Border

Corte ‘batea’ a Biden y da luz verde a la prohibición del aborto en Texas

Dicha ley prohíbe los abortos una vez que se detecta actividad cardíaca, generalmente alrededor de las seis semanas, sin importar casos de violación o incesto.

Texas puede seguir prohibiendo la mayoría de los abortos después de que una corte federal de apelaciones rechazara el jueves el último intento de la administración Biden de deshacer una nueva ley que se ha convertido en el mayor freno del país al aborto en casi 50 años.

El fallo mantiene vigente la ley de Texas que desde principios de septiembre prohíbe los abortos una vez que se detecta actividad cardíaca, generalmente alrededor de las seis semanas. No se hacen excepciones en casos de violación o incesto.

Desde entonces, las mujeres de Texas han buscado clínicas de aborto en los estados vecinos, algunas conduciendo durante horas en medio de la noche e incluyendo pacientes de hasta 12 años.


La nueva decisión de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de EU extiende una orden anterior que por ahora permite que la ley de Texas permanezca en vigor. Es la tercera vez que la corte de apelaciones de tendencia conservadora se pone del lado de Texas y deja que las restricciones se mantengan.

En una decisión de 2-1, un panel de tres jueces de la corte concedió la solicitud de Texas de mantener la ley en su lugar.

Esta decisión marca otro revés para el Departamento de Justicia y los proveedores de servicios de aborto en Texas en sus esfuerzos por descarrilar la ley, que hasta ahora ha prevalecido debido a una estructura única que deja la aplicación de la ley a los ciudadanos privados.

Cualquiera que presente una demanda exitosa contra un proveedor de servicios de aborto por violar la ley tiene derecho a reclamar al menos 10 mil dólares en daños, lo que, según la administración de Biden, equivale a una recompensa.


A pesar de las numerosas impugnaciones legales tanto antes como después de que la ley entrara en vigor el 1 de septiembre, solo una vez un tribunal se movió para suspender la restricción, y esa orden solo se mantuvo durante 48 horas.

Durante ese breve período, algunas clínicas de Texas se apresuraron a realizar abortos en pacientes pasadas las seis semanas, pero se cancelaron muchas más citas después de que el quinto circuito se moviera para restablecer rápidamente la ley.

Texas tenía aproximadamente dos docenas de clínicas de aborto antes de que la ley entrara en vigencia, y los operadores han dicho que algunas podrían verse obligadas a cerrar si las restricciones permanecen vigentes por mucho más tiempo.

Una decisión de 1992 de la Corte Suprema impidió que los estados prohibieran el aborto antes de la viabilidad, el punto en el que un feto puede sobrevivir fuera del útero, alrededor de las 24 semanas de embarazo. Pero la versión de Texas ha superado a los tribunales hasta ahora debido al hecho de que descarga la aplicación de la ley a los ciudadanos privados.

Texas Right to Life, el grupo antiaborto más grande del estado, estableció una línea de información para recibir denuncias contra los proveedores de servicios de aborto, pero no ha presentado ninguna demanda.