Bloomberg

Macron fue ‘humillado’ por EU... y no quiere soltar el dedo del renglón

Los franceses también están enojados porque no se les pidió que fueran parte de la asociación estratégica ampliada entre Estados Unidos, Australia y el Reino Unido.

Emmanuel Macron está dejando en claro que la furia francesa no está disminuyendo después de que Australia canceló un pedido de submarinos de 66 mil millones de dólares a favor de un nuevo pacto de defensa con Estados Unidos y Gran Bretaña.

Después de que se anunció el acuerdo el miércoles, el presidente francés llamó a embajadores en Washington y Canberra y canceló eventos, un gesto simbólico raro entre aliados tan cercanos. Los funcionarios franceses dicen que Macron está buscando una respuesta adecuada y han estado renovando sus llamados a que Europa aumente sus propias capacidades de defensa.

La reacción pública de Macron se dirige en parte a una audiencia nacional. Siete meses antes de una elección presidencial, su principal rival, la nacionalista Marine Le Pen, se acerca según algunas encuestas. Quiere mostrarles a los votantes que es duro. Pero es probable que los aliados pronto den por terminada la indignación.


El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se acercó para hablar con Macron por teléfono en los próximos días. El primer ministro británico, Boris Johnson, pareció simplemente ignorarlo todo, diciendo el jueves que las relaciones con Francia eran “sólidas como una roca”, mientras que Scott Morrison de Australia  no parece estar de humor para hacer las paces.

Una vez que todo se tranquilice, Macron podría buscar obtener concesiones, como aflojar las restricciones de COVID para viajar a Estados Unidos o aumentar la ayuda estadounidense en la región africana del Sahel occidental, donde los soldados franceses luchan contra los extremistas islamistas.

“Ahora que Estados Unidos ha captado el mensaje y acaba de hacer un primer (pequeño) gesto, debemos defender nuestros intereses”, dijo en Twitter el investigador y profesor de Sciences Po Antonie Bondaz , con sede en París , sugiriendo que Francia podría buscar otras formas de cooperar con aliados en la región.

Pero la realidad es que una vez que la ira se convierte en aceptación, Macron tiene un respaldo limitado para cualquier respuesta significativa del resto de Europa.

Sus ideas sobre la reducción de la dependencia europea de Estados Unidos y la OTAN no son nuevas (una vez llamó a la alianza " muerte cerebral “) y es posible que no obtengan mucha tracción. Los líderes de Europa del Este y los Bálticos se muestran escépticos ante cualquier movimiento que reduzca la presencia estadounidense en una región donde se sienten amenazados por Rusia. Alemania se acerca a unas elecciones y conversaciones de coalición que podrían iniciarse el próximo año.

Lo que molestó a los franceses es que no fueron informados de que se estaba tramando el acuerdo del submarino, según los funcionarios.

Antes de salir de Canberra, el embajador Jean-Pierre Thebault dijo que el ministro de Defensa australiano sólo se puso en contacto con su homólogo francés después de que los medios de comunicación informaran sobre el acuerdo, y agregó que “no hubo advertencias” durante los 18 meses en que se estaba elaborando el plan. Francia había sido “apuñalada por la espalda”.

Los franceses también están enojados porque no se les pidió que fueran parte de la asociación estratégica ampliada entre Estados Unidos, Australia y el Reino Unido.

Mezclado con todo lo que es consternación por una pérdida económica significativa: al firmar el acuerdo por los submarinos de propulsión nuclear, el gobierno australiano abandonó un contrato con París para construir 12 submarinos franceses de propulsión diésel.

Morrison dijo a los periodistas el domingo que la decisión de cancelar el contrato francés se tomó por “intereses soberanos de defensa nacional” y que Francia estaba al tanto de las preocupaciones de Australia sobre la capacidad de los submarinos. La tarifa de ruptura podría costar a los contribuyentes australianos hasta 400 millones de dólares australianos (290 millones de dólares), según  Financial Review.

La UE se situó como el tercer socio comercial más grande de Australia , y el comercio total de bienes representó 36.000 millones de euros (42 mil millones de dólares) el año pasado 2020, el año en que Reino Unido abandonó el bloque. Si Macron realmente quisiera hacer olas, podría intentar bloquear un pacto que está negociando la UE que podría aumentar las exportaciones a Australia hasta en un tercio.

El ministro junior de Europa y aliado clave de Macron, Clement Beaune, aludió a esa posibilidad cuando le dijo al canal de noticias France 24 que Francia siente que ya no puede confiar en Australia “y eso podría poner en tela de juicio otras negociaciones con el país”.

El ministro de Comercio de Australia, Dan Tehan, se reunirá con funcionarios franceses para tratar de reducir las tensiones.

Pero, dice Bruno Tertrais, subdirector de la Fundación para la Investigación Estratégica en París, “el escenario más probable son respuestas limitadas y una adaptación inevitable de la estrategia del Indo-Pacífico de Francia”.

El ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean Yves Le Drian, se reunirá con su homólogo indio en la Asamblea General de las Naciones Unidas esta semana para discutir precisamente eso. El viernes, los dos ministros mantuvieron una conversación telefónica en la que acordaron profundizar su asociación estratégica, basada en la “confianza política”, según un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores francés.

E incluso mientras permanece en la OTAN, Francia aún puede hacer la vida más difícil para los miembros, dijo un funcionario francés, que habló bajo condición de anonimato y se negó a dar más detalles.

El funcionario dijo que el acuerdo del submarino muestra que tampoco se puede confiar en el Reino Unido, mientras que Beaune acusó a Gran Bretaña de regresar a la “vuelta estadounidense”.

Eso significa que las negociaciones del Brexit en curso sobre cuestiones que incluyen los derechos de pesca y el acceso al mercado para obtener financiación, así como las disputas regulatorias sobre los bienes que ingresan a la República de Irlanda, podrían volverse mucho más tensas.