Tu cámara podría espiarte… pero esta empresa busca blindarte
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Tu cámara podría espiarte… pero esta empresa busca blindarte

COMPARTIR

···
menu-trigger

Tu cámara podría espiarte… pero esta empresa busca blindarte

bulletAlgunos dispositivos no tienen la capacidad para brindar mejores métodos de seguridad; sin embargo, hay algunas alternativas y soluciones para este problema.

Bloomberg | Michael Belfiore
15/03/2018
Actualización 14/03/2018 - 23:19
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.
logo TECNOLOGÍA
Bloomberg Businessweek

Algunos de los dispositivos electrónicos más pequeños tienen grandes problemas de seguridad. Uno de los ciberataques más conocidos en la historia ocurrió en 2016, cuando amplias franjas de la web en América del Norte y Europa sufrieron llamados falsos generados por decenas de miles de monitores para bebé, cámaras web y otros aparatos. Estos dispositivos típicamente inocuos carecen de la seguridad de una computadora portátil o un teléfono, lo que los convierte en 8 mil millones de posibles fuentes de problemas.

Louis Parks dice que él tiene la respuesta. Parks está al frente de SecureRF Corp., una startup de 20 empleados en Shelton, Connecticut, que vende software destinado a proteger el llamado internet de las cosas. El argumento gira en torno a la eficiencia: el código de SecureRF es lo suficientemente limpio como para ejecutar un software potente en lo que a menudo puede ser un hardware bastante débil. “La naturaleza de nuestras matemáticas nos permite trabajar con números más pequeños y procesos más simples”, dice.

Hay una sorprendente cantidad de matemáticas involucradas. La seguridad en línea normalmente depende en gran medida de intercambios de “claves” públicas y privadas, grandes números que se pueden usar para generar códigos secretos compartidos, autenticar identidades y cifrar comunicaciones. Los dispositivos inteligentes a menudo son fáciles de hackear porque no tienen las baterías necesarias para manejar chips potentes y se les complica el uso de claves públicas y privadas estándar. En cambio, estos dispositivos generalmente se basan en contraseñas que no protegen el tráfico entre ellos e Internet.

La autenticación y encriptación de SecureRF son más fáciles de manejar para los procesadores sin ser más fáciles de hackear. Mientras que el software estándar requiere el cálculo de números con hasta 256 dígitos binarios, o bits, los algoritmos optimizados de SecureRF funcionan igual de bien con números de 8 bits. El resultado, dice la compañía, es una seguridad que funciona 100 veces más rápido en chips de bajo consumo que el software convencional, mientras usa la mitad de la memoria. Aunque otros grupos han trabajado en proyectos de software de seguridad de baja potencia, han sido esfuerzos académicos de investigación.

SecureRF está licenciando su tecnología para su uso con Intel y los fabricantes de chips rivales Arm y STMicroelectronics. “Creo que están siguiendo el camino correcto”, dice Mike Demler, analista senior de la investigación del Grupo Linley. Hasta ahora, señala, la seguridad de los dispositivos inteligentes “siempre se centró en el chip en sí, no en las comunicaciones entre los chips”.