Ricardo Monreal: un personaje controvertido y fundamental para el futuro legislativo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ricardo Monreal: un personaje controvertido y fundamental para el futuro legislativo

COMPARTIR

···

Ricardo Monreal: un personaje controvertido y fundamental para el futuro legislativo

El estilo combativo y frontal del senador de Morena le ha generado severas críticas pero, al mismo tiempo, le ha garantizado un rol central en la vida política del país.

Gonzalo Soto
05/09/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

En los últimos días, el senador de Morena Martí Batres aprendió de primera mano algo que muchos en la política han sabido desde hace más de cuatro décadas: Ricardo Monreal no le huye a un pleito político, es más, los disfruta.

Ya sea en la pugna por decidir al próximo líder de la Mesa Directiva en el Senado, una gubernatura o incluso la presidencia de la República, Monreal tiene un largo colmillo forjado desde sus días en el campo zacatecano que le permite, usualmente, salir con resultado a favor, incluso cuando parece que el resultado le fue adverso.

Monreal ha sido camaleónico, afirman quienes le conocen, y su trayectoria es la mejor evidencia de ello. Abogado por la Universidad Autónoma de Zacatecas y con posgrados en la Universidad Nacional Autónoma de México, ingresó a la política de manera precoz, en 1975, cuando se afilió al PRI. Su paso por el entonces partido dominante de la vida pública en México lo llevó de la presidencia del Comité Directiva Estatal del PIB en Zacatecas a la secretaría de Acción Política de la Confederación Nacional Campesina.

Con el PRI también llegó dos veces a una diputación federal y su primera senaduría, apenas a los 31 años.

En 1998, Monreal rompió con el PRI por negarle la candidatura a gobernador de Zacatecas y saltó al PRD, el primero de varios cambios de partido. Tras hacer una campaña innovadora y cruzar la frontera para buscar el apoyo de la gran comunidad zacatecana radicada en Estados Unidos, ganó los comicios.

A finales de 1999, diversos medios estadounidenses los consideraron uno de los políticos más prometedores en América Latina de cara al nuevo milenio.

Tras su gubernatura, consiguió nuevamente un escaño como senador en la elección federal de 2006, año en el que también encabezó los esfuerzos del PRD para impugnar los resultados de los comicios presidenciales, que eventualmente ganó Felipe Calderón.

Los constantes choques de Monreal con la desgastada dirigencia del partido lo llevaron a dejarlo en 2008 y marcharse al Partido del Trabajo, de donde también se bajaría en 2012 para dirigirse a Movimiento Ciudadano y ocupar una diputación federal.

Fue en 2015 que Morena, el movimiento político de Andrés Manuel López Obrador que entonces cobraba mucha más fuerza, le abrió las puertas y lo postuló como candidato a jefe delegacional en Cuauhtémoc, en la Ciudad de México. Monreal ganó el puesto, mismo que únicamente ocupó dos años, para luego ir a buscar la Jefatura de Gobierno de la capital del país. Tuvo que ‘conformarse’ con el Senado en 2018.

“Esa sonrisa que siempre trae le sirve de escudo”, afirma un excolaborador en el Senado. “Puede ser un tipo simpático o verdadero terror para sus adversarios”.

El estilo combativo y frontal de Monreal le ha generado severas críticas pero, al mismo tiempo, le ha garantizado un rol central en la vida política del país y, ahora, en la llamada Cuarta Transformación.