Bloomberg

Remesas: el rol económico de las mujeres migrantes

Las mujeres, enfrentando desafíos únicos en sus países de origen, incluyendo la desigualdad de género y la violencia, se han convertido en una parte integral de los flujos migratorios.

La migración es un fenómeno global que ha ido evolucionando con el tiempo, revelando nuevas dimensiones y protagonistas. En este contexto, las mujeres migrantes mexicanas han emergido como figuras clave, particularmente en el ámbito económico a través del envío de remesas. Estas remesas no solo representan una contribución económica significativa, sino también reflejan cambios profundos en los roles de género y en la estructura social tanto de los países de origen como de destino.

Transformación en la migración femenina

Históricamente, la imagen del migrante ha sido predominantemente masculina. Sin embargo, en las últimas décadas, ha habido un notable cambio en la composición de los flujos migratorios. Las mujeres, enfrentando desafíos únicos en sus países de origen, incluyendo la desigualdad de género y la violencia, se han convertido en una parte integral de estos flujos. Según datos del Banco Mundial, las mujeres constituyen aproximadamente la mitad de todos los migrantes a nivel mundial. En el caso de México, el fenómeno no es diferente; las mujeres están desempeñando un rol cada vez más activo en la migración, no solo como acompañantes, sino como actores principales.

Impacto económico de las remesas

La contribución económica de las mujeres migrantes se manifiesta principalmente a través de las remesas. Estos flujos financieros son esenciales para muchas familias en México, donde las remesas constituyen una de las principales fuentes de ingresos externos. Según el Banco de México, las remesas a México alcanzaron un récord de más de 40 mil millones de dólares en 2021, una cifra que destaca la importancia de estos flujos monetarios para la economía del país. Aunque no se desglosa específicamente por género, es evidente que una porción significativa de estas remesas proviene de mujeres, desafiando la idea tradicional de que los hombres son los únicos proveedores financieros en contextos migratorios.

Más que dinero: las remesas como lazos transnacionales

Las remesas, más allá de su valor económico, son expresiones de lazos transnacionales de solidaridad, cuidado y responsabilidad. Cuando las mujeres migrantes envían dinero a sus familias, no solo están apoyando económicamente, sino que también están preservando y fortaleciendo conexiones emocionales y culturales a través de las fronteras. Este proceso forma parte de las llamadas “cadenas de cuidados”, donde las mujeres asumen el papel de proveedoras y cuidadoras, aun estando a distancia. Este aspecto emocional y social de las remesas es vital para entender la migración de manera más holística, resaltando la importancia de las relaciones familiares y comunitarias en el contexto migratorio. Las remesas, en este sentido, se convierten en un puente que no solo transfiere recursos financieros, sino que también sostiene y nutre las relaciones entre los países de origen y destino, reafirmando la importancia de la dimensión humana en los flujos migratorios globales.

Desafíos y vulnerabilidades de las mujeres migrantes

A pesar de su rol económico crucial, las mujeres migrantes enfrentan numerosos desafíos y vulnerabilidades. La discriminación de género, la explotación laboral y el riesgo de violencia son realidades cotidianas para muchas de ellas. Además, las remesas enviadas por mujeres a menudo implican sacrificios personales significativos, reflejando la doble carga de trabajo que enfrentan tanto en su país de destino como de origen.

La doble carga y la feminización de las remesas

La migración femenina conlleva una doble carga: estas mujeres no solo se enfrentan a los desafíos del trabajo y la adaptación en un país extranjero, sino que también mantienen su rol de cuidadoras a distancia. El concepto de “feminización de las remesas” surge para describir cómo las mujeres, a menudo empleadas en trabajos menos remunerados y en sectores como el cuidado y el servicio doméstico, comprometen una parte significativa de sus ingresos para enviar a casa. La feminización de las remesas también se refiere a cómo las destinatarias de estos fondos, generalmente mujeres, se encargan de administrarlos, contribuyendo de esta manera a la economía local y al bienestar de sus comunidades.

Datos y estadísticas

Según el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA), las mujeres mexicanas en Estados Unidos, que representan cerca del 48.7% de los migrantes mexicanos, desempeñan un papel esencial en el envío de remesas a México. Ellas son responsables de aproximadamente el 30.6% del total de remesas enviadas, lo que corresponde al 26.5% del valor total de estas transferencias. El monto promedio que envían es de 380 dólares, en contraste con los 464 dólares enviados por los hombres. Estos datos subrayan la importancia económica de las remesas femeninas tanto para la economía de México como para el sustento de las familias, destacando la influencia y autonomía financiera de estas mujeres en los ámbitos transnacionales.

Impacto social de las remesas

Más allá de la dimensión económica, las remesas tienen un impacto social profundo. Contribuyen a la educación, la salud y el bienestar general de las familias en México. Además, estas transferencias monetarias pueden impulsar el emprendimiento y la inversión en pequeñas empresas, fomentando así un crecimiento económico más amplio. En muchos casos, las remesas son un salvavidas crucial, especialmente en comunidades donde las oportunidades económicas son limitadas.

Hacia un reconocimiento y apoyo más amplio

Es fundamental reconocer y valorar el papel de las mujeres migrantes en la economía global. Las políticas y programas deben diseñarse teniendo en cuenta sus necesidades y desafíos específicos. Esto incluye asegurar un acceso más fácil y seguro a los servicios de envío de remesas, proporcionar protección contra la explotación y la discriminación, y ofrecer apoyo para su integración en los países de destino.

Reflexión final

Las mujeres migrantes mexicanas y sus remesas juegan un rol indispensable en la economía y el tejido social tanto de México como de los países de destino. Este fenómeno resalta la importancia de abordar la migración desde una perspectiva de género, reconociendo los retos únicos que enfrentan las mujeres y valorando su contribución económica y social. A medida que el mundo continúa globalizándose, la migración y las remesas seguirán siendo temas cruciales, y las mujeres estarán en el centro de esta dinámica, redefiniendo roles y contribuyendo significativamente al desarrollo y bienestar de sus familias y comunidades.

COLUMNAS ANTERIORES

Los mercados financieros entregan un ‘poderoso’ recordatorio
IED y nearshoring, el momento ha llegado

Las expresiones aquí vertidas son responsabilidad de quien firma esta columna de opinión y no necesariamente reflejan la postura editorial de El Financiero.