios que hemos descubierto", señaló Buck.

En los bebés, el HMO fortalece el sistema inmunitario en desarrollo, ayudando a combatir las infecciones y las inflamaciones a la vez que ayuda al desarrollo del cerebro, según investigaciones iniciales. Nuevos estudios muestran que personas de todas las edades podrían beneficiarse del HMO, coincidiendo con la creciente fascinación de los consumidores por los probióticos, las bacterias 'buenas' que pueden ayudar a mantener la salud del cuerpo humano.

El HMO sintético proviene de la búsqueda del sector para fabricar un sustituto de la leche materna que sea lo más cercano posible a la realidad. Algunos en la comunidad científica ven con escepticismo los supuestos beneficios, especialmente cuando implica un precio más alto.

"No dé por sentado que la adición de un componente de la leche humana hace que la leche de fórmula sea como la leche humana", indicó Steven A. Abrams, presidente del comité de nutrición de la Academia Estadounidense de Pediatría. "No lo es", puntualizó Abrams, profesor de la Escuela de Medicina de Dell en la Universidad de Texas en Austin.

El HMO podría llevar a tratamientos para enfermedades de adultos como el síndrome del intestino irritable, alergias e incluso el envejecimiento del cerebro, dijo Buck.

Un estudio en animales en los laboratorios de Abbott mostró que el HMO estimulaba el nervio vago, "una superconexión que comunica el intestino con el cerebro", dijo. "Esto tiene el potencial de ayudar al desarrollo del cerebro tanto al principio de la vida como, más tarde, cuando se deteriora el cerebro".

La producción comercial generalmente se alcanza a través de un proceso de fermentación utilizando cubas gigantes llenas de microbios genéticamente diseñados para producir variedades específicas de HMO, como el 2’FL.

DuPont tiene previsto invertir 40 millones de dólares en el desarrollo de su capacidad de producción de HMO este año, la segunda mayor inversión de capital después de ampliar una fábrica de Tyvek. Entretanto, se está asociando con Lonza Group para poder satisfacer la demanda actual. DuPont se convertirá en una compañía independiente cuando se separe de DowDuPont el 1 de junio.

La afirmaciones sobre los efectos beneficiosos en la salud impulsaron unas ventas de alrededor de 600 millones de dólares de HMO el año pasado para Abbott y para Nestlé.

Entre los clientes de Abbott se encuentra Heidi Haydock, gerente senior de Cardinal Health, que hace dos años no pudo amamantar a su hijo recién nacido porque estaba recibiendo quimioterapia para el cáncer de mama. Preocupada por el desarrollo de su sistema digestivo, lo alimentó con Similac con HMO.

"Una madre que no puede dar leche materna siente que falla", declaró Haydock. "Poder dar la mejor alternativa me hizo sentir mejor".