Azul 70, el 'hijo' de una alianza llena de sabor
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Azul 70, el 'hijo' de una alianza llena de sabor

COMPARTIR

···

Azul 70, el 'hijo' de una alianza llena de sabor

Los sabores de varios estados de México, pero especialmente de la capital, son puestos en un menú por dos chefs.

Lizbeth Hernández
06/02/2019
Azul 70
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Las estrellas de la carta de Azul 70 son las recetas de la cocina tradicional mexicana, sus ingredientes y formas de preparación. El menú es el resultado de un esfuerzo compartido entre la investigación del historiador gastronómico y cocinero Ricardo Muñoz Zurita, y la experiencia en servicio del chef ejecutivo de las cocinas de los hoteles Fiesta Americana, Gerardo Rivera.

Ambos han trabajado juntos en numerosas ocasiones al grado que los dos afirman que son tantas, que ya hasta la cuenta perdieron. Con más de 28 años de conocerse, reconocerse y respetarse, unen su experiencia para renovar el concepto de un restaurante que desde la década de los 70 –de ahí su nombre– sigue vigente.

Antes sirvió cocina argentina, pero también internacional e italiana. Desde hace un par de años se consagra a los sabores mexicanos, tiempo en el que Muñoz Zurita tomó las riendas.

Con la finalidad de ofrecer una experiencia completa para nacionales y extranjeros, ambos cocineros renovaron el menú con platillos representativos de todo el país, pero con especial énfasis en la Ciudad de México.

Ahí están representados el cilantro, el elote y el maíz, en preparaciones como gorditas, sopes, enchiladas y chilaquiles; pero también se encuentran el pescado tikin xic y la cochinita pibil de Yucatán, el mole negro de Oaxaca o el chile en nogada de Puebla, que sólo se servirán en agosto y septiembre.

“La carta resume lo que iniciamos en el 2000 en el Azul y Oro, en el Centro Cultural Universitario; es una probadita de todo, un resumen gastronómico del país”, explica Muñoz Zurita al presentar su nueva apuesta.

El chef Rivera asegura que las opciones de guisos de la capital es amplia, por lo que se decantaron por platillos muy consumidos, como puerco en verdolagas, mole verde de Tláhuac, las cremas de cilantro y flor de calabaza y el caldo tlalpeño. “El reto es conquistar a los mexicanos, esas son preparaciones que habitualmente comen, pero con un twist de sabor; por ejemplo, los chilaquiles los servimos con rib eye, o también hay un pato cocinado lentamente que se sirve con frijoles refritos y salsa verde”.

Y para acompañar, una carta de vinos con más de 400 etiquetas, en las que el 80 por ciento son mexicanas, pero que también incluye opciones argentinas, chilenas, francesas y españolas. Mezcal y tequila son los licores con mayor representatividad, complementados con whisky, vodka y ginebra, entre otros.