Bloomberg

Reino Unido iba de ‘salida’... pero llegó la variante delta de COVID

El primer ministro Boris Johnson retrasó su plan de levantar las restricciones COVID hasta el 19 de julio.

El primer ministro Boris Johnson retrasó su plan de levantar las restricciones del coronavirus en cuatro semanas, ya que una variante más infecciosa se propaga rápidamente por el Reino Unido y amenaza con socavar los esfuerzos del país por vacunar para salir de la pandemia.

El gobierno de Londres se vio obligado a actuar después de que los modelos mostraran que las admisiones hospitalarias podrían alcanzar niveles similares a la primera ola de infecciones en la primavera de 2020, un pico de más de tres mil por día, si Johnson se apegaba a su horario para poner fin a las reglas de distanciamiento social el 21 de junio. En una sesión informativa televisada este lunes, dijo que no tenía más remedio que retrasar su plan hasta el 19 de julio.

El objetivo es prevenir un aumento en las hospitalizaciones y evitar sumar miles a lo que ya es el número de muertos más alto de Europa al permitir que más personas reciban su segunda dosis de vacuna. Johnson dijo que está “bastante seguro” de que no habrá otro aplazamiento, mientras que algunos miembros de su gobernante Partido Conservador criticaron el impacto en la economía.


“El objetivo de esta breve demora es utilizar estas valiosas y cruciales semanas para salvar miles de vidas, vidas que de otro modo se perderían, me temo, vacunando a millones de personas más lo más rápido posible”, dijo.

Si bien Gran Bretaña ganó la atención mundial con su rápido lanzamiento de vacunas, el país se perfila ahora como el caso de prueba menos envidiable de Europa para hacer frente a la variante delta altamente transmisible identificada por primera vez en India. El director de Europa de la Organización Mundial de la Salud, Hans Kluge, advirtió la semana pasada que el delta estaba “a punto de afianzarse” en todo el continente.

El problema para el Reino Unido es que su programa de inoculación alargó el tiempo entre dosis en un esfuerzo por administrar la mayor cantidad de inyecciones a la mayor cantidad de personas lo más rápido posible. La nueva variante ha cambiado el cálculo después de que surgió evidencia de que se requieren dos inyecciones para la protección. El gobierno ahora está acelerando las segundas dosis.

Reacción política


Se espera que el calendario de bloqueo revisado se someta a votación en el Parlamento del Reino Unido el miércoles, y es probable que Johnson enfrente la ira de sus colegas conservadores por dar marcha atrás en lo que llamaron “Día de la Libertad”.

El gobierno también dijo que no extenderá más el apoyo financiero a las empresas, a pesar del retraso. Está previsto que se ejecute un programa de licencia hasta finales de septiembre, aunque los empleadores tendrán que empezar a pagar algunos de esos salarios a partir de julio.

“Si no puede levantar las restricciones en pleno verano, y estamos en pleno verano, entonces es casi seguro que verá que estas restricciones persisten y se endurecen durante el otoño y el invierno”, dijo el legislador conservador Charles Walker a BBC Radio del anuncio. “Ahora tengo una abrumadora sensación de pesimismo”.

En la Cámara de los Comunes a última hora del lunes, el portavoz de salud del opositor Partido Laborista, Jonathan Ashworth, culpó del retraso al hecho de que el gobierno no cerró las fronteras del país con la suficiente rapidez.

Riesgo de delta

Johnson había planeado inicialmente eliminar todos los límites legales sobre el contacto social este mes, en el paso final de su “hoja de ruta” para salir del encierro. Eso habría significado la reapertura de los clubes nocturnos, la gente haciendo fila en el bar nuevamente, los estadios llenos y las grandes conferencias en los diarios.

Hubo un respiro para las bodas: se levantará el límite de 30 personas para permitir un número ilimitado de invitados, siempre que no haya bailes y se respete el distanciamiento social.

Los casos de COVID han aumentado rápidamente. Más de nueve de cada 10 casos nuevos en el Reino Unido son de la variante delta, según Public Health England, y estas infecciones se duplican cada 4.5 días en algunas partes del país.

Delta es 64 por ciento más transmisible en interiores que la variante alfa previamente dominante identificada por primera vez en el sureste de Inglaterra, dijo PHE, y los primeros datos muestran “un riesgo significativamente mayor de hospitalización”.

El gobierno revisará los datos nuevamente el 28 de junio, con la posibilidad de aliviar las restricciones el 5 de julio, aunque eso se considera poco probable. En este momento, las infecciones en Inglaterra están creciendo un 64 por ciento cada semana a nivel nacional, dijo Johnson, y en aproximadamente un tercio del país se duplican cada semana. La clave es si los casos positivos conducen a más personas en cuidados intensivos y, en última instancia, a más muertes, o si las vacunas han roto ese vínculo lo suficiente.

Descanso oportuno

La demora de un mes le daría al gobierno un “respiro” para escudriñar los datos, dijo Lawrence Young, virólogo de la Escuela de Medicina de Warwick. Aliviar las restricciones a fines de julio, cuando las escuelas cerraron durante el verano, también ayudaría a contener la propagación del virus, dijo.

“Si los hacemos retroceder más, eso podría resultar en un colapso en los meses de invierno, pero tampoco creo que el público vaya a tolerar restricciones más allá de eso”, dijo Young. “Tendremos que llegar a una posición en la que tengamos que vivir con el virus”.

Mientras tanto, todos los ojos están puestos en la velocidad de las vacunas. Casi el 80 por ciento de los adultos ha recibido al menos una dosis, mientras que el 57 por ciento ha recibido dos. El gobierno apunta a vacunar completamente a dos tercios de los adultos para el 19 de julio. A todos los mayores de 18 años también se les ofrecerá una primera dosis para entonces.

Un nuevo análisis de PHE publicado el lunes encontró que dos dosis de Pfizer-BioNTech ofrecen un 96 por ciento de protección contra la hospitalización y un 92 por ciento para la inyección de la Universidad de Oxford-AstraZeneca.

Las vacunas son “espectacularmente más efectivas de lo que jamás nos atrevimos a esperar”, dijo Patrick Vallance, el principal asesor científico del gobierno.