¿Por qué amamos la ropa usada, incluso pese al sudor?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué amamos la ropa usada, incluso pese al sudor?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Por qué amamos la ropa usada, incluso pese al sudor?

bulletAl revisar los montones de ropa, en donde seguro encontrarás artículos 'in', puedes hacer tu parte para salvar al planeta.

Bloomberg / Karen Toulon
09/01/2020
Actualización 09/01/2020 - 23:01
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Mi afición por la moda de segunda mano se remonta a décadas. Aparentemente, al revisar montones de ropa húmedos en busca de vestidos hechos de alas de ángel, he estado haciendo mi parte para salvar el planeta.

Se espera que el mercado de ropa de segunda mano de Estados Unidos crezca a 32 mil millones de dólares en 2020, según un informe de la industria. Eso se compara con los 28 mil millones de dólares del año pasado.

En los últimos meses, los sitios de consignación en internet han estado promocionando cuánto difieren de los minoristas tradicionales al destacar la cantidad de desechos que ahorran al reciclar ropa.

Al mismo tiempo, las compañías enfatizan cuánto se parecen a los minoristas tradicionales cuando se trata de prácticas básicas de compra. ¿Necesitas algo para ti? Visita una tienda de segunda mano. ¿Necesitas un regalo? Echa un vistazo a un sitio de consignación. ¿No estás seguro de qué comprarle a esa persona especial? No te preocupes. ¡Tienen tarjetas de regalo!

Algunos sitios web, como el líder de la industria ThredUP, se centran en marcas que los compradores pueden encontrar en los centros comerciales. Otros, como The RealReal y Poshmark, ofrecen etiquetas de diseñador de alta gama y piezas vintage, lo que generalmente significa que tienen al menos 20 años.

Esta pasada temporada de Navidad me puse a pensar: ¿podría hacer algunas de mis compras navideñas en un sitio de reventa, como si navegara por el centro comercial? Y si tuviera que comprar para otras personas, ¿les importaría que la ropa hubiera sido usada por otros?

No es una gran preocupación. Pero tampoco es nada. ¿De dónde viene esta ropa? No es que aparezca en la etiqueta. ¿Es tan simple como "entrar con lo nuevo y salir con lo viejo"? ¿Quizás aumento o pérdida de peso? ¿Migraron los gustos en moda? ¿Se mudaron los antiguos propietarios a la gran tienda en el cielo?

La ropa es de alguna manera diferente a carteras y joyas. Es más íntimo y envejece con menos gracia. A menos que estén muy sucios o muy dañados, los artículos de cuero y metales preciosos bien hechos en realidad pueden mejorar con el tiempo. Trate de pensar en "cuero envejecido" u "oro bruñido" sin sonreír.

Mis razones para amar a los "preamados" son personales. Me gustan los artículos que tienen algo de historia. También agradezco la posibilidad de que con mi preusado no me encuentre a mi doppelgänger, un problema cada vez mayor a medida que proliferan las marcas globales y las cadenas minoristas.

Vencí cualquier duda sobre el uso de ropa usada hace años. Mi compra más memorable fue un vestido largo de ante tostado con bordados decorativos, adornado con una larga piel de cordero mongol a lo largo de los puños, la apertura frontal y el dobladillo inferior. Lo encontré en algún lugar de Francia. Recuerdo tener que separar el pelaje en mi palma cada vez que extendía la mano para aceptar el cambio. Nunca me encontré con nadie vestido remotamente como yo.

Entonces, cuando escuché por primera vez sobre las tiendas de consignación en línea a principios de 2015, estaba lista. Si bien las compras en línea carecían del encanto de hurgar en los estantes de las aldeas en el extranjero, era mucho más eficiente. Encontré el bolso de noche Chanel de mis sueños en 2015, y su compañero en blanco con una cadena de oro oscilante unos meses después.

Con un poco de paciencia, conseguí un Chanel de piel de cordero negro para el día, con cadenas de color rodio que centelleaban suavemente y luego un Chanel de charol con hardware de metal mixto. Los dos últimos son lo suficientemente grandes como para llevar un par de tacones.

He regalado a mis hijas carteras vintage y collares de oro delgados con piedras preciosas que eran bonitos y únicos.