Buena Vida

¿Desanimado con el ejercicio? Encuentra la rutina que te haga feliz

No desistas en tu propósito de fin de año y encuentra el ejercicio correcto para estar en forma.

Para no aburrirse

Entrenamiento funcional

Ideal para quemar grasa y fortalecer el cuerpo. Flexiones, desplantes, sentadillas, push ups y burpees son sus principales movimientos. Cuerdas, balones, llantas y costales y bancos son las herramientas de las cuales echar mano para fortalecer todo el cuerpo. Hay rutinas de tan sólo 30 minutos con las que se consiguen resultados efectivos.

Box

Disciplinas como muay thai, body combat y kickboxing -que no necesariamente implican un combate- ayudan a ganar resistencia, agilidad, condición física y coordinación, al igual que el boxeo.

Por el ritmo y la cantidad de movimientos que se ejecutan es un excelente quemador de grasa. Además, contribuye a la salud cardiovascular y a tonificar los músculos.

Correr

Incrementa la resistencia, mejora la circulación sanguínea, aleja la osteoporosis, despeja la mente y fortalece las piernas. Mejora el estado anímico porque produce endorfinas y ayuda a combatir el estrés. Hay que hacerlo con el calzado adecuado y tener cuidado con las articulaciones de las rodillas porque las desgasta.

En el agua

Nadar o moverse dentro del agua ayuda a conseguir mejor flexibilidad, mantener la presión arterial y evitar lesiones porque con sólo flotar se reduce tensión en todas las articulaciones. Es ideal para ganar fuerza y aporta equilibrio, mejora la capacidad pulmonar y la circulación.

Bailar

Se consigue flexibilidad, fuerza y coordinación. Como ejercicio aeróbico ayuda a perder peso y mejora la circulación. Reduce el estrés y la ansiedad. En una rutina de baile de mediana a intensa durante 50 minutos se pueden quemar hasta 700 calorías.

El segundo mes del año ya está en curso y si la dieta y el ejercicio aún no dan el resultado que se desea, no hay que desistir. Aunque la agitación inicial se extinga poco a poco, en tanto la condición física va al alza, los esfuerzos de un entrenamiento tardan en notarse y se debe a varios factores, entre ellos, alimentación, constitución física y hasta las horas de sueño.

Con una disminución de la ingesta calórica habitual y la suma de la actividad física una reducción en el peso es visible en una quincena, pero para conseguir tonificar los músculos el tiempo es mayor.

"Entre tres y cuatro meses es un promedio aceptable para adultos de entre 20 y 45 años que experimentan el cambio por primera vez", afirma José González, entrenador personal con más de 20 años de práctica.

Para quienes sólo retomen sus rutinas el tiempo es menor porque los músculos y la condición física tienen memoria, agrega.

Una renovación exitosa está sujeta a factores como edad, alimentación, horas de descanso, hidratación y tipo de entrenamiento. Lo más importante es no dejar del lado un plan saludable, mantenerlo por el mayor tiempo posible y variarlo.

Otra de las claves está en encontrar el ejercicio que a cada quien le provoque felicidad. Correr, nadar, box, pesas, baile, estiramientos, yoga y cross fit, entre muchos otros, las opciones son amplias. La razón es simple: el entrenamiento a la fuerza nunca da buenos resultados y, además, la combinación de varias disciplinas provoca que varios músculos se trabajen.

Ir acompañado también ayuda, pero hacer amigos en las clases asegura permanencia porque durante las rutinas se encuentran caras conocidas que comparten un mismo objetivo.

"Para registrar los cambios y no desistir, tomarse fotos es un espaldarazo que siempre ayuda a ir por más. Es muy satisfactorio darse cuenta que es un logro personal", añade el entrenador.