Facebook y otras cosas que demuestran que lo que queremos no siempre nos hace felices
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Facebook y otras cosas que demuestran que lo que queremos no siempre nos hace felices

COMPARTIR

···

Facebook y otras cosas que demuestran que lo que queremos no siempre nos hace felices

Muchos estudios señalan que las personas parecen buscar de manera confiable algunas cosas que los hacen infelices.

Bloomberg /Noah Smith*
03/06/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo OPINIÓN
Bloomberg Businessweek

Gran parte de la teoría económica moderna se basa en una idea simple: los seres humanos maximizan la utilidad.

Pero, ¿qué es la utilidad? Mucha gente lo considera felicidad o placer; el filósofo británico Jeremy Bentham, el inventor del utilitarismo, lo concibió de esa manera. Pero no es así como los economistas modernos piensan sobre el concepto.

Para un economista, la utilidad simplemente significa cuánto quiere algo la gente. Si un economista observa que las personas trabajan duro y se sacrifican para comprar casas, entonces la conclusión es que las casas deben tener mucha utilidad para esas personas.

Los economistas modernos tienden a suponer que la utilidad es buena, que la gente debería obtener lo que quiere. Cuando los economistas hablan de la noción de excedente del consumidor, solo se refieren a la utilidad que los consumidores obtienen al conseguir un buen trato en bienes de consumo.

La economía del bienestar, que trata la cuestión de cuánto beneficia la economía a la humanidad, a menudo concibe el bienestar social en función de la medida en que las personas satisfacen sus necesidades. Los economistas más igualitarios tenderán a valorar la utilidad de los pobres y desfavorecidos más que la utilidad de los ricos, pero fundamentalmente se trata de dar a las personas lo que desean.

Ciertamente hay razones para criticar este enfoque filosófico.

En primer lugar, la gente a veces toma decisiones de las que se arrepiente. Los fumadores saben que deberían dejar de fumar ahora, pero lo postergan y años más tarde acaban deseando haber demostrado un poco más de fortaleza.

Entonces, ¿debería la sociedad preocuparse por el yo presente de la gente o su yo futuro? Esta pregunta es muy importante cuando se discute si se deben prohibir los cigarrillos electrónicos.

La ciudad de San Francisco lo está considerando. Si Juul Labs y otros fabricantes de vaporizadores consiguen que los jóvenes se enganchen a la nicotina de una manera que más tarde desearían que no lo hicieran, podría tener sentido que el gobierno impida que esas personas satisfagan sus necesidades.

Pero hay razones más profundas para cuestionar si la sociedad debería alimentar los deseos humanos todo el tiempo. El utilitarismo de Bentham concibió una buena sociedad como una que hace feliz a su gente. Pero, ¿y si las cosas que las personas desean no les traen felicidad?

No hay un consenso claro sobre cómo medir la felicidad. Algunos neurocientíficos han tratado de relacionarlo con varias medidas de la actividad cerebral. Pero los economistas tienden a usar un método que es mucho más barato y más rápido: envían encuestas y cuestionarios a las personas preguntando qué tan felices están.

La investigación sobre la felicidad ha llevado a algunos descubrimientos sorprendentes y preocupantes. Las personas parecen buscar de manera confiable algunas cosas que los hacen infelices.

Una de estas cosas es Facebook, el sitio de redes sociales más grande del mundo. En un artículo reciente, los economistas Hunt Allcott, Luca Braghieri, Sarah Eichmeyer y Matthew Gentzkow investigaron cuánto dinero tenían que pagar a los usuarios de Facebook para que desactivaran la aplicación de Facebook por uno o dos meses. Descubrieron que la cantidad mediana era de 100 dólares, y el promedio era de 180 dólares (este último era más grande porque a algunos usuarios les encantaba Facebook).

Esto sugiere que Facebook, que es de uso gratuito, genera una gran cantidad de servicios públicos: más de 370 mil millones de dólares al año en excedentes de consumo solo en Estados Unidos. Esto refuerza el argumento de aquellos que creen que los servicios digitales gratuitos han agregado una gran cantidad de resultados no medidos a la economía global.

Pero Allcott también descubrió que las personas que desactivaron Facebook como parte del experimento fueron más felices después, informaron niveles más altos de satisfacción con la vida y niveles más bajos de depresión y ansiedad. El cambio fue modesto pero significativo: igual a alrededor del 25 al 40 por ciento del efecto beneficioso que se suele reportar para la psicoterapia.

¿Por qué las personas están dispuestas a pagar tanto dinero por algo que reduce su felicidad? Una posibilidad es que las redes sociales actúen como una droga adictiva; de hecho, la gente cuando se terminó el experimento usó menos la red social. Pero otra posibilidad es que las personas utilicen servicios como Facebook porque están motivadas por distintas cosas que la búsqueda de la felicidad.

Otro ejemplo de la desconexión entre la felicidad y la utilidad podría ser el tiempo de viaje.

Los economistas y otros investigadores de la felicidad encuentran constantemente que los viajes más largos se asocian con la infelicidad. Sin embargo, la gente todavía paga mucho para vivir en suburbios remotos.

El economista Robert H. Frank descubrió que las casas más grandes que vienen con vida exurbana no compensan los tiempos de viaje más largos en términos de felicidad.

El tamaño de la casa y el tiempo de viaje no son el único factor en la elección del vecindario para vivir, pero este podría ser otro caso como Facebook donde las cosas que traen utilidad no traen felicidad.

Puede haber una serie de tales casos. Un artículo de los economistas Daniel J. Benjamin, Ori Heffetz, Miles S. Kimball y Alex Rees-Jones encontró que en las encuestas, la gente generalmente predice que las cosas por las que dicen que pagarían dinero también aumentaría su felicidad, pero no siempre.

Entonces, ¿qué debería hacer la sociedad respecto a la desconexión entre utilidad y felicidad? La pregunta plantea el espinoso problema del paternalismo y si es el rol del gobierno empujar a las personas a hacer cosas que no quieren hacer, simplemente porque, como resultado, podrían ser más felices.

Basar la política en encuestas de felicidad también podría ser un error si estas encuestas no son buenas medidas de la verdadera felicidad. Dichas encuestas pueden reflejar expectativas culturales de lo que las personas piensan que deberían decir, o las personas podrían perder gradualmente su capacidad de evaluar cuán felices o tristes son ahora de lo que eran en el pasado.

Pero también es imprudente simplemente descartar la desconexión entre felicidad y utilidad simplemente porque la felicidad es difícil de medir. Si las personas cometen constantemente errores que conducen a una sociedad menos feliz, es un problema que debe abordarse. Bentham y los utilitaristas originales no exigirían menos.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg y sus dueños ni de El Financiero Bloomberg.

*Noah Smith es un columnista de Bloomberg Opinion. Fue profesor asistente de finanzas en la Universidad de Stony Brook y escribe blogs en Noahpinion.