Detalles del plan de Suecia frente al COVID-19: menos daño económico a cambio de más muertos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Detalles del plan de Suecia frente al COVID-19: menos daño económico a cambio de más muertos

COMPARTIR

···
menu-trigger

Detalles del plan de Suecia frente al COVID-19: menos daño económico a cambio de más muertos

bulletMientras el mundo enfrenta la pandemia con medidas estrictas que devastan el crecimiento, el país nórdico aplica un plan con un alto costo humano.

Bloomberg
01/06/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El 8 de mayo, el epidemiólogo del Estado sueco, Anders Tegnell, dio una entrevista a través de Zoom desde un automóvil estacionado. El cable rosa intenso de los auriculares enchufados a su teléfono se agitó continuamente en primer plano. Antes de este año, habría sido difícil lograr que 10 periodistas lo escucharan a él o a cualquier otro epidemiólogo, pero Tegnell atrajo a 450 de ellos y otras personas curiosas de 60 países.

Desde entonces, 10 mil más lo han escuchado en su entrevista con Joyce Barnathan, presidenta del Centro Internacional de Periodistas.

Las próximas semanas o meses dirán si la estrategia de Tegnell es brillante o, como muchos expertos creen, ignorante. El gobierno sueco ha confiado a él y sus colegas las reglas para un semi-cierre relajado del país en respuesta a la pandemia de COVID-19. Las reuniones de más de 50 personas están prohibidas, pero los suecos siguen comiendo en restaurantes, comprando, yendo a trabajar, cortándose el pelo y enviando a niños menores de 16 años a la escuela. Pocos suecos usan cubrebocas. Pese a ello, Suecia se encamina a su peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

Otra desventaja de la estrategia es que el virus ha cobrado un porcentaje mucho más alto de vidas en Suecia que en sus vecinos que implementaron confinamientos estrictos.

Hasta el 10 de mayo, Suecia tenía alrededor de 31 muertes por cada 100 mil habitantes, frente a Dinamarca con 9 y Noruega con 4 (Estados Unidos tenía 24). Muchas de las muertes en Suecia fueron en hogares de ancianos, que el gobierno admite fueron mal atendidos. El primer ministro Stefan Lofven ahora dice que su gobierno planea gastar alrededor de 220 millones de dólares para proteger a las personas mayores.

Tegnell argumenta que la balanza se inclinará: cuanto mejor los países suprimieron la primera ola de infección, mayor es el riesgo de un rebrote de proporciones mayores. Él estima que aproximadamente el 25 por ciento de los suecos han sido expuestos. Cuantas más personas sean inmunes, más difícil será que el virus se propague; la inmunidad total de la comunidad en una población homogénea llega al 60 por ciento, aproximadamente.

Es una apuesta muy arriesgada. La estrategia estándar, promovida por China y replicada por países tan disímiles como Corea del Sur y Nueva Zelanda, es someter a la población a medidas de distanciamiento social extremas pero temporales para reducir el número de infecciones activas hasta el punto en que puedan mantenerse al mínimo, a través de pruebas, rastreo y cuarentenas. Es una estrategia costosa: la fase de supresión devasta la economía y la posterior fase de erradicar los casos remanentes requiere un esfuerzo incesante. En Seúl, un hombre de 29 años inadvertidamente infectó a docenas de personas en una sola noche cuando visitó varios bares y clubes nocturnos recién reabiertos.

El canto de sirenas sueco es que nada de eso es necesario: confíe en que sus ciudadanos sean prudentes con respecto al distanciamiento social y que se queden en casa si están enfermos, mantenga el número de casos lo suficientemente bajo para que los hospitales no se vean abrumados, aísle a los más vulnerables mientras permite que la enfermedad se propague gradualmente por el resto de la población, la mayoría de los cuales se enfermará levemente. Todo eso aumentará la resiliencia. Tal estrategia se puede tolerar durante años, en caso de que sea el tiempo que se necesita para desarrollar una vacuna y medicamentos antivirales. “La estrategia sueca es sostenible durante mucho, mucho tiempo”, afirmó Tegnell en la entrevista.

Las encuestas entre los suecos muestran un fuerte apoyo al enfoque de Tegnell. Un hombre se hizo un tatuaje del epidemiólogo en el brazo. “Suecia no parece estar mucho peor en términos de propagación del virus que los países con medidas más estrictas”, señala Victoria Denie, propietaria de una boutique de ropa a las afueras de Estocolmo. “Esta ha sido una primavera difícil para nosotros, los suecos, pero es aceptable”. Michael Ryan, quien dirige el programa de emergencias sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo el 29 de abril que “si queremos alcanzar una nueva normalidad, en muchos sentidos, Suecia representa un modelo futuro”.

Quizás. Pero es demasiado pronto para declarar que la estrategia es un éxito, como incluso Tegnell reconoce. Aceptar más muertes a cambio de sostenibilidad a largo plazo no se verá tan brillante si una vacuna o un tratamiento efectivo llegan pronto. Por el contrario, no hay certeza de que los vecinos de Suecia tengan graves ataques secundarios de infección, no si dominan las pruebas, el rastreo y la cuarentena. “Si desea apagar un incendio forestal, es mucho mejor comenzar a hacerlo cuando solo unos pocos metros cuadrados están ardiendo, que cuando miles de hectáreas están en llamas”, opinó Anders Vahlne, profesor de virología clínica en el Instituto Karolinska en Estocolmo.

El alto número de muertes en hogares de ancianos también mancha el récord de Suecia, pues el gobierno tardó en restringir sus visitas. Las autoridades de Estocolmo enviaron un correo electrónico el 11 de marzo diciendo que no tenían derecho legal de prohibir a los visitantes. A pesar de los nuevos gastos para las personas de la tercera edad, el hecho es que los trabajadores de hogares de ancianos viven en comunidad y pueden traer infecciones a sus lugares de trabajo si el virus está suelto.

Incluso si la actitud relajada es adecuada para Suecia, podría no ser el mismo caso para otros. El país tiene una población resistente a enfermedades y la tasa de obesidad más baja del mundo, una condición que hace que el COVID-19 sea más mortal. Cerca de la mitad de los hogares en Estocolmo son solteros, lo que permite un fácil distanciamiento social.

Tegnell no se inmuta. “Si miras la curva con el tiempo, está bastante claro ahora que está disminuyendo lenta pero seguramente”, afirmó al periódico sueco Dagens Nyheter.

“A medida que sube la temperatura, estás más en el entorno donde el virus no puede prosperar y propagarse tan rápido”.

Al mismo tiempo en que las noches blancas del verano van llegando a Suecia, el foco candente de la atención internacional simplemente se mantiene ahí, no ha desaparecido.

Peter Coy y Charles Daly con Niclas Rolander y Love Liman